NUEVA SERIE DOCUMENTAL

Del conserje del Dakota a la psiquiatra que evaluó a Chapman: pruebas y testimonios inéditos sobre el asesinato de John Lennon

Apple TV+ estrena el miércoles, día 6, 'John Lennon: asesinato sin juicio', una serie de tres episodios en la que participan innumerables testigos de primera mano del caso

Cinco series cortas (pero muy grandes) para ver en el puente de diciembre

Jon Hamm, el nuevo villano de 'Fargo': "Disfruto subvirtiendo las expectativas"

Metraje de archivo de Lennon usado en la docuserie 'John Lennon: asesinato sin juicio'

Metraje de archivo de Lennon usado en la docuserie 'John Lennon: asesinato sin juicio' / Archivo

Juan Manuel Freire

Juan Manuel Freire

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La historia no ha dejado, más de cuatro décadas después, de ser chocante. La noche del 8 de diciembre de 1980, John Lennon era asesinado a las puertas del edificio Dakota de Nueva York, donde residía con Yoko Ono y su pequeño hijo Sean. El responsable de los disparos, Mark David Chapman, no opuso resistencia a la autoridad. Horas antes, había pedido un autógrafo al exBeatle y lo había conseguido.

El caso está más que bien documentado, a pesar de que Chapman se ahorrara pasar por juicio declarándose culpable en el último minuto. Y, sin embargo, todavía quedaban algunas voces por escuchar o partes de documentación por airear. Lo demuestra 'John Lennon: asesinato sin juicio' (Apple TV+, desde el miércoles, día 6), serie documental en la que se explora el incidente, así como sus antecedentes y repercusiones, con una sobriedad digna de aplauso; algo de esperar en una producción de la británica 72 Films, responsable del memorable '11-S: Testigos de la tragedia'.

Pero su valor reside, sobre todo, en la impresionante colección de testimonios reunidos para la ocasión: de los que fueran conserje y portero del Dakota al detective de homicidios al cargo del caso; de la psiquiatra que evaluó por primera vez a Chapman a uno de los abogados defensores del asesino, entre un largo etcétera de testigos de primera mano. 

Las últimas horas

Curiosamente, es Kiefer Sutherland quien ejerce como narrador, como nuestro guía en una trama no exenta de la conspiranoia tan querida por el protagonista de '24' y 'Rabbit hole'. Empieza hablándonos sobre el último día en la vida de Lennon. Por la mañana, tras una sesión de fotos con Annie Leibovitz, había sido entrevistado por primera vez en cinco años. La suerte fue de un equipo de RKO Radio del que formó parte la periodista Laurie Kaye, que recuerda aquí el entusiasmo de John por haber vuelto a la música (el mes antes había publicado 'Double fantasy', álbum a medias con Yoko) y su intención de hacerla durante todo el tiempo que le quedara. 

Por la tarde, Lennon y Ono salían del Dakota para trabajar en el single 'Walking on thin ice' con el productor Jack Douglas, otro de los entrevistados. Cuando caminaban hacia la limusina, se vieron rodeados por un montón de fans en busca de autógrafos, entre ellos un misterioso Mark David Chapman. "No estaba merodeando con el resto", recuerda Joe Many, portero del edificio. "Y también recuerdo que, por algún motivo, me aseguró no ser muy fan de su música, pero que era coleccionista de cosas como mariposas o algo raro por ese estilo". 

Unas horas después, el taxista Richard Peterson era testigo parcial del tiroteo y quedaba sorprendido por la actitud del asesino: "Dejó caer la pistola, se quitó el abrigo y sacó ese libro y lo mostró: 'El guardián entre el centeno'". En una grabación de audio no aireada hasta ahora, Chapman asegura a su equipo legal que mató a Lennon porque creyó que así se convertiría, literalmente, en Holden Caulfield. Hablando por primera vez sobre su experiencia, Jay Hastings, antiguo portero del Dakota, recuerda cómo Lennon se desplomó ante él después de decir sus aparentes últimas palabras: "Me han disparado".

La sombra del control mental

Ron Hoffman, el policía de homicidios al frente del caso, no encontró ese libro en el bodegón que Chapman había dispuesto en su habitación del Sheraton. Lo que encontraron fue su pasaporte, una cinta de 8 pistas de Todd Rundgren, una Biblia abierta por la parte del Evangelio de San Juan, o, en el centro de todo, un póster de la película 'El mago de Oz'

Una estampa así parecía confirmar la inestabilidad mental de Chapman, que fue conducido al Bellevue Hospital para pasar por un examen psiquiátrico. La Dra. Naomi Goldstein habla en la serie por primera vez sobre sus impresiones: "Podía ser desagradable. Podía ser dulce. Era… Era difícil". Todo un "rompecabezas", pero según Goldstein una persona en condiciones de someterse a juicio.

Pero, ¿y si el homicida solo hubiese sido un títere de fuerzas oscuras? Era la pregunta en el centro de diversas teorías conspirativas que Yoko Ono no descartó por completo, según explica Elliot Mintz, amigo íntimo y portavoz de la familia. Como popular activista anti-guerra de Vietnam y defensor de la libertad de expresión, Lennon llegó a ser considerado amenaza nacional y a estar vigilado por el FBI. Según una popular hipótesis, Chapman podría haber sido conejillo de indias del programa de control mental MK Ultra de la CIA

Doce condicionales negadas

La defensa quería ir a juicio y alegar demencia, mientras que la acusación insistía en describir a Chapman como alguien que planeó y ejecutó el crimen con plena conciencia de sus actos. Según explica aquí el fiscal estatal Kim Hogrefe, "no había pruebas que sugirieran que sufría una enfermedad mental tan severa que no supiera lo que hacía o que estaba haciendo algo malo". Vance Hunter, un amigo de infancia, y Jessica Blankenship, exnovia, hablan de cómo los abusos, la depresión y las drogas minaron la psique de Chapman.

Cuando el acusado se declaró finalmente culpable, lo hizo, según dijo, por sugerencia de Dios. Fue condenado a una pena de entre 20 años y cadena perpetua. Hasta la fecha, todos sus intentos de conseguir la condicional –doce en total– han sido en vano. 

Los responsables del documental tienen el buen juicio de acabar su relato poniendo el foco en la víctima y sus verdaderos allegados. Hay un apartado dedicado a la catártica portada del 'Season of glass' de Yoko Ono, en la que ella misma retrató las gafas ensangrentadas de su marido. Y un joven Sean nos recuerda, en una antigua entrevista en televisión, que para él John era, por encima de todo, su padre.