Síntoma identificable

Exantema vesicular: ¿qué es esta erupción de la piel relacionada con la viruela del mono?

Una imagen de un paciente con la viruela del mono.

Una imagen de un paciente con la viruela del mono. / Archivo

2
Se lee en minutos
El Periódico

Las autoridades sanitarias siguen trabajando para detectar los casos de contagio de la viruela del mono, enfermedad que desde el martes 18 de mayo mantiene en estado de alerta a los expertos en virología. Tras el registro de los primeros infectados en el Reino Unido y Portugal, diversos territorios han comunicado nuevos contagios en las últimas horas. En Catalunya, el Hospital Clínic ya tiene el primer caso sospechoso de este virus en la comunidad autónoma.

Características de las erupciones cutáneas

La aparición de exantemas vesiculares es uno de los síntomas más destacados de la viruela símica. Se trata de una erupción en la piel que, según detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS), acostumbra a aparecer primero en el rostro y después se extiende por el resto del cuerpo de la persona infectada. Su diámetro es variable y contiene líquido seroso en el interior de la ampolla. En terminología médica, de hecho, el adjetivo vesicular hace referencia a este último factor.

La OMS también informa que las zonas más afectadas por estas erupciones son el rostro (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos).

Evitar confusiones

Noticias relacionadas

Pese a que algunos expertos han mostrado su preocupación sobre los últimos acontecimientos, no hay que confundir los síntomas de la viruela del mono con otras erupciones. El doctor Raúl Ortiz de Lejarazu, consejero científico y virólogo, ha indicado a través de su cuenta de Twitter (@DrLejarazu) que "cualquier erupción de la piel o exantema no es monkeypox".

En este sentido, Ortiz de Lejarazu destaca que el exantema provocado por la viruela del mono aparece tras un periodo de uno a tres días de fiebre. Además, se trata de una erupción que afecta más a "las partes distales del cuerpo y también a genitales, mucosa oral, conjuntiva y córnea de ojos". Por último, hay que tener en cuenta que "el líquido de las vesículas es muy contagioso".