En el Hospital del Mar

Una embarazada con coronavirus ingresa en la uci tras una cesárea urgente

Fue intervenida a las 40 semanas porque empeoró por neumonía, pero el bebé nació sano y ya está en casa

La uci de ’pacientes covid’ del Hospital del Mar, el 8 de enero.

La uci de ’pacientes covid’ del Hospital del Mar, el 8 de enero. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Los médicos del Hospital del Mar de Barcelona practicaron, el día 6 de enero, una cesárea urgente a una mujer de 38 años con coronavirus que estaba embarazada de 40 semanas. El estado de salud de la madre, con neumonía, empeoró debido al covid-19 y por eso los sanitarios decidieron intervenirla quirúrgicamente. El niño nació sano y sin el virus, y dos días después fue dado de alta. Pero la madre, natural de Bangladés, tuvo que ingresar en la 'uci covid' el mismo día 6, inmediatamente después de parir, unidad en la que seguía este mismo domingo.

"El niño está bien, sano. El viernes le dieron el alta, pero ella está aquí con coronavirus", explica Desirée Ruiz, jefa de Enfermería de la uci del Hospital del Mar. La paciente empezó a tener síntomas de covid-19 el 24 de diciembre. Ingresó con neumonía en la planta convencional del hospital el 5 de enero. Pero su salud empeoró y los médicos decidieron practicarle una cesárea urgente. Aunque ingresó en la uci, está consciente y ha podido hacer videollamadas con su marido para ver al bebé. "No evoluciona mal, pero no está lo suficientemente bien como para pasarla a planta", cuenta el jefe de la uci del Mar, Joan Ramon Masclans. Este domingo se encontraba algo mejor.

Grupos de riesgo

Noticias relacionadas

Según el Ministerio de Sanidad, los estudios científicos no indican que las embarazadas sean más susceptibles a infectarse de coronavirus. Sin embargo, sí tienen un mayor riesgo de complicaciones en otros casos de infecciones respiratorias víricas, como la gripe. Por eso las mujeres embarazadas son consideradas grupo de riesgo.

Además, los datos publicados hasta la fecha no reflejan que exista transmisión vertical, es decir, no parece que haya paso de la enfermedad de la madre al bebé durante el embarazo. Por eso se considera improbable que el virus produzca malformaciones fetales.