SEGUNDA OLEADA DE CORONAVIRUS

Tests rápidos a dos velocidades

Madrid y Andalucía ya usan las pruebas de antígenos, mientras que Catalunya opta por la cautela y lo hará en unas semanas

Su resultado es inmediato y son más baratos que las PCR, pero de momento solo son válidos en personas con síntomas

Una prueba PCR en un centro de atención primaria (CAP) de Barcelona el pasado mayo.

Una prueba PCR en un centro de atención primaria (CAP) de Barcelona el pasado mayo. / ENRIC FONTCUBERTA (EFE)

Se lee en minutos

Catalunya ha aplazado el uso de los tests rápidos de antígenos para detectar el covid-19. Pero otras comunidades como Madrid o Andalucía ya los utilizan desde hace días, poco después de que el Ministerio de Sanidad aprobara su indicación. Estas nuevas pruebas, cuya principal ventaja es la rapidez de diagnóstico (en unos 15 minutos se obtiene el resultado, frente a las entre 24 y 48 horas que requiere una PCR), evidencian una vez más, la división territorial que existe en torno a la gestión de la pandemia: si unas autonomías se han lanzado ya a usarlas en hospitales, centros de salud, colegios e incluso en cribados masivos, otras han decidido frenar.

La Conselleria de Salut tenía la intención de implementarlos esta semana únicamente en hospitales y centros de atención primaria (CAP), así como en sus respectivos servicios de urgencias, pero finalmente su uso se retrasará unos días o semanas aún por determinar, como han reconocido este martes en rueda de prensa el secretario de Salut Pública de Catalunya, Josep Maria Argimon, y el director de la nueva Unidad de Seguimiento del Covid, Jacobo Mendioroz.

Según Argimon, Salut está a la espera de un informe de una comisión del Servei Català de la Salut (CatSalut) y de que se acaben de integrar el sistema informático que se utiliza para las PCR con el que se utilizará para los tests de antígenos. Pero Andalucía, por ejemplo, ya los está usando en las urgencias hospitalarias, centros de salud y residencias de mayores. Y no solo eso: sino que acaba de cambiar los protocolos de las escuelas y, a partir de ahora, cuando un alumno presente síntomas, será trasladado de inmediato al centro de salud de referencia para someterle a un test rápido, informa Julia Camacho. En caso de descartarse que se trate de un positivo en covid-19, el menor volverá al centro sin que haya interrupción ni aislamiento de sus compañeros. Por su parte, Madrid ha adquirido cinco millones de tests rápidos de antígenos y empezó a utilizarlos el lunes de la pasada semana, tanto en los centros de salud y las urgencias como en cribados masivos en los barrios con más casos, informa Manel Vilaseró.

"Es verdad que los tests de antígenos ya se utilizan en otras comunidades, pero nosotros no somos precisamente el territorio que menos pruebas haga [en las últimas dos semanas, Catalunya realizó 30.000 PCR]. Tenemos prisa por usarlos, pero hemos de intentar hacerlo lo mejor posible", ha explicado Argimon.

La Generalitat de Catalunya ha comprado un millón de tests antígenos de rápido diagnóstico del covid-19 a la farmacéutica Abbott, de los cuales ya han llegado unas 600.000 unidades que se esperan utilizar pronto. Según Salut, la sensibilidad de estas pruebas rápidas es de entre el 96% y el 97%. Aunque las pruebas de coronavirus más fiables seguirán siendo las PCR, una de las ventajas de los antígenos es que ayudarán a descongestionar el sistema porque evitarán que el paciente con síntomas se autoconfine en casa mientras espera el resultado de la prueba.

Al igual que las PCR, los tests de antígenos consisten en una muestra nasofaríngea. Y tienen otra gran ventaja sobre las PCR: el precio: Un test antígeno de rápido diagnóstico le cuesta a Salut unos 4,5 euros; una prueba PCR, alrededor de 96. 

Aval científico

Catalunya ha validado los tests antígenos de rápido diagnóstico en los laboratorios de los hospitales Vall d'Hebron, Bellvitge y Can Ruti (Badalona). Además, la fiabilidad de esta nueva herramienta de detección del covid-19 también cuenta con el aval de un informe del Instituto de Salud Carlos III de Madrid. Es por ello que Salut finalmente no realizará una prueba piloto de estos tests en la atención primaria, como tenía previsto en un inicio, y comenzará directamente a utilizarlos solo en personas con sintomatología compatible con el covid-19: el colectivo en el que se ha probado la fiabilidad de estas pruebas. 

La sensibilidad de los tests de antígenos es de un 96%, siempre y cuando se usen entre el tercer y el quinto día desde el inicio de los síntomas

Así, a diferencia de Madrid, Catalunya solo utilizará los tests antígenos de rápido diagnóstico en hospitales CAP. Quedarán excluidas aquellas áreas en las que se realizan cribados masivos (como, por ejemplo, las escuelas o los barrios donde hay brotes), los cuales están destinados a detectar los positivos asintomáticos y cortar así las cadenas de transmisión.

"Los tests antígenos de rápido diagnóstico no vienen a sustituir nada, sino que deben ser un complemento de las pruebas PCR", asegura Robert Fabregat, el director general de Recerca i Innovació de la Conselleria de Salut. "Quizás a los casos positivos deberemos validarlos con una PCR, pero los negativos podemos descartarlos automáticamente", añade.

Antígenos y PCR: diferencias

Los tests de antígenos y las PCR son pruebas directas que detectan si hay una proteína de la membrana del virus (o una partícula viral). Los tests de anticuerpos serían un ejemplo de pruebas indirectas, porque analizan la inmunidad (los anticuerpos) en función de si la enfermedad está activa o pasada. "El antígeno mira la proteína de una membrana, pero no la amplifica. La PCR es muy útil porque, aunque haya muy poquitas partículas virales, las amplifica y así es más fácil de visualizar. Por eso a veces tenemos tantos falsos positivos", cuenta Judit Villar, médica de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar de Barcelona.

Así, dado que el antígeno es capaz de detectar una partícula del virus pero no es capaz de amplificarla, es muy importante realizar esta prueba en el "momento adecuado". "La sensibilidad del antígeno depende del momento exacto, por eso es importante establecer un protocolo sobre cuándo se debe utilizar. El test de antígenos debe hacerse entre el tercer y el quinto día desde el inicio de los síntomas, si no, la sensibilidad cae mucho", cuenta Villar. Si el test de antígenos se utiliza bien, tiene una elevada sensibilidad.

La PCR, a diferencia del antígeno, amplifica las partículas virales: por eso da lugar a tantos falsos positivos

Para esta médica la ventaja de los tests de antígenos es la rapidez. "Además, no se necesita personal especializado, ya que el análisis de la PCR requiere de un micriobiólogo, mientras que a test de antígeno le bastan unas gotas de un líquido reactivo", precisa.

Los antígenos tienen desventajas también. Por ejemplo, en personas asintomáticas "no está demostrada su fiabilidad". Para Villar, estas pruebas son "muy útiles" en servicios de urgencias o centros de salud donde se necesitan "pruebas rápidas" con una "alta sensibilidad" para decidir "qué hacer con los pacientes". "Si la sospecha clínica es alta y el antígeno, negativo, habrá que hacer PCR. Los tests de antígenos no nos ahorrarán ciertas PCR, pero sí nos ahorrarán aquellas en las que el antígeno sea positivo", concluye Villar.