Obras en el hospital

El nuevo Vall d'Hebron unirá los barrios de Montbau y Sant Genís de Barcelona

  • El gran complejo hospitalario presenta sus obras de transformación que contemplan la pacificación de estos barrios de Horta-Guinardó

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Los barrios de Montbau y Sant Genís, en Horta-Guinardó, dejarán por fin de estar separados. Las obras de remodelación del Hospital Vall d'Hebron contemplan una pacificación de la zona que unirá a dos vecindarios aledaños hasta ahora separados precisamente por este centro sanitario. El proyecto, además de una transformación para el que es el hospital más grande de Catalunya (que atiende a unas 500.000 personas), supone también una transformación urbanística para Barcelona y una reordenación de Horta-Guinardó.

El gran complejo hospitalario ha presentado este jueves las obras de transformación del recinto que concluirán en torno al año 2025. Parte de estas obras ya comenzaron en 2017 pero, como ha explicado el gerente de Vall d'Hebron, Albert Salazar, el proyecto se presenta ahora porque "parece que se está pasando página de la pandemia". Vall d'Hebron tiene este jueves a 20 pacientes con covid-19 en planta y a otros siete en ucis.

Las obras de transformación del hospital incluyen no solo la remodelación de aquellas áreas más obsoletas, sino también el levantamiento de nuevos edificios. Uno de ellos será el de la Teixonera, que se ubicará en este barrio situado "más allá de la Ronda de Dalt" (concretamente sobre la losa que cubre las cocheras de la L3 del metro), unirá Montbau y Sant Genís (el proyecto incluye zonas verdes y peatonales) y acogerá "toda la parte ambulatoria" y de "consultas externas de especialidades" del hospital. "Vall d'Hebron hace muchísimas pruebas diagnósticas -ha justificado Salazar-. Todo eso está dentro de unos edificios en una situación cada vez más deteriorada". El edificio de la Teixonera estará listo en 2024 o 2025, tendrá 36.000 metros cuadrados y se invertirán en él 70 millones de euros.

El proyecto, además de una transformación del hospital, supone también una transformación urbanística

La losa de hormigón, sobre la cual se construirá este edificio, es de titularidad municipal. Hoy está ocupada por un aparcamiento de coches y el depósito de la grúa municipal. Está previsto que el edificio de la Teixonera tenga aproximadamente diez plantas y en su interior de espacio a 250 consultas, un centenar de gabinetes y un centenar de plazas de hospital de día.

La construcción de este edificio de la Teixonera ya está aprobado por el ayuntamiento. Pero, además, Vall d'Hebron prevé levantar otro (cuya aprobación aún está pendiente) donde ahora se encuentra la vieja escuela de Enfermería: el edificio Ful, cuyo nombre hace alusión al hecho de que acogerá la farmacia del hospital, las urgencias (las traumatológicas y las generales, ya que las pediátricas y las de la mujer seguirán en el hospital infantil) y la logístico. El edificio Ful estará listo en torno a 2028, ocupará 28.000 metros cuadrados y su inversión será de 90 millones de euros. Una parte de él estará en el subsuelo y tendrá una cubierta ajardinada para favorecer la integración en el entorno verde de Collserola. "Este es un proyecto de campus, pero también de ciudad", ha defendido Salazar.

Un "referente" de país

"Este hospital es un referente no solo en Barcelona, sino en Catalunya. Pero a la vez es un hospital comunitario, de barrio, por eso esta transformación urbanística para abrirse al barrio es muy importante", ha dicho por su parte el 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon. "Esto unirá dos barrios ahora separados por Vall d'Hebron", ha añadido. El mismo ha lamentado que la capacidad inversora en sanidad de Catalunya y España sea "baja", lo que hace que los edificios y la tecnología de los mismos son cada vez más "obsoletos". "No quiere decir que no funcione, quiere decir que hay tecnología que es mejor y que no tenemos", ha insistido. Argimon ha pedido también que los Presupuestos de los próximos años permitan "poner al día" las infraestructuras de Catalunya.

"Este hospital es un referente no solo en Barcelona, sino en Catalunya. Pero a la vez es un hospital comunitario, de barrio", dice Argimon

La transformación de Vall d'Hebron incluye también 22 mejoras dentro del complejo (un total de 63 millones de euros), un nuevo edificio del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR), que costará unos 40 millones y un ciclotrón (20 millones). Parte de estos fondos provienen de los de financiación europea. Además, el nuevo helipuerto, que ha costado 3,5 millones de euros, es una de las primeras obras que se han iniciado y próximamente entrará en funcionamiento. Esta nueva infraestructura está situada en la azotea del ala oeste del Hospital de Traumatología, Rehabilitación y Quemados y sustituye el helipuerto antiguo, situado en la Teixonera.

Además, hay otras muchas obras que se han llevado ya a cabo en los últimos cuatro años y ya están acabadas, como las consultas de pediatría, el Hospital de Día Polivalente de Adultos y el Hospital de Día Polivalente Pediátrico; un nuevo espacio para hacer hemodiálisis o la Sala Ronald McDonald, entre otros.

Noticias relacionadas

En paralelo, Vall d'Hebron también estrenará próximamente un nuevo espacio para diagnosticar y controlar las arritmias y, en 2022, será el turno del espacio 'Recién nacidos, contigo como en casa', un proyecto que transformará la unidad de cuidados medios y básicos de Neonatología en 12 habitaciones familiares. Y hay más proyectos en marcha, como por ejemplo, la Unidad de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia.

Con la ordenación del Campus Universitario de Vall d'Hebron, donde conviven el hospital, el VHIR, el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), el Cemcat (Centro de Esclerosis Múltiple de Catalunya) y la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), la ciudad ganará un nuevo espacio verde. El recinto hospitalario no tendrá vallas y la ciudadanía podrá pasear por un nuevo parque.