ICONO DE LA TELEVISIÓN

Jon Hamm, el nuevo villano de 'Fargo': "Disfruto subvirtiendo las expectativas"

Hablamos con el emblemático protagonista de 'Mad men' sobre su papel de sheriff trumpista en la quinta temporada de 'Fargo', estreno en Movistar Plus+ este miércoles, día 29

'Criminales', nueva gran apuesta de Disney+: ¿qué viene después de un atraco perfecto?

¿En qué paisajes barceloneses se ha rodado 'Criminales', la serie de 'thriller' británica que estrena Disney+?

Jon Hamm (Roy Tillman) en una imagen promocional de 'Fargo'

Jon Hamm (Roy Tillman) en una imagen promocional de 'Fargo' / Archivo

Juan Manuel Freire

Juan Manuel Freire

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Contra casi todo pronóstico, 'Fargo' (quinta temporada, en Movistar Plus+ desde el miércoles, día 29) acabó cayendo bien incluso a quienes, al principio, luchábamos por entender cómo se atrevía alguien a apropiarse de un legado como el del clásico de Joel y Ethan Coen de 1996, una película perfecta, entre otros motivos, por su concisión. Cinco temporadas después, el 'showrunner' Noah Hawley ha dejado claro su escaso interés en la mera imitación: 'Fargo', la serie, tiene la mezcla de humor absurdo y oscuridad de los hermanos Coen, pero también abarca otros horizontes, tanto geográficos como temporales y conceptuales

Su nueva temporada (también una nueva historia, como de costumbre) es, por otro lado, una especie de regreso al principio. Tras una ambiciosa entrega sobre una guerra de mafias en la Kansas City de los años cincuenta, exploración de la historia racial de Estados Unidos, Hawley regresa a Minnesota y a tiempos más recientes, a 2019, para levantar una comedia negra criminal con maleantes algo torpes y mujeres policías desesperadas.  

La británica Juno Temple (Keeley de 'Ted Lasso', entre otras muchas cosas) se calza un marcado acento de Minnesota para interpretar a Dorothy 'Dot' Lyon, ama de casa que, tras meterse en algunos líos con las autoridades, debe lidiar con un pasado que creía bien lejano. Ese pasado tiene la forma de un sheriff de Dakota del Norte, el ultraconservador Roy Tillman (un inmenso Jon Hamm), con su propio rancho, su propia iglesia, sus propias leyes y sus propias lecturas, tirando a problemáticas, de las Sagradas Escrituras. Ah, y con piercings en los pezones. 

Un hombre Marlboro

Tras el final de 'Mad Men', Hamm podría haberse ganado como galán nada irónico, pero siempre le ha gustado romper las expectativas y autodesmitificarse un poco. Algo que vuelve a hacer en 'Fargo'. "Disfruto subvirtiendo las expectativas de algún modo", confirma el actor a 'El Periódico'. "En televisión, pasas mucho tiempo con los personajes, con los actores, y desde hace tiempo me gusta jugar con la idea que la gente tiene formada sobre mí. Es algo que supieron aprovechar Tina Fey y Robert Carlock, con quienes hice 'Rockefeller Plaza' o 'Unbreakable Kimmy Schmidt'. Haciendo esas series me lo pasé muy bien, igual que ahora en 'Fargo'". 

Hamm compartía ya una historia con Hawley, capitán de la nave: participó en la segunda temporada de su serie 'Legión' como narrador, y en la película 'Lucy in the sky' era el astronauta e instructor que despista a la astronauta Lucy Cola (Natalie Portman) de sus ambiciones espaciales. Se llevaron bien y el actor no pudo desdeñar esta nueva propuesta: "La idea original siempre fue que interpretara al icónico Hombre Marlboro. Un hombre prototípicamente americano, solitario, independiente, pero quizá también un poco tonto. Al fin y al cabo, aquel tipo murió de cáncer de pulmón. Es decir, no sabía que lo que hacía le estaba matando. Noah quería explorar los dos lados de esa imagen icónica". 

Hamm ya estuvo cerca del universo Coen cuando participó como peluquero de armas tomar en 'The Jesus rolls', 'spinoff' de 'El Gran Lebowski' protagonizado y dirigido por John Turturro. Cuando supo de 'Fargo' por primera vez, pensó lo mismo que muchos: "Me parecía una idea terrible. ¿Para qué trastear con una película tan maravillosa? Después vi la primera temporada y me quedé a cuadros. Noah Hawley sabía qué clase de historia estaba contando. Después, me sorprendió gratamente que cada temporada posterior fuera diferente sin dejar de ser adyacente al material de base".

Seguirá en televisión

Actor de conocida persistencia, Hamm fue encadenando roles episódicos ('Ally McBeal', sin acreditar; 'Las chicas Gilmore'), trabajos televisivos más regulares pero olvidados ('Providence', 'The Division') e incursiones cinematográficas minúsculas (Joven Piloto nº 2 en 'Space Cowboys', de Clint Eastwood) hasta que llegó su año mágico, 2007, cuando fue elegido entre más de ochenta candidatos para interpretar a Don Draper, el ejecutivo más astuto de 'Mad men'. Aunque le hemos visto en buenas películas (Eastwood le dio un papel más importante en 'Richard Jewell'), las series parecen seguir siendo su medio natural. 

Por eso nunca acaba de alejarse demasiado de ellas. Este mismo año, 'Fargo' aparte, le hemos visto en 'The morning show' como el magnate tecnológico Paul Marks. Hace poco se anunciaba 'American hostage', en la que Shawn Ryan ('The shield') adaptará el pódcast narrativo de igual nombre sobre un (verdadero) reportero radiofónico convertido en intermediario de una negociación de rehenes; Hamm será el protagonista, como ya lo fue en el pódcast. 

Para él lo importante es que las historias tengan un principio y un final. "El carácter abierto de la televisión tradicional es un desafío", admite. "Prefiero comprometerme con cosas que sé que tendrán un desenlace. Con 'Mad men', tuvimos la suerte de poder contar esa historia durante casi una década, pero esos casos son pocos y poco frecuentes en este medio ahora mismo. Vamos a ver un porcentaje aún superior de series limitadas en los próximos años; esa es nuestra forma de consumir televisión ahora mismo".