Rosamund Pike: de 'chica Bond' a mujer rebelde

La actriz inglesa ha recibido su tercera nominación a los Globos de Oro por su poco amable personaje en 'I care a lot'

Rosamund Pike, en una escena de la película ’I care a lot’.

Rosamund Pike, en una escena de la película ’I care a lot’. / El Periódico

Se lee en minutos

Con su papel en el 'thriller' cargado de humor negro 'I care a lot', que acaba de valerle su tercera nominación a los Globos de Oro, Rosamund Pike vuelve a reírse de quienes, al principio, de su carrera, quisieron catalogarla como delicada y decorativa 'rosa inglesa'. En ella encarna a Maria Grayson, una estafadora con un plan tan perfecto como cruel: desplumar a jubilados pudientes convirtiéndose en su tutora legal con la ayuda de gerentes de asilos, geriatras y un juez de dudoso sentido de la justicia. Bueno, plan perfecto hasta cierto punto: no se despluma a la madre (Dianne Wiest) de un señor de las drogas (Peter Dinklage). Llega a Netflix en muchos territorios el próximo viernes, pero aquí habrá que esperar a un próximo estreno en salas.

Para muchos habría sido difícil imaginar a Pike convertida en este personaje no ornamental ni simpático a principios de siglo, cuando la descubrimos en el cine como Chica Bond de 'Muere otro día' y la vimos, algo más adelante, como la mayor de las hermanas Bennet de 'Orgullo y prejuicio'; según la matriarca, "la belleza del condado", pero la actriz se las ingenió para que Jane fuera algo más que eso, una mujer con clara vida interior.

Ahí dentro había una fuerza de la naturaleza luchando por emerger, pero Pike se limitó antes a ser (divertida) rubia superficial en el drama iniciático 'An education', primero de sus trabajos escritos por Nick Hornby (el otro es la serie 'State of the union'), y personaje meramente reactivo en 'Jack Reacher' o realmente pequeño en 'Bienvenidos al fin del mundo', abrumadora comedia de ciencia ficción del gran Edgar Wright.

Su carrera dio un giro gracias al papel de Amy en ‘Perdida’. «Un personaje así llega una vez en la vida», ha dicho


Todo cambió cuando aceptó el papel de Amy Dunne, la Asombrosa Amy, en 'Perdida', el soberbio 'thriller' de David Fincher sobre la imposibilidad de conocer del todo a quien duerme a nuestro lado. Según explicó en 'Sight & Sound', Fincher contó con Pike porque, como Amy, había sido hija única: "La educaron y la mimaron como una hija única, y Amy debía tener eso". Su antiheroína es una criatura privilegiada que sale de su jaula de cristal del modo más retorcido. La mirada vacía de Pike es, simplemente, historia del mal en el cine. "Un papel como este llega una vez en la vida", ha reconocido la actriz en ‘Entertainment Weekly’.

Inquietud y desafío

Con 'Perdida' emergía una actriz realmente inquieta que, en realidad, venía gestándose desde mucho antes. De niña, Pike había recorrido toda Europa y conocido su(s) cultura(s) gracias al trabajo de sus padres como cantantes de ópera. Fue la primera chica Bond graduada en Oxford (Literatura Inglesa); también, seguramente, una de las pocas que no había visto una película Bond en su vida. Después de su trabajo con Fincher, se empeñó en dejar de ser La Chica y encarnar a personajes femeninos desafiantes, o rebeldes, o incómodos, no excesivamente atados a nociones de belleza o amabilidad.

De niña tuvo la oportunidad de recorrer toda Europa por el trabajo de sus padres como cantantes de ópera

En 2016 la vimos en 'Un reino unido' como Ruth Williams, la oficinista blanca de Londres que en 1947, y para la indignación de los gobiernos británico y sudafricano, quiso casarse con Seretse Khama (David Oyelowo), rey de Bechuanalandia (hoy Botsuana). Un año después, conmocionó en el brutal wéstern 'Hostiles' como mujer de la frontera que queda en estado casi catatónico tras presenciar la matanza de su familia a manos de los comanches. Ya en 2018 se calzó un parche en el ojo para hacer de la corresponsal de guerra Marie Colvin, fallecida en Siria en 2012, en la reivindicable 'La corresponsal'. Ese mismo año se estrenó 'El rehén', en la que tampoco hacía de esposa obediente ni persona cándida: era una agente de la CIA a la que el exdiplomático encarnado por Jon Hamm no se atrevía a hacer una mínima alusión de seducción hasta casi llegar los créditos finales.

Te puede interesar

Futura serie en Amazon

Su Marie Curie en 'Madame Curie' tampoco es el colmo de la amabilidad, ni tiene por qué serlo. Si perdonamos todo a los genios masculinos, todo ha de perdonarse a la científica polaca que recibió Nobeles por sus descubrimientos de la radioactividad y los elementos radio y polonio. Más amable es, al parecer, su personaje de la sabia Moiraine en la serie de fantasía 'La rueda del tiempo', una de las grandes apuestas de Prime Video para los próximos meses. Pero seguramente Pike quiera dar unas capas extra de oscuridad y fuerza a la creación de Robert Jordan. Pike ya solo puede ser Pike.

Temas

Series Cine