ATAQUE PERSONALIZADO

El adúltero pillado en la web de citas Ashley Madison

Ataques dirigidos chantajean a usuarios de la página usando sus contactos en redes sociales

1
Se lee en minutos
CARMEN JANÉ / BARCELONA

Un conocido empresario de Barcelona tenía una cuenta en Ashley Madison a través de la que relacionaba con algunas mujeres y por la que pagaba una cantidad mensual. Cuando estalló el escándalo por la filtración de la base de datos de la web de citas, con nombres, transacciones y números de tarjetas de crédito, su nombre y un correo electrónico creado especialmente para la red estaban allí.

Poco después, en esa cuenta que aún no había borrado, recibió un mensaje en el que alguien le pedían una cantidad de dinero por no hacer pública esa información a su entorno. No hizo caso. Era un correo en inglés como el que había visto que otros afectados habían hecho público en internet para denunciar la extorsión. Le pedían una cantidad en bitcoins (una moneda virtual cuyo destino es muy difícil de rastrear) y le reenviaron el mensaje varias veces. Un phishing como tantos otros, pensó.

Se asustó el día en que comenzó a recibir mensajes más personalizados que aportaban información particular que él no había dado en Ashley Madison, como la dirección de correo que utilizaba habitualmente y su perfil de Facebook.

Noticias relacionadas

El ataque indiscriminado se había convertido en un ataque dirigido y personalizado. No ha pagado pero tampoco ha querido denunciar y ha puesto el caso en manos de investigadores privados.

Tiene miedo de que si denuncia, su caso acabe en los juzgados, en la prensa, se enteren su familia, sus clientes y las empresas de la competencia. El daño a su reputación sería terrible.