BANDA SONORA

La música de 'Peaky Blinders': anacronismos rock de alto nivel

  • A lo largo de seis temporadas, la banda sonora original y la selección de canciones de la serie han reflejado con modernidad los conflictos de Tommy Shelby

Anna Calvi, compositora de la música de las dos últimas temporadas de ’Peaky Blinders’.

Anna Calvi, compositora de la música de las dos últimas temporadas de ’Peaky Blinders’. / Maisie Cousins

2
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire
Juan Manuel Freire

Periodista

Especialista en series, cine, música y cultura pop

Escribe desde Barcelona

ver +

Antes que la futura película de 'Peaky Blinders' llegará a los teatros británicos, este mismo otoño, 'Peaky Blinders: The redemption of Tommy Shelby', espectáculo de teatro y baile creado por Steven Knight en colaboración con la Rambert Dance Company. Según el padre de los Shelby, algo así tiene sentido porque la serie "siempre ha tenido la música y el movimiento en su corazón; ahora, ese corazón latiente será transferido al escenario". 

Si el espectáculo es fiel a la serie, respetará su conocida falta de respeto por la precisión en la ambientación musical: su banda sonora original y la selección de canciones nunca han encajado con la época en que se desarrolla la acción, en el periodo de entreguerras del siglo XX, pero sí con el espíritu punk y el glamur rock de este 'thriller' de época.

Un bandasonorista ideal para el montaje habría sido, por supuesto, Nick Cave, cuyo tema (con The Bad Seeds) 'Red right hand' fue elegido como sintonía de la serie por el director Otto Bathurst. Aunque ya había sonado en las tres primeras entregas de 'Scream' (en diferentes versiones), 'Expediente X' o incluso 'Dos tontos muy tontos', la canción es sinónimo de 'Peaky Blinders'. Marcó el tono musical de la serie: arrogancia y dolor, la contradicción interna de Tommy Shelby hecha sonido.  

En la segunda temporada, 'Red right hand' sonó en versión de PJ Harvey, y en la cuarta, de Iggy Pop con Jarvis Cocker y, al principio del último episodio, de Laura Marling. La misma Harvey cedió un montón de material preexistente que el productor Flood modificó y entrelazó con la música original compuesta por Paul Hartnoll (Orbital), sucesor de Martin Phipps. En cada temporada se iría contando con compositores salidos de la música popular antes que de la estricta composición para cine o televisión: Dickon Hinchliffe (ex Tindersticks) tiñó de tristeza la tercera; Antony Genn, antiguo bajista de Pulp, y Martin Slattery, aliado suyo en The Mescaleros, última banda de Joe Strummer, insuflaron energía eléctrica a la cuarta.

Noticias relacionadas

En las dos últimas ha tomado el relevo, con especial inspiración, Anna Calvi, elección lógica por el influjo de Cave (con quien ha girado) y Harvey (también la ha producido Rob Ellis) en esta 'art rocker'. "El contraste entre época y música es aún mayor que nunca, se puede decir", nos contaba Calvi en una entrevista en octubre de 2019, época del estreno de la quinta temporada. "Quizá porque he elegido una estética musical casi punk rock más que rock a secas". En manos de Calvi, la desintegración psicológica de Tommy se traduce en piezas de aire embrujado o psicótico o siniestro. 

Además de la música más incidental, Calvi aportó canciones nuevas ('You're not God', con un uso atmosférico de la respiración) o versiones propias ya conocidas de FKA twigs ('Papi Pacify') o David Bowie ('Lady grinning soul', usada para acompañar a Arthur en otro acceso de violencia). Bowie ha sonado también con su propia voz: 'Lazarus', usada de forma alucinante en la apertura del quinto episodio de la cuarta temporada. Otros favoritos de la serie son Joy Division: acompañaron a una procesión fúnebre en la quinta temporada (con 'Atmosphere') y acompañan ahora a Gina por la prisión de Norfolk en la sexta (con 'Disorder'). Repasar cualquier 'playlist' de la serie en Spotify es caer en virulento trance.