SERIE

'Criminales', nueva gran apuesta de Disney+: ¿qué viene después de un atraco perfecto?  

Hablamos con el director inglés J Blakeson ('I care a lot') sobre una ingeniosa serie con Gemma Arterton como mente criminal maestra y más de un paisaje catalán en pantalla 

'Australia: Faraway Downs', en Disney+: una remezcla extendida con final no tan feliz

'El juego del calamar' se hace (casi) realidad 

Gemma Arterton como la calculadora Dianne Harewood de 'Criminales'

Gemma Arterton como la calculadora Dianne Harewood de 'Criminales' / Archivo

Juan Manuel Freire

Juan Manuel Freire

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Me gusta perderme en las películas", nos explica el director y guionista inglés J Blakeson por videollamada. "No mirar el reloj, solo estar ahí atrapado. Por eso me gustan tanto los 'thrillers' y el cine de atracos, que es un subgénero fascinante, con su propia iconografía y sus propias reglas. Algunas grandes películas han roto esas normas, como 'Reservoir dogs', en la que no ves el atraco, o 'Rififi', en la que los ladrones están bastante callados mientras cumplen el plan. También está algo como 'Heat', que se acaba erigiendo en una ópera existencial… La idea ofrece margen de maniobra. Mientras te agarres a algunas reglas, puedes romper muchas otras". 

Con su ingeniosa, colorida y emotiva serie de atracos 'Criminales' (Disney+, miércoles, día 29), Blakeson rompe una regla importante: aquí lo importante no es saber si los ladrones logran o no salirse con la suya. Desde el principio, sabemos que lo lograron. La serie empieza en realidad donde esta clase de historias suele acabar, o en concreto, tres años después, cuando los antiguos miembros de una banda criminal se enfrentan a las consecuencias de ese gran golpe que en principio salió bien

Más allá del arquetipo

Nuestro protagonista, Joe (Nathan Stewart-Jarrett, de 'Misfits' y 'Utopía'), ha sabido ocultar un turbulento pasado y avanzar en una nueva e idílica vida en Washington con su prometido y sus dos hijos. Solo le queda poder abrir, por fin, su soñado bistro. Pero cuando sus antiguos colegas criminales empiecen a ser finiquitados por un asesino, deberá reconocer y reconocerse a sí mismo quién es realmente: el antiguo Músculo (ese fue su nombre en clave) de una misión comandada por la famosa criminal Dianne Harewood (Gemma Arterton), a la que buscará en Londres para tratar de acabar con la nueva amenaza.  

En el rostro de Stewart-Jarrett "se puede ver la lucha de alguien por ser un buen tipo y el rastro todavía latente de un mal tipo", dice Blakeson, pero todos los personajes son en realidad complejos: cada miembro del grupo puede representar un arquetipo y tener, claro, un nombre en clave, pero sus dimensiones van mucho más allá. "En las películas de atracos hay muchos secundarios que no llegas a conocer. La belleza de hacer una serie es que podemos pasar más tiempo con ellos y saber quiénes son realmente, que son personas complejas", nos explica. Tampoco todas las localizaciones son lo que parecen a primera vista: Catalunya hace las veces no solo de sí misma, sino también de Italia o el sur de Francia.

Cuando elogio su interés por escribir personajes femeninos poderosos, Blakeson quita importancia a la idea y me asegura que solo esta reflejando la vida real: "La mayoría de mujeres que conozco son bastante poderosas y no se ajustan a los estereotipos femeninos que se nos trata de hacer tragar a través de la cultura. Creo que la protagonista de 'I care a lot' [aquella estafadora de jubilados encarnada por Rosamund Pike] llamó la atención por ser a la vez brillante y desagradable. Pero tampoco era tan original: era como un protagonista de Scorsese, solo que mujer. Sabemos aceptar a los personajes masculinos deleznables si son carismáticos, pero no sucede igual si ese personaje es mujer… Todavía choca e impacta".

Una película por partes

Abusamos un poco (tanto críticos como creadores) de describir las series modernas como 'películas por partes', pero con algo como 'Criminales' está plenamente justificado: se rodó en formato Scope, con una visión nada naturalista y una atrevida paleta de color. Además, no está diseñada para continuar: "Cuando presentábamos el proyecto, [el productor] Steve Garrett y yo sugeríamos que esto tenía potencial para varias temporadas. Queriamos dar la mayor variedad de opciones. Pero después Disney nos dijo que querían hacer una temporada cerrada y la idea no me pudo gustar más. Al fin y al cabo, vengo del cine; de la idea de una historia que empieza, acaba y deja satisfecho al espectador. En algunas series, la primera temporada es solo el primer acto de una historia. A veces, esperas durante un año y medio el regreso de una serie que finalmente es cancelada. ¡Eso es todo lo opuesto a la satisfacción!".