Vacunación del covid

Argimon se cura en salud

  • El secretario de Salut Pública ordena vacunar a todos los trabajadores de hospitales, sean o no sanitarios

  • La instrucción contrasta con la de del Ministerio de Sanidad, que antepone a los de primera línea

El secretario de Salut Pública de Catalunya, Josep Maria Argimon.

El secretario de Salut Pública de Catalunya, Josep Maria Argimon. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

España está recibiendo, como otros países europeos, menos vacunas de las prometidas inicialmente por Pfizer debido a un problema en la producción. Como es lógico, a causa de esto se ha vuelto a ralentizar el ritmo de vacunación y muchos expertos dudan de que el país llegue al verano con el 70% de la población inmunizada, el objetivo del Ministerio de Sanidad. Y, mientras esto ocurre y las ucis se acercan a niveles de la primera oleada pandémica, hay políticos y altos cargos limitares que deliberadamente sacan provecho del desorden para vacunarse ellos mismos por delante de los colectivos vulnerables.

Pero también ha sucedido que, dado que hasta ahora algunas instrucciones eran confusas y no distinguían entre personal sanitario y no sanitario, muchos trabajadores de hospitales y centros de salud, aun sin ser sanitarios y sin pertenecer a grupos de riesgo, se han vacunado. Administrativos o personal de limpieza y de cocina, por ejemplo.

En esta tesitura, el secretario de Salut Pública de Catalunya, Josep Maria Argimon, ha ordenado este viernes vacunar contra el covid-19 "a todos los profesionales de los centros asistenciales", incluidos mandos, personal de administración o servicios y otros colectivos esenciales, para evitar brotes intrahospitalarios. Esto ya estaba ocurriendo en muchos centros catalanes, así que esta instrucción, además de poner orden, evita posibles críticas futuras.

En una carta enviada a los centros del sistema de salud de Catalunya, Argimon indica que se deben de entender "los centros sanitarios como centros seguros", de ahí que se considere "una prioridad" vacunar a todos los profesionales de los centros de salud en esta primera fase del plan de vacunación contra el coronavirus.

Este escrito pretende "acabar con las tentaciones de hacer demagogia sobre si mandos (directivos), personal de administración y servicios y otros colectivos esenciales para el funcionamiento de los centros han de recibir la vacuna", precisa el secretario de Salut Pública en la carta.

Argimon también expresa su "confianza" en que todo el mundo está aplicando el mejor criterio posible en cada momento "para obtener la tan deseada inmunidad en los centros sanitarios", de la misma manera que se está haciendo "también en las residencias" de personas mayores.

Contraste con Sanidad

No obstante, esta instrucción contrasta con las que estableció el jueves el Ministerio de Sanidad para el grupo 2 de prioridad para recibir la vacuna, el cual incluye al personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario, que "tiene mayor riesgo de exposición por llevar a cabo actividades de atención directa de pacientes covid". Pero el extenso listado de Sanidad no menciona a directivos de estos centros sanitarios que sí son considerados prioritarios para la Agència de Salut Pública de Catalunya, según la misiva de Argimon.

Por su parte, en una rueda de prensa telemática este viernes, la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés, ha negado que hubiera habido cambios en el protocolo de vacunación en la etapa 1, en la que se vacuna a los internos y trabajadores de residencias de ancianos y a los profesionales del ámbito de la salud.

"La priorización es comenzar por los que están en primera línea combatiendo el covid-19 en los hospitales y, después, el resto de profesionales que están en esos centros", ha señalado Vergés, quien concretó que en este segundo grupo no todos son sanitarios, pues también hay personal de limpieza o de cocina.

Picaresca

Los viales de la vacuna contienen cinco dosis, pero queda un último que algunas autonomías están desperdiciando. En las últimas semanas han sido noticia los casos de diferentes alcaldes y concejales de toda España que, haciendo uso de la picaresca, aprovecharon para vacunarse de este 'culillo'. El más sonado ha sido el caso del consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas (PP), quien dimitió el miércoles al conocerse que tanto él como más de 400 funcionarios y altos cargos del Servicio Murciano de Salud se saltaron el protocolo del Ministerio de Sanidad y se pusieron la vacuna contra el covid-19.

Pero ha habido más casos. El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, y otros altos cargos militares del Estado Mayor de la Defensa han recibido la primera dosis de la vacuna contra el covid-19. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha pedido un informe.

En Catalunya fue conocido el caso del alcalde de Riudoms (Tarragona), Sergi Pedret (JxCat), y otro concejal, que alegaron que la vacuna les fue suministrada para "aprovechar" las dosis que sobraron en una residencia. Fue un acto calificado como "poco ejemplar" por parte de Argimon.

El PSOE suspendió de la militancia y abrió expediente a cuatro alcaldes por vacunarse del covid-19: el alcalde de Rafelbunyol (València), Fran López; al alcalde de Vergel (Alicante), Ximo Coll; a la alcaldesa de Els Poblets (Alicante), Carolina Vives; y a la alcaldesa de Torrecampo (Córdoba), Francisca Alamillo.

Además, el Hospital Clínico de Madrid reconoció, por fin, que vacunó contra el covid a 600 jubilados del hospital durante el pasado fin de semana, sin que estuviesen aún inmunizado todo el personal sanitario de primera línea, según desveló la Cadena Ser.

Noticias relacionadas

En Bilbao, José Luis Sabas, director del hospital de Santa Marina, y Eduardo Maiz, director del hospital de Basurto, dimitieron el miércoles por vacunarse sin respetar el turno.