Un problema endémico

El atasco en las listas de espera de Catalunya persiste

La demora en las pruebas diagnósticas aumenta un 38,7% con respecto a 2019 y los médicos alertan del infradiagnóstico

Un TAC en un hospital de Barcelona.

Un TAC en un hospital de Barcelona. / RICARD CUGAT

5
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +
Alex R. Fischer
Alex R. Fischer

Infografía

ver +

Las listas de espera de la sanidad pública de Catalunya se han acortado este año con respecto a 2020, cuando golpearon con más fuerza las oleadas pandémicas. Pero siguen atascadas y, en algunos casos, la demora todavía es mayor que en diciembre de 2019, es decir, que en la época precovid. Ya entonces, hace dos años, la demora era preocupante. De hecho, las listas de espera son un problema social, endémico, que atenaza al sistema desde hace décadas, especialmente desde los recortes de 2010. 

Las pruebas diagnósticas siguen siendo las que más demora aglutinan. En ellas todavía no se ha alcanzando el nivel previo a la pandemia. En julio de 2021, último mes del que el Servei Català de la Salut (CatSalut) ofrece datos, el tiempo medio para acceder a las pruebas diagnósticas era de 107 días, un 14,6% menos que en mayo de 2020 (127 días), pero aún un 38,7% más que en diciembre de 2019 (80 días). Sí ha mejorado la visita a los médicos especialistas, que prácticamente ha vuelto a los niveles precovid: el tiempo medio de espera este año es de 98 días, es decir, se ha reducido un 34,7% en comparación con 2020 (148 días) y un 1,4% con respecto a 2019 (99 días). En cuanto a las cirugías, la lista de espera ha bajado un 24,8% con respecto al año pasado pero sigue siendo un 6% mayor que en 2019.

En mayo del año pasado, las listas de espera en las pruebas diagnósticas de Catalunya llegaron a aumentar hasta un 62% a causa de la pandemia, que paralizó todos los hospitales. Con el covid-19 más controlado gracias a la vacunación, la situación ha mejorado con respecto a 2020, pero sigue siendo mala.

Días de demora

Más indicativo que los pacientes que esperan para realizarse estas pruebas es el tiempo medio de espera, un número que refleja mejor cómo el sistema se ha ido ralentizando y ganando en demoras. Por ejemplo, una persona que necesite hacerse hoy una mamografía habrá de esperar unos 86 días (casi tres meses), frente a los 64 (dos) de 2019. Pero menos de lo que esperaba en 2020, cuando tenía que aguardar unos 109 días. Y lo mismo quien necesite hacerse una colonoscopia: habrá de esperar unos 146 días (cuatro meses), frente a los 109 (tres meses y medio) de 2019. En 2020, eran 162 días (cinco meses). Las resonancias magnéticas, con una media de 70 días de espera, están ya en niveles de 2019 (78 días).

Una mamografía tiene ahora una media de espera de 86 días (64 en 2019) y una colonoscopia, 146 (109 en 2019)

Dentro de la visita al especialista, llama la atención el tiempo medio de espera para ver al cardiólogo: 82 días en julio de este año, todavía un 30,2% superior a los 63 días de 2019 (98 días en 2020). En otras especialidades, no obstante, se ha mejorado incluso la espera con respecto a hace dos años. Por ejemplo, para ver al alergólogo hay que esperar ahora 91 días (tres meses), mientras que en 2019 eran 123 días (174 en 2020).

DÍAS DE ESPERA PARA PRUEBAS DIAGNÓSTICAS EN CATALUNYA

(Entre paréntesis, la variación respecto de 2019)

En cuanto a las cirugías, el sistema se acerca bastante a los niveles de actividad que mantenía en 2019, pero aún no los ha alcanzado. Por ejemplo, para una cirugía torácica hay que esperar ahora 114 días, frente a los 94 de 2019 (165 en 2020). Sí ha mejorado el tiempo de espera para los cateterismos cardíacos: si en 2019 había que esperar 49 días, ahora solo 22 (73 en 2020).

El infradiagnóstico

Según los datos de CatSalut, las listas de espera para operar neoplasias malignas (cánceres) se han reducido un 22,5% entre diciembre de 2019 y julio de 2021. Esta espera ha bajado más entre mayo de 2020 y este año: un 27,1%. Por poner un ejemplo, si en 2019 había que esperar 17 días para operar un cáncer de esófago, ahora hay que esperar una media de seis días (14 en 2020). Pero detrás de esta realidad, aparentemente alentadora, hay otra de la que sospechan los sanitarios: el infradiagnóstico del cáncer (así como de otras enfermedades) causado por la pandemia de covid-19, una problemática reconocida por el propio CatSalut.

Por eso el sindicato Metges de Catalunya (MC) es crítico con esta aparente mejora de las listas de espera catalanas. "Parece que están volviendo a niveles de 2019, pero la clave seguramente pasa por el no diagnóstico. Parece que se están normalizando, pero nosotros creemos que no es real. Lo que pasará es que se incrementarán y habrá más flujo de diagnósticos", dice David Arribas, vicesecretario general de MC.

Metges de Catalunya advierte de que, al detectarse menos patologías, hay menos gente nueva esperando a ser intervenida

Según Arribas, al no haber diagnósticos, "no hay gente nueva que entre en las listas de espera", por lo que, en su opinión, las cifras aportadas por el CatSalut en realidad están "enmascarando" la "futura explosión de todas las patologías que emergerán en los próximos meses y años". Habrá, dice, más enfermedades cardíacas, oncológicas, neurológicas, más diabetes, más hipertensión. "Aparte de patologías nuevas como el covid persistente, que nos consumirá muchos recursos, pues afecta a un 15% o 20% de las personas que han sufrido la covid. También habrá más patologías emocionales y afectivas", advierte.

Noticias relacionadas

Arribas cree que la parte que mejor refleja la situación de las listas de espera de la sanidad son las pruebas diagnósticas, cuyo tiempo medio ha aumentado 38,7% con respecto a 2019. "Recordemos cuáles eran los datos que teníamos en 2010, antes de los recortes. Entonces el tiempo medio de espera para las pruebas diagnósticas era de 53 días y ahora, 107", se queja este médico que cree que "la causa de que todo esto no funcione como toca son los recortes de 2010". Por eso pide invertir más en salud y mejorar las condiciones retributivas de los médicos.