Ir a contenido

SALUD

El cáncer de colon imita a las células madre al hacer metástasis

Un investigador del IRB detecta por qué algunos tumores darán lugar a recaídas

ÀNGELS GALLARDO / Barcelona

Todos los tejidos del cuerpo humano contienen un núcleo de células madre que les permiten regenerar constantemente los órganos a medida que la vida del individuo los va deteriorando. Algunas de esas células madre –que, por estar muy próximas al estado embrionario, se reproducen en infinitas copias idénticas a sí mismas-- dan lugar a los distintos cánceres que afectan al organismo: los tumores malignos también se copian indefinidamente a sí mismos. Esta idea, sugerida en incipientes estudios contra el cáncer desarrollados en Europa y EEUU, está siendo investigada por el biólogo Eduard Batlle, que dirige el equipo de oncología en el Institut de Recerca Biomèdica (IRB) de Barcelona.

Al igual que las células cancerígenas, las células madre de los tejidos son las únicas que no desaparecen jamás del organismo porque son inmortales. Sin las células madre, las personas no lograrían recuperarse tras cualquiera de las lesiones que arrasan los tejidos: una gran quemada, una infección intestinal agresiva o cualquier otra dolencia. Esa regeneración es imprescindible para que haya sanación, y para que exista la renovación natural de los tejidos. De hecho, toda la pared del intestino se renueva cada semana, excepto sus células madre, que son el patrón de copia que no cambia. De igual forma pero en sentido inverso, los cánceres de colon se inician a partir de algunas de las células madre presentes en el tejido epitelial del intestino y, como ellas, evolucionan copiándose a sí mismas de forma indefinida e inmortal. «El tumor de colon reproduce la jerarquía de las células que existen en un tejido sano, pero lo hacen de manera alterada, totalmente distorsionada», explica Batlle, que acaba de obtener el quinto premio Banc Sabadell de investigación por estos estudios. El premio consta de una dotación de 50.000 euros.

SOLO ALGUNAS / Pero no todo el tejido que compone un cáncer de colon está constituído por células madre malignizadas y, de ahí que, no todas las extirpaciones de los tumores acaben definitivamene con la enfermedad, explica Batlle. «Todos sabemos que, a veces, el cáncer reaparece en forma de metástasis –prosigue–. En el caso del de colon, la cirugía es muy efectiva: el primer tumor se extirpa cortando el trozo de colon en el que se alojaba». «Pero, si una sola de las células tumorales con las características de las células madre se ha escapado a otros órganos del cuerpo a través de la sangre, el cáncer reaparecerá años después», añade. Se sabe que esto es así en más de un 35% de los cánceres de colon.

Esas células imitadoras de las células madre son capaces de permanecer latentes en el cuerpo durante muchos años, pueden reproducirse hasta invadir por completo un tejido a partir de una sola unidad, y son invulnerables a la quimioterapia. «Su invulnerabilidad es un factor muy importante», indica Batlle.

El objetivo de este investigador es poder detectar si un tumor contiene células madre o no, y en qué proporción. «Con ese dato, los oncólogos podrían aplicar más o menos dosis de fármacos a los enfermos, y controlarlos de forma más eficaz».

PREDECIR / La hipótesis del equipo de Batlle indica que midiendo los genes característicos de las células madre que contienen los cánceres sería posible predecir cuáles harán metástasis, o recaídas, años después de eliminar el primer tumor, y cuáles no reaparecerán porque su composición hace imposible que así sea. «Los genes de las células madre de los tumores ya están identificados», asegura. El objetivo es que el tratamiento incluya la medición de la presencia de genes que pueden causar recaídas. «Medir ese factor significará conocer en directo el porvenir del enfermo», concluye Batlle.