Las listas de espera en Catalunya se disparan un 50% en 6 meses

La pandemia de coronavirus agrava un "problema histórico" que el sistema arrastra desde los recortes del 2010

Una enfermera en la uci de pediatría en el Hospital Vall d’Hebron el pasado 15 de mayo.

Una enfermera en la uci de pediatría en el Hospital Vall d’Hebron el pasado 15 de mayo. / FERRAN NADEU

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Las listas de espera en la sanidad pública catalana están más disparadas que nunca. La pandemia de coronavirus ha agravado, todavía más, un problema social que Catalunya arrastraba desde hacía décadas, en buena medida a causa de los recortes aprobados en el 2010 por el Govern de la antigua Convergència i Unió (ahora PDECat). El tiempo medio de espera ha aumentado un 62% para acceder a las pruebas diagnósticas, un 52% para visitar al especialista y un 52,3% para las intervenciones quirúrgicas entre diciembre del 2019 y mayo de este año, último mes del que el Servei Català de la Salut (CatSalut) ofrece cifras. Fuentes del CatSalut atribuyen este retraso a una "incidencia técnica" y aseguran estar trabajando para actualizar los datos.

Pero, en ocasiones, estos aumentos son de hasta un 70% e incluso un 90% más si se pone el foco en pruebas, consultas y operaciones concretas. Por ejemplo, si en diciembre del año pasado había que esperar 60 días para una ecografía ginecológica, en mayo de este 2020 la espera era de 117 días (un 95% más). Otro ejemplo: si en diciembre la espera para tener cita con el dermatólogo era de 84 días, en mayo lo era de 141 (un 68% más). Y otro: si en diciembre había que esperar 75 días para operarse de cataratas, el pasado mayo había que aguardar 142 (un 89% más).

Más indicativo que el número de pacientes que esperan para realizarse estas pruebas es el tiempo medio de espera, un número que refleja mejor cómo el sistema se ha ido ralentizando y ganando en demoras. Y se ha disparado en prácticamente todas las dolencias, graves y no graves. Quienes ahora tengan que operarse de juanetes deberán esperar 262 días (frente a los 197 de diciembre, un 33% más). Quienes deban acudir al traumatólogo aguardarán 168 días (frente a los 106 de antaño, un 58,5% más). Pero los datos del CatSalut publicados hasta mayo también tienen otra lectura alarmante: en las cirugías de neoplasias malignas (cánceres) el tiempo medio de espera ha aumentado un 41,7% entre diciembre y mayo. El que más ha crecido es el tiempo de espera para operarse de cáncer de páncreas: si en diciembre era de 18 días, en mayo era de 52 (un 189% más). Después el de los órganos genitales: ha pasado de 19 a 52 días (un 173,7% más). Y a continuación el de piel: aumentó de 22 a 45 días (una subida de un 104,5%).

Hay un 70% más de demora para las mamografías, que forman parte de los programas de detección precoz de los tumores

La pandemia de covid-19 obligó en mayo, en hospitales y centros de atención primaria (CAP), a aplazar las consultas y cirugías no urgentes. Lo urgente, como infartos o ictus, nunca dejó de atenderse. Pero sí muchas pruebas que, por ejemplo, forman parte de programas de detección preventiva de tumores, como las mamografías (cáncer de mama) o colonoscopias (cáncer de colon). Los expertos sanitarios temen un aumento de casos de estas enfermedades e incluso de su mortalidad durante los próximos años porque no han sido diagnosticados precozmente. Las cifras, sin duda, invitan a la preocupación: para una colonoscopia, por ejemplo, había que esperar en mayo una media de 162 días, frente a los 109 de diciembre (un 48,62% más). Para una mamografía, en mayo había que aguardar 109 días, frente a los 64 de finales del 2019 (un 70% más).

"El sistema ya funcionaba al 100%"

"Estábamos mal y estamos empeorando. Lo previsible se ha hecho realidad. Hay patologías que son atendidas con tal exceso de espera, que acabará pasando factura", denuncia Josep Maria Puig, secretario general del sindicato Metges de Catalunya (MC). Según él, antes de la pandemia, el sistema ya estaba funcionando "al 100%", por lo que "era evidente que cualquier altibajo, y más de esta magnitud, lo desestabilizaría". "Para la mayoría de las pruebas el tiempo de espera ha subido un 50%. Ahora vendrá la gripe, lo cual agravará más todo porque la atención primaria ya está colapsada. En un año tendremos el tiempo de espera doblado para las pruebas urgentes", augura.

Las listas de espera son un "problema histórico" de la sanidad Catalunya, asegura Puig. "Y el plan de choque sería sencillo: poner más dinero para que el sistema pague a los profesionales. Otra cosa es la voluntad política de encontrar ese dinero", opina. Denuncia que la Generalitat ha aumentado un 30% su presupuesto del 2010, una subida de la que no ha llegado "nada" a la Conselleria de Salut. "Salut está un 1% por debajo del presupuesto del 2010", se queja.

Salut aprobó en julio un plan para abordar esta problemática, pero no precisa cuál es el presupuesto del mismo

De momento, Salut no explica cuánto dinero ha puesto encima de la mesa para abordar específicamente la problemática de las listas de espera. El CatSalut aprobó el pasado 13 de julio un programa plurianual para recuperar la actividad hospitalaria, el cual durará hasta el 2021. Pero el CatSalut no precisa a este diario cuál es el presupuesto de este plan, pese a asegurar que sí tiene dotación económica.

"Este plan sirve para estimular económicamente a las organizaciones para que hagan no solo la actividad quirúrgica, sino también pruebas diagnósticas. Con dos miradas: por un lado, aquella actividad clínicamente relevante y, por otro, aquella más banal, es decir, que no pone tan en riesgo la salud de las personas", explica Xènia Acebes, directora del Àrea Assistencial del CatSalut. Según Acebes, aunque el CatSalut no ofrece datos de listas de espera a partir de mayo, desde ese mes y hasta septiembre, el sistema está "recuperando actividad". Asegura que en agosto se había llegado "al 80% de la actividad del año pasado". 

Noticias relacionadas