Ir a contenido

Junta y expertos apoyan medidas coercitivas para garantizar la vacunación

EFE

Representantes de la Junta de Andalucía y especialistas médicos han apoyado hoy la adopción de medidas coercitivas para vacunar en casos de especial resistencia, porque la no inmunización constituye un grave problema de salud.

La secretaria general de Salud Pública de la Junta de Andalucía, Josefa Ruiz, ha recordado, en declaraciones a Efe, que su departamento ya se vio obligado en 2009 a pedir la intervención judicial para vacunar contra el sarampión a un grupo de niños de Granada, cuyos padres se negaban a ello, pese a haberse detectado un brote "con una alta letalidad y morbilidad".

El representante de la Asociación Española de Vacunología Fermín García Rodríguez se ha remitido al caso del niño de Olot (Girona) que en 2015 falleció de difteria, enfermedad contra la que no había sido inmunizado y se consideraba erradicada en España desde hacía décadas.

Ruiz y García participan en Sevilla en una jornada sobre vacunología a la que asisten más de doscientos especialistas y en la que se ha aludido al caso de la estadounidense Rebecca Bredow, amenazada con la cárcel por un juez tras negarse a vacunar a su hijo.

"Estas medidas son excepcionales; hay que sensibilizar, formar y educar a la población de la importancia de las vacunas y es fundamental que todos los profesionales ayuden a concienciar en que la vacuna no cura una enfermedad, la evita, por lo cual es una de las herramientas más potentes de salud pública", ha destacado Ruiz.

La secretaria general de Salud Pública de la Junta ha subrayado también la importancia de que los medios de comunicación desarrollen "una labor pedagógica" respecto a las vacunas y eviten divulgar bulos carentes de evidencia científica.

Respecto al coste-eficacia de las vacunas, Ruiz ha señalado que se deben de facilitar aquellos medicamentos "de una alta efectividad y que tengan una efectividad importante en un problema de salud pública", aunque ha apelado a la "responsabilidad social" de las farmacéuticas en su política de precios porque el sistema sanitario público "tiene que ser sostenible".

Para García Rodríguez, los beneficios y efectividad de las vacunas "están fuera de toda duda científica" por los controles a las que son sometidas.

Ha alertado de la aparición en España en los últimos años de "brotes" de enfermedades contagiosas prácticamente erradicadas, transmitidas por jóvenes procedentes de "países desarrollados", como Alemania o el Reino Unido, "que no habían sido vacunados por la oposición de su padres".