29 feb 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN DE PEDERASTIA

"Confío en los Maristas"

Una cadena humana de alumnos y exalumnos muestra su apoyo a las víctimas y defiende el buen trabajo de la comunidad educativa

Exalumnos de la escuela Marista de Sants-Les Corts se manifiestan en apoyo del centro. / CARLOS MONTAÑES / Vídeo: ANA C. BAIG

Unas 150 personas, entre alumnos y exalumnos de los Maristas de Sants-Les Corts, han formado una cadena humana esta tarde delante de la sede de la escuela en la calle del Vallespir, en Barcelona, para mostrar su apoyo a las víctimas de los abusos y a sus familias y al mismo tiempo defender el buen trabajo de la comunidad educativa y muy particularmente de los actuales profesores, "que están sufriendo mucho", como comentó uno de los presentes.

En la convocatoria, surgida a partir de las redes sociales al margen del colegio, los participantes han exhibido carteles con los lemas 'Confío en los maristas', 'Todo lo que somos es gracias a vosotros' o 'En apoyo del profesorado actual y de las víctimas'

"Estamos afectados por lo que esta pasando. Es posible que haya habido delitos, no lo dudo, pero hay cosas que he leído que no nos creemos", han explicado Vicenç Molés y Jaume Castañé, exalumnos hace medio siglo y cuyos hijos y nietos también han estudiado en los Maristas. "Yo conocí a Benítez, como profesor de gimnasia, y jamás oí ningún problema. Nunca hubo la más mínima sospecha", explica Moles. "Si ha ha habido algo malo se ha de castigar, por descontado, pero creemos que se está magnificando todo y se está haciendo mucho daño a la escuela", añaden.

Lo mismo opinan Jordi y Carles Muñoz, exalumnos con hijos que también han estudiado en los Maristas. "Tenemos claro que se ha de investigar todo lo que sea necesario, depurar responsabilidades si se corresponde, incluyendo al centro si no hubiera seguido los protocolos adecuados, pero no debe ponerse a todos en el mismo saco -explican-. Hay una persecución sobre el centro. No hay que hacer juicios de valor globales. Los valores que tengo los aprendí en gran parte gracias a la comunidad marista", añaden.

"Hemos venido todos a los Maristas, abuelos, padres e hijos, y jamás ha habido o hemos sabido de ningún problema en el colegio", explica Pilar Gensana. "Quisiera saber qué le pasó a Benítez. Hace muchos años que no lo veo, pero nunca tuvimos sospechas. Era una persona simpática", comenta un profesor, ya jubilado, del centro.