Día Mundial

Unas 13.000 personas al año sufren un ictus en Catalunya

  • Catalunya se adhiere a un proyecto europeo para mejorar la cadena asistencial de las personas afectadas por esta enfermedad

El ’conseller’ de Salut, Josep Maria Argimon.

El ’conseller’ de Salut, Josep Maria Argimon. / JOAN CORTADELLAS

1
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Unos 13.000 catalanes al año sufren un ictus, una enfermedad que cambia la vida de las personas y que, en Catalunya, es la primera causa de muerte en las mujeres y la segunda en los hombres. El ictus provoca cinco veces más muertes que las causadas por el cáncer de mama y próstata. Este viernes se celebra el Día Mundial del Ictus. En Europa lo sufren anualmente unas 780.000 personas.

"Es la enfermedad que deja más discapacidad física en el mundo", ha dicho este viernes el 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, en una rueda de prensa para anunciar que Catalunya se ha adherido a un plan europeo para mejorar la cadena asistencial de las personas afectadas por un ictus. Se llama Plan de Acción sobre el ictus para Europa 2018-2030 y está impulsado por la Organización Europea el Ictus y la Alianza del Ictus para Europa.

"El ictus es una emergencia, viene de golpe y puede ser muy grave. PEro la buena noticia es que cada vez hay más tratamientos para revertirlo y que las secuelas sean las menores posibles", ha dicho por su parte la directora del Pla Director de la Malaltia Vascular Cerebral, Natàlia Pérez de la Ossa. "Hay que actuar rápido, llamar al 112: todo lo que se pueda hacer en los primeros minutos y horas determinará el grado de afectación", ha añadido.

Noticias relacionadas

Además, ha destacado que Catalunya tiene un sistema que permite identificar el ictus de una manera muy rápida, como lo demuestra el hecho de que, en todo el territorio, de media, cualquier persona que sufre un ictus es atendida por un especialista en un hospital antes de que pasen dos horas desde el primer síntoma.

Según el plan de acción europeo, si no se toman medidas para mejorar la prevención y los hábitos de vida saludables, los casos de ictus habrán aumentado un 34% en 2030.