11 ago 2020

Ir a contenido

Padres de Pallejà forzaron en el 2010 el traslado del maestro condenado por pederastia

Los progenitores montaron guardia en la escuela para evitar que el docente regresara

Una madre envió una carta al ampa del Joan Abelló para avisarles de los antecedentes del profesor

G. SÀNCHEZ / PALLEJÀ / M. J. IBAÑEZ / MOLLET

Colegio público Àngel Guimerà de Pallejà (Baix Llobregat), donde el docente trabajó hasta el 2010.

Colegio público Àngel Guimerà de Pallejà (Baix Llobregat), donde el docente trabajó hasta el 2010. / JOAN CORTADELLAS

Los padres de los alumnos del colegio público Àngel Guimerà de Pallejà (Baix Llobregat) montaron guardias delante del colegio para evitar que el maestro Agustín Francisco V. C. volviera a pisar el centro. Óscar, uno de estos padres con tres hijas escolarizadas en la escuela, explica que la decisión se tomó después de que este docente fuera arrestado por abusos sexuales cometidos contra el hijo menor de otra enseñante del mismo colegio.

Los hechos se sitúan a principios del mes de octubre del 2010. La maestra, la madre de la víctima de la que -presuntamente- abusó Agustín Francisco, cogió la baja por depresión en la escuela pero acudió para informar a la directora de que había presentado una denuncia contra el agresor de su hijo. Poco después, los Mossos d'Esquadra acudieron al centro y allí mismo se lo llevaron detenido. El arresto hizo que cundiera el pánico entre los padres. 

KIKO, EL PROFESOR MÁS QUERIDO

Agustín Francisco, un profesor que ha trabajado 8 años en el sector público después de ser condenado por pederastia, se hacía llamar Kiko. Era maestro de inglés de los estudiantes de ciclo medio, de entre 8 y 10 años, pero estaba en contacto con casi todos. Era el que montaba las obras de teatro y organizaba las colonias. Carol y Mari Carmen, dos madres, lo describen como el docente “más querido” de toda la escuela.

Mónica Llamas, la presidenta del ampa en esa época, asegura que la reacción de los padres al tener constancia del arresto fue fulminante. Se pusieron a investigar y descubrieron juntos que en el 2004 había sido detenido por la policía por abusos sexuales a un menor y por posesión de 15 cedés de material audiovisual cargados de pornografía infantil. “Exigimos a la directora que se marchara del centro”, asegura.

Un quinto padre asegura a este diario que incluso llegaron a advertir a la dirección de que si Kiko volvía a dar clase en el centro se llevarían inmediatamente a todos los menores a otros colegios. La directora le pidió al educador que “se cogiera la baja”, aseguran.

“POR SUPUESTO QUE ENSENYAMENT LO SABÍA”

Ni los docentes del claustro consultados, ni los trabajadores del comedor, ni los padres de los alumnos dudan de que la Conselleria d’Ensenyament estuvo informada en todo momento del caso. “Incluso hubo padres que se presentaron en el departamento para comunicarlo presencialmente”, subraya Llamas.

Desde Ensenyament reiteran que conocieron por primera vez los antecedentes de pederastia de Kiko en febrero del 2016, cuando por ley fue posible reclamarlos a todos los profesionales. Fuentes de la dirección general de atención a la infancia y la adolescencia (DGAIA), sin embargo, admiten que intervinieron para tratar el caso del menor que sufrió los abusos en el 2010 y explican que efectivamente fue apartado del colegio Àngel Guimerà a raíz de esta denuncia.

CAMBIO DE CENTRO

Susanna Sánchez, una de las madres más implicadas en investigar a Kiko, llegó a realizar un seguimiento puntual del recorrido que siguió este pederasta tras marcharse de Pallejà. En noviembre del 2013, sin ir más lejos, avisó al ampa del colegio Joan Abelló de Mollet del Vallès de los antecedentes del maestro, trasladado a ese centro inmediatamente después de de dejar Pallejà. Sánchez adjuntó en el correo, al que ha tenido acceso este diario, cuatro enlaces con las noticias publicadas en los medios de comunicación sobre su arresto en el 2004.

Al ampa actual de este centro no le consta tal aviso, ni conocía hasta ahora los motivos por los que el hombre había sido apartado del colegio en febrero de este año. En el 2012, Kiko fue detenido nuevamente por posesión de pornografía infantil. Las causas judiciales abiertas en el 2010 y en el 2012 fueron archivadas. Actualmente este agresor sexual está siendo investigado por abusar de otro menor, alumno del Joan Abelló, durante el mes de agosto.

El rastro del agresor sexual

Cuando la Policía Nacional entró en el 2005 en casa de Agustín Francisco V. C., denunciado por una familia de Zaragoza por un delito de abusos sexuales cometidos contra su hijo, localizaron en el domicilio barcelonés del denunciado “abundante material pornográfico” y contactos de “infinidad de menores con los que establecía amistad”. Por ese caso, Kiko, que entonces tenía 28 años, estudiaba Pedagogía y trabajaba como monitor de colonias, fue condenado a un año y medio de prisión.


En el 2008, con la condena ya cumplida (primero en una cárcel aragonesa y, luego, en la Modelo de Barcelona), Kiko obtuvo una plaza de maestro de primaria en el colegio Àngel Guimerà de Pallejà, donde dio clases de inglés durante dos años, hasta que en septiembre del 2010 fue denunciado por una familia por hechos similares a los que le habían llevado a prisión.


El docente fue trasladado entonces a la escuela pública Joan Abelló de Mollet del Vallès, hasta que en febrero del 2016, la Conselleria d’Ensenyament conoció sus antecedentes penales y lo destinó a las oficinas del Consorci d’Educació de Barcelona, para evitar que estuviera en contacto con menores.