Chequeo a la sanidad pública

Un médico de atención primaria dedica un 40% de su jornada laboral a la burocracia

Los profesionales reclaman medidas como las bajas autodeclaradas o la incorporación de asistentes clínicos

BARCELONA 20/01/2023 SOCIEDAD. Chequeo a la Sanidad. Colas en el CAP Manso. AUTOR: MANU MITRU

BARCELONA 20/01/2023 SOCIEDAD. Chequeo a la Sanidad. Colas en el CAP Manso. AUTOR: MANU MITRU / Manu Mitru

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Entre un 30% y un 40% de la jornada laboral de un médico de primaria de Catalunya está dedicada a la burocracia. A hacer trámites que se podrían hacer, coinciden los profesionales consultados por este diario, "de otra manera". Por ejemplo, los centros de atención primaria (CAP) continúan firmando las bajas de los enfermos. Sus facultativos siguen teniendo que validar las recetas que han hecho otros colegas suyas, algo "anacrónico y ofensivo" para los profesionales. Realizan justificantes escolares o informes para la ley de dependencia. Por norma, un médico de cabecera no debería hacer más de 28 visitas diarias, aunque la realidad dista bastante: dependiendo del centro de salud, hay quienes tienen más de 30, 40 o incluso más. La burocracia viene a entorpecer todavía más jornadas laborales que dan poco margen a la flexibilidad.

"La burocracia que sufrimos los médicos de los CAP clama al cielo. Nos faltan profesionales; intentemos que la mayor parte del tiempo el médico haga de médico porque dedicamos mucho tiempo a hacer cosas que no aportan ningún valor y que podría hacer otro profesional o se podrían automatizar", valora el médico de familia del CAP Sardenya Jaume Sellarès, vicepresidente del Col.legi Oficial de Metges de Barcelona (Comb).

En opinión de muchos de ellos, las bajas autodeclaradas les sacarían "mucho trabajo", como ocurrió a principios del año pasado con la sexta ola de covid-19: las personas con el virus que no podían teletrabajar podían tramitar ellas mismas la baja a través de La Meva Salut, entre otras herramientas. "Pedimos, también, que si a los pacientes les dan la baja en el hospital, que se la tramiten allí. Una fractura de fémur tratada en el hospital debería ser gestionada allí", opina Meritxell Sànchez-Amat, médica del CAP Besòs y presidenta del Fòrum Català d'Atenció Primària (Focap).

En países como Inglaterra, por ejemplo, las ausencias de menos de cinco días son autodeclaradas. Hay inspectores de trabajo que vigilan las sospechas de fraude. "Hay dos tipos de bajas: las que necesitan de supervisión médica y aquellas en las que el paciente ya sabe lo que tiene -por ejemplo, la regla o una migraña- y no necesita ir al médico para obtenerla", prosigue Sànchez-Amat.

Asistentes clínicos

Facultativos como Sellarès piden incorporar un nuevo perfil profesional al CAP: el asistente clínico. Es una figura similar a la de los llamados gestores covid, quienes, en el peor momento de la pandemia, actuaban como una suerte de administrativos que seguían la trazabilidad del virus (llamaban a los positivos y a sus contactos).

"Los gestores covid ayudaron mucho, pero solo servían para el covid. En el CAP Sardenya existe ya la figura del asistente clínico, pero es una prueba piloto. Y el paciente está encantado", cuenta Sellarès, quien apuesta por extender esta figura a otros centros de salud. Un asistente clínico, precisa, "no es un administrativo sanitario", sino que es alguien que realiza su trabajo "directamente al lado" de los médicos y enfermeras.

Las enfermeras

Según la enfermera Ester Giménez, presidenta de la Associació d'Infermeria Familiar i Comunitària (Aificc), hay cosas que "han mejorado" y otras que no. Por ejemplo, algunos hospitales están comenzando a realizar bajas, si bien se trata de una prueba piloto y son los CAP quienes siguen haciendo la mayoría de ellas.

"También han mejorado las recetas electrónicas. Cuando hacemos la exploración de, por ejemplo, diabéticos, ya podemos programarle todas las recetas anuales en una sola vez. Antes, si venían tres veces al año, había que hacerles las recetas tres veces", cuenta Giménez.

Las enfermeras, reconoce Giménez, tienen menos burocracia que los médicos, aunque hacen por ejemplo "bajas cortas". "La solicitud de las ambulancias también es una burocracia que hace enfermería y que se podría eliminar", valora Giménez.

El mismo 'conseller' de Salut, Manel Balcells, reconoció en diciembre en una entrevista en EL PERIÓDICO que "urge aliviar la burocracia para que los médicos vuelvan hacer de médicos". Balcells aseguró entonces que Salut estaba trabajando en un plan para atender "de forma urgente" la falta de profesionales, "sacándoles más cargas burocráticas para que tengan más tiempo para hacer de médico". De momento, no ha presentado ese plan.