5.500 DE ELLAS MORIRÁN

Casi 600.000 personas se han contagiado de coronavirus en lo que va de enero en España

  • Nuestro país es el segundo en número casos de Europa y cuarto en el mundo, sólo por detrás de Estados Unidos, Brasil y Reino Unido

  • Catalunya es la autonomía con más infectados: uno cada 76 catalanes ha contraído la covid en el 2021

Equipo de sanitarios en la uci del Hospital del Mar de Barcelona.

Equipo de sanitarios en la uci del Hospital del Mar de Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Las cifras de contagios registradas en lo que va de año asustan. Los primeros 22 días del 2021 se han notificado 571.291 casos de covid, que convierten a España en el segundo país europeo con más infecciones desde Año Nuevo, solo por detrás en Europa del Reino Unido, el epicentro de la cepa británica. En el resto de grandes países del mundo, sólo le adelantan los Estados Unidos y Brasil, liderados ambos hasta esta semana por presidentes negacionistas.

Acostumbrados a las grandes cifras de la pandemia, cuesta hacerse una idea de la dimensión real de la situación. Algunas comparaciones pueden ser útiles. Este nivel de contagios implica, por ejemplo, que se haya detectado un positivo cada tres segundos. O que uno de cada 80 españoles se hayan infectado en este lapso de tiempo. Es seguro que todo el mundo en España conoce a día de hoy alguien de su entorno laboral, familiar, escolar o de relaciones sociales que ha caído.

5.500 fallecerán

La gran mayoría cursarán la enfermedad con síntomas leves o incluso ni lo notarán, pero 28.000 han ingresado o ingresarán en las próximas fechas en los hospitales, 2.300 lo harán en unas ucis ya saturadas y unos 5.500 fallecerán, según la proporción de cada una de estas desgraciados desenlaces respecto a los casos en la segunda y tercera ola.

El exministro de Industria y profesor de economía, Miguel Sebastián, que analiza día a día las estadísticas de la pandemia, subraya que, con todo, lo peor es la tendencia. “En los últimas tres jornadas ya somos el país europeo con más contagios, pasando por delante del Reino Unido y triplicando los de Italia y Francia. El Gobierno dice que llegamos al pico, pero la subida sigue siendo muy pronunciada”, advierte.

Ola diferente

El Gobierno ha interpretado que la tercera ola se debía a la relajación de las Navidades y que con volver a las restricciones aplicadas en la segunda sería suficiente para doblegarla, algo que debía empezar a notarse esta semana, pero eso no ha ocurrido ni se vislumbra en el horizonte inmediato.

“El análisis de la evolución de la tercera ola nos muestra que es muy diferente a la segunda: mucho más intenso y rápido el crecimiento de casos de un día a otro y mucho más extenso al afectar de manera más homogénea en el territorio respecto a la segunda ola. Los posibles factores: la mayor interacción en navidades y el efecto de la variante británica, que está aún por determinar con precisión por la falta de datos”, apunta el exsecretario general de Sanidad, José Martínez Olmos.

Poco después de esta manifestación, Madrid anunció que ha detectado ya una prevalencia del 9% de la cepa británica y que podría ser mayoritaria en la comunidad en dos o tres semanas. Según sus responsables explica ya el fuerte repunte.

Aún lejos de la primera

¿Estamos llegando al nivel de contagios de la primera ola? Para tener una aproximación hay que acudir al estudio de seroprevalencia. Durante la primavera pasada detectamos 1 de cada diez contagios. Ahora se detectan algo más de 6 de cada 10. En lo peor de la pandemia, la última semana de marzo y la primera de abril se contabilizaron 132.000 contagios, que equivaldrían a 1,3 millones en realidad y los 571.000 de ahora equivaldrían a 850.000. Aún estamos lejos de los datos de la primera ola, aunque si vamos acumulando nuevos récords podría reproducirse el terrorífico escenario.

 

Récord de muertes semanales

En las últimas dos semanas se han superado sucesivamente los máximos diarios de contagios de toda la pandemia, por encima ya de los 44.000. Las muertes, que suelen ir al alza unas cuatro semanas después ya han marcado un nuevo récord semanal desde el mes de mayo. Los últimos siete días se han notificado 2.127 fallecidos.

A curvas diferentes, recetas diferentes. La mayoría de expertos y comunidades autónomas apuestan por ampliar los toques de queda y confinamientos domiciliarios, con más apoyo para la primera medida, pero el Gobierno se negó en el Consejo Interterritorial de Salud del pasado miércoles. Habrá que ver que ocurre en el próximo, probablemente el último que presida Salvador Illa, a la vista de las nuevas cifras.

Muchos piensan que sería mejor aplicar ya la receta que se ha hecho inevitable en los cuatro países más afectados hasta ahora por la cepa británica, Irlanda, Portugal y Dinamarca, además del Reino Unido. Los cuatro han aplicado confinamientos severos  que incluyen el cierre de las escuelas, medidas que han permitido aplanar la curva en las última semana, salvo en el caso de Portugal, todavía en plena fase de ascenso.

Extremadura

Las cifras varían mucho por comunidades. La que más contagios suma es Catalunya desde que ha empezado el año, con 105.147, aunque en proporción a su población la superan varias. Uno de cada 76 catalanes se han contagiado estas tres semanas, mientras que la relación en Extremadura es de uno cada 46.

Te puede interesar

Las vacunas podrían tener incidencia en la mortalidad al haberse inoculado prácticamente en parte de la población más vulnerable, la de las residencias de ancianos, aunque aún son muy pocos los que han recibido la segunda dosis. La variante británica parece haber llegado antes de que el proceso haya podido culminarse.  

El semáforo del ministerio se ha convertido en poco menos que inoperante. Cuarenta y cuatro de las 57 provincias están en el granate intenso que marca el riesgo extremo. La mayoría de estas triplican o cuadriplican la incidencia que marca la alerta máxima, pero el semáforo no da indicaciones de que hacer cuando el nivel es tan elevado.