23 sep 2020

Ir a contenido

Rayos X en Sant Jordi

Ricard Ruiz Garzón

Hay gente que dice muchas tonterías. Por ejemplo, que a partir de cierta edad lo normal es dejar de leer ficción y pasarse al ensayo, a la biografía, a las memorias. Valiente memez. Como si hubiera más verdad en la no ficción, como si la verdad literaria no fuera conocimiento, como si la imaginación, los sueños, la poesía y las novelas no fueran además de arte realidad.

Hay que admitir, pese a todo, que este Sant Jordi viene especialmente plagado de joyas cuyo punto fuerte no es la ficción. Así, una tripleta memorialística que sin duda merecería podio es la formada por el impactante tour de force entre resiliencia y música clásica titulado 'Instrumental', de James Rhodes (Blackie Books); por esa obra entre el duelo y la cetrería del alma llamada 'H de halcón', de Helen Macdonald (Ático de los libros, también en catalán); y por la impresionante autobiografía del maestro del relato clínico Oliver Sacks aparecida como 'En movimiento' (Anagrama). Pero hay más donde elegir, claro: la asombrosa Nobel Aleksiévich, en catalán en Raig Verd, Wiesenthal sobre Rilke en Acantilado, Bikont y Szczesna sobre la Szymborska en Pre-textos, Pessarrodona y Garolera sobre Verdaguer en Quaderns Crema, Márai sobre sí mismo en Salamandra e incluso Andalzúa sobre 'La frontera' en Capitán Swing y el diario de la deportación de Eva Heyman, la Anna Frank húngara ('He vivido tan poco', Ned).

El día 23, atrévanse a explorar, a hallar rarezas, a comprar heterodoxos

 Entre las alternativas a la narrativa, sin embargo, destacan ya también los especialísimos libros de La Felguera, una editorial que se dice transgresora, secreta y contracultural. Bastará con que ojeen 'Mundos subterráneos', su herético y enciclopédico volumen sobre espacios sumergidos, o el fascinante 'Valle-Inclán y el insólito caso del hombre con rayos X en los ojos', sobre el caso que unió al creador del esperpento con el ilusionista Houdini y el ‘metasomóscopo’ Argamasilla, para que admitan que el día 23 aún puede verse más allá de éxitos precocinados, fórmulas instantáneas y 'blockbusters' de manual. Atrévanse a explorar, a hallar rarezas, a comprar heterodoxos. Recuérdenlo, aunque suene 'indie': otro Sant Jordi es posible…