11 jul 2020

Ir a contenido

ESTRENO EN STARZPLAY

'The Great', una mirada irreverente al ascenso de Catalina la Grande

Elle Fanning protagoniza este cruce de drama de época y comedia negra, una creación de Tony McNamara, nominado al Oscar por 'La favorita'

Juan Manuel Freire

Elle Fanning en una imagen de ’The Great’. 

Elle Fanning en una imagen de ’The Great’. 

Solo unos meses después del estreno de 'Catalina la Grande', protagonizada por Helen Mirren, llega a nuestras pantallas otra serie sobre la que fuera emperatriz de Rusia entre 1725 y 1727. 'The Great' (Starzplay, desde el jueves, día 18) es una creación de Tony McNamara, nominado al Oscar como coguionista de 'La favorita', con la que tiene en común su visión irreverente, obscena y descarnada de la corte y el hecho histórico. Pero, en realidad, esta Catalina precede a la gran Ana Estuardo de Olivia Colman.

Fue el guion del piloto de la serie el que convenció a Yorgos Lanthimos para contar con McNamara como colaborador en 'La favorita'; el afilado humor de este australiano llevó en otra dirección un guion de Deborah Davis mucho más amarrado a la realidad histórica. E incluso antes de un piloto, 'The Great' había sido una obra teatral montada por la Sydney Theatre Company en el 2008.

Ahora, es una serie que hace honor a su nombre: ocho episodios en permanente, fluido equilibrio entre la comedia negra y el drama de época. No decimos 'drama histórico' porque, ya lo avisa el asterisco de la cabecera, aquí la historia es solo "ocasionalmente verdadera". De la realidad queda solo el esqueleto, lo que todo el mundo sabe: que Catalina arrebató el trono a su marido, el emperador Pedro III de Rusia. Los detalles de cómo lo hizo están menos claros. Esa nubosidad da permiso a McNamara y su equipo de guionistas para jugar a placer con las intrigas palaciegas, las culpas echadas, las cabezas cortadas o los rumores desmentidos; incluyendo, claro, los que señalan a Catalina como aficionada al sexo con caballos.

Duelo de jóvenes actores 

Elle Fanning, también productora de la serie, encarna a Catalina con contagiosa energía y relamido acento británico, aunque el personaje proviniera de la nobleza alemana. En el primer episodio la vemos llegar a Rusia para casarse con el emperador Pedro III (un increíble Nicholas Hoult), que, lejos de las esperanzas de Catalina, resulta ser un niñato grosero y obsesionado con su pene (piensen en el Roman Roy de los primeros episodios de 'Succession'). Sus bromas solo le hacen gracia a él mismo; para oír las risas de otros tiene que pedirlas. Pero lo peor no son sus chistes, sino su gatillo fácil, sus modos expeditivos en la alcoba y, sobre todo, su violencia física.

Por suerte, Catalina no está del todo sola en esta corte liderada por un zoquete agresivo y poblada por mujeres sin una gran ambición intelectual. Tiene de su lado a Marial (Phoebe Fox), noble convertida en sirvienta que le sugiere destronar a Pedro. En busca de este objetivo necesita hacerse con el favor del clero, el ejército y la aristocracia, segmentos representados por, respectivamente, el arzobispo Archie (Adam Godley), el general Velementov (Douglas Hodge) y el Conde Orlo (Sacha Dhawan), colega filosófico al que atraen, como a ella, las ideas de la Ilustración. El proyecto de una Rusia más humana y progresista.

'The Great' es, en esencia, una historia de victoria feminista: el retrato de una mujer que va reuniendo confianza y lealtades hasta convertirse en potente fuerza de cambio. Sus conflictos y personajes, más allá de corsés de época, son plenamente actuales, al igual que su profano lenguaje, algo con lo que se juega tan bien como en 'Dickinson'. Es una delicia oscura y venenosa, también emotiva e incluso inspiradora: una de las Grandes Series del 2020.