Ir a contenido

UNA LACRA QUE SE SUFRE EN SILENCIO

Hablemos del abuso sexual infantil (y lo erradicaremos)

Los expertos piden que deje de ser tabú y adquiera la relevancia social que ha conseguido el 'bulliyng'

Tres nuevos cuentos explican a los niños que si algún adulto "juega" con su zona íntima deben contarlo

Olga Pereda

Un niño de tres años mira las viñetas de los nuevos cuentos infantiles sobre el abuso sexual ¿De qué color son tus secretos?, No te calles y Tu cuerpo es tu tesoro

Un niño de tres años mira las viñetas de los nuevos cuentos infantiles sobre el abuso sexual ¿De qué color son tus secretos?, No te calles y Tu cuerpo es tu tesoro / DAVID CASTRO

Los abusos sexuales a niños son una realidad brutal. Pero la sociedad parece no enfrentarse al problema. Mientras que el 'bullying' es un tema de debate constante en el que se han volcado la comunidad escolar, los servicios sociales y las asociaciones de padres y madres, el abuso sexual infantil sigue siendo tabú. Como si no existiera. “Me cuesta horrores que los colegios abran las puertas para dar charlas. Les da pánico porque piensan que debatir y poner sobre la mesa este tema les acarreará mala fama”, se queja la fundadora de ASPASI (Asociación para la Sanación y prevención del Abuso Infantil), Margarita García.

Una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños son abusados sexualmente en España, según las cifras de ASPASI. Los datos son antiguos, pero de momento no hay otros. En un par de años estará listo el estudio que arrojará nuevas estadísticas. En el 90% de los casos, el abuso no es agresivo sino que empieza con roces y tocamientos y va en aumento con el paso del tiempo. Los más vulnerables son los menores de cinco años y la mayoría de los abusadores (80%) no son extraños sino que pertenecen al ámbito personal y familiar de la víctima. “Como sociedad queremos seguir pensando que el peligro viene de fuera pero eso no es así. Un niño o niña que se siente agredido en casa, ¿dónde pide ayuda si los demás no le ponemos palabras a esta realidad?” Con esta advertencia lanzada hace semanas en el Senado, la responsable de relaciones institucionales de la Fundación Vicki Bernadet, Pilar Polo, quiso exhortar a los políticos a tomar medidas urgentes.

El silencio, el mayor aliado de los abusadores

La prevención es fundamental. Los expertos aconsejan utilizar el lenguaje propio de los niños para que sepan identificar el abuso. Y, sobre todo, para que no se callen. “El silencio es el mayor aliado de los abusadores”, resume la fundadora de ASPASI, cuya experiencia como psicóloga le hace concluir que prevenir evitaría uno de cada cuatro casos.

 

► Más informaciones de Mamás, papás y niños

'¿De qué color son tus secretos?' (editorial Sentir), 'Tu cuerpo es tu tesoro' (ediciones Ardilla) y 'No te calles' (Fundación Edelvives) son tres cuentos infantiles que acaban de salir al mercado para explicar a los menores que los adultos no deben jugar con sus partes íntimas y que si ocurre lo mejor es no guardar ese secreto sino ser valientes y contarlo a un adulto de confianza: mamá, papá, los profesores, otros familiares… Una senda que abrieron autores como Bel Olid con 'Crida ben fort, Estela' / 'Estela, grita bien fuerte' (Fineo). 

Lenguaje sencillo, simbólico y divertido

Con artesanales y coloristas dibujos, '¿De qué color son tus secretos?' (escrito por Margarita García, autora también de 'Tu cuerpo es tu tesoro') explica a los niños que hay secretos que asustan y dan mucho miedo. “Temes que si los cuentas la familia se rompa, mamá y papá se preocupen, se enfaden o no te crean”, advierte el libro, que insiste a los niños en la importancia de hablar y contar qué les está pasando. “Los niños no son adultos en miniatura. Es importante comunicarnos con ellos con un lenguaje adaptado, simbólico, claro, sencillo y divertido”, explica Mercedes Bermejo, psicóloga, experta en terapia familiar y directora de la colección Senticuentos (a la que pertenece '¿De qué color son tus secretos?')

El coautor de 'No te calles' es Arturo Cavanna, que ideó el libro a raíz de una experiencia personal. El cuento narra cómo un niño acude un día a un club infantil en el que el monitor le pide que se desnude para grabarle. El chaval lo toma como un juego pero algo le dice que no está bien. Se desahoga con sus padres, que lo acompañan a la Guardia Civil. “No soy un chivato sino un auténtico héroe”, afirma el protagonista. “Un niño sabe que robar está mal porque se lo decimos pero nadie les habla de los abusos. Se lo hemos puesto muy fácil a los abusadores porque no se habla del tema”, critica Cavanna.

Investigar de forma juguetona

La fundadora de ASPASI pide que los servicios sociales y cualquier tipo de institución pública que atienda a las víctimas cambien su manera de enfrentarse al problema y no efectúen preguntas directas a los menores sino que investiguen de forma juguetona para que ellos, con naturalidad, digan qué les pasa. Ella, por ejemplo, utiliza marionetas y les pregunta a los niños para qué sirven los dedos. Un crío abusado explicará que su abusador se los introduce en sus partes íntimas.

Margarita García creó hace once años ASPASI después de toda una carrera dedicada a la psicología y atender a pacientes con problemas de depresión o angustia. “Me percaté de que prácticamente en todos los casos había una herida de la infancia, un abuso sexual. Desde mi experiencia con menores abusados sé que las secuelas son mínimas o inexistentes si se les trata de manera correcta”, destaca.

"Solo soy un niño, búscate a alquien de tu edad"

García pide a padres y profesores que se impliquen en la prevención de los abusos. Y también a los jueces, para quienes sigue siendo “inconcebible que haya progenitores que abusen de sus hijos”. Eso sí, sin llegar al límite de EEUU y Reino Unido donde tocar a un niño empieza a ser complicado. “Hay que tocar a los críos, por supuesto. Hay que achucharlos y besarlos. Pero se puede tocar de manera sana y de manera no sana. Y eso es lo que ellos tienen que identificar”, resume García, que a muchos de sus pacientes menores les dice que, ante una situación de abuso, debería tener recursos para decir algo así como “solo soy un niño, búscate alguien de tu edad”.

El abuso no suele ser algo puntual

El abuso sexual no suele ser algo puntual sino que ocurre durante casi toda la infancia y se mantiene en silencio hasta que se revela en la edad adulta, provocando problemas físicos y psicológicos no solo en la víctima sino en su entorno. Durante su comparecencia en el Senado en abril, la responsable de relaciones institucionales de la Fundación Vicki Bernadet, Pilar Polo, sentenció que “el abuso sexual infantil es un nombre que parece que no existe. Y no lo que no existe no se trabaja”. Con sede en Barcelona y Zaragoza, la institución lleva más de 20 años combatiendo el abuso sexual infantil y solo el año pasado recibió 1.218 demandas de atención. Los expertos de la fundación insisten en la necesidad de elaborar ley orgánica para la erradicación de la violencia contra la infancia.

El Gobierno, de hecho, se ha comprometido a elaborar esa norma durante esta legislatura. Pero las organizaciones no gubernamentales que trabajan con niños, como Save the Children, empiezan a dudarlo. “Es el momento de tomar decisiones de peso y de establecer fechas concretas. Esta ley es prioritaria para alcanzar la promoción y protección de los derechos de la infancia en España y no puede esperar más”, concluye el director general, Andrés Conde.

0 Comentarios
cargando