23 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Salut sacará la vacunación de la gripe de los centros de atención primaria

'Conselleria' y ayuntamientos habilitarán equipamientos municipales como 'casals d'avis' o centros cívicos

El objetivo es no colapsar los CAP, que ya están muy tensionados por la pandemia de coronavirus

Beatriz Pérez

Cola para entrar en el CAP Sant Martí de Provençals, en Barcelona, el pasado 17 de septiembre.

Cola para entrar en el CAP Sant Martí de Provençals, en Barcelona, el pasado 17 de septiembre. / FERRAN NADEU

Aún no hay fecha oficial, pero la campaña de la gripe de este año arrancará en torno al día 15 de octubre, previsiblemente la semana del 15 al 19. Sin embargo, la de este año será atípica porque tendrá lugar en medio de la pandemia de covid-19 y estará marcada por la incertidumbre que hay en torno al comportamiento del coronavirus. Por eso la vacunación de la gripe este año tendrá lugar, por primera vez, fuera de los centros de atención primaria (CAP), en equipamientos municipales como 'casals d'avis' (cerrados todos ellos con motivo de la epidemia) o centros cívicos. El objetivo, aseguran fuentes de la Conselleria de Salut, es "separar bien los dos circuitos" (esto es, el covid del no covid) y "buscar espacios alternativos".

Campaña de la vacuna contra la gripe 2020. / VÍDEO: EFE

Los CAP están realizando, en esta segunda oleada de la pandemia, una intensa labor de rastreo del virus. Muchos tienen problemas de espacio y el objetivo es evitar acumulaciones de gente. En Barcelona, por ejemplo, el ayuntamiento está trabajando con el Consorci Sanitari de Barcelona (que pertenece a la Generalitat en un 60% y al ayuntamiento en un 40%) para "abordar las necesidades de los distintos CAP" y ver qué "equipamientos municipales" les pueden ofrecer.

"Este año hay limitaciones de espacio. Estamos empezando a trabajar [la campaña de la gripe] y nos reuniremos la próxima semana para ver qué equipamientos se ofrecen", señala la regidora de Salut del consistorio, Gemma Tarafa. Barcelona aún no tiene una lista preparada de cuáles son los equipamientos que cederá a los CAP. "Estamos mirando distrito a distrito. También estamos viendo cómo llegar a los rincones a los que habitualmente no llegamos", añade Tarafa.

Barcelona aún no tiene una lista de los equipamientos que cederá: el ayuntamiento está estudiando cada distrito

Sin embargo, algunos centros de salud de otros municipios ya tienen la organización de la campaña de la gripe más avanzada. Por ejemplo, el CAP Sant Andreu de la Barca. "A nosotros nos han cedido un 'casal' que nos ha dado el ayuntamiento y que acondicionaremos en base a la normativa de ventilación e higiene, con las entradas y salidas bien marcadas. Lo gordo de la vacunación lo haremos allí", explica Laura Marín, enfermera de este centro de salud.

Marín recuerda que la vacuna de la gripe va dirigida a la "población vulnerable" (mayores de 65 años, personal sanitario con cualquier otra persona con condiciones de riesgo) y que, dado que los CAP son hoy por hoy "zonas rojas", la finalidad es "que la gente vaya lo menos posible". "Por eso, entre otras cosas, la primaria está haciendo tantos cribados telefónicos, para que no haya acumulaciones de gente", añade.

Primero los sanitarios y mayores

Como cada año, las primeras dosis que lleguen de la vacuna serán para vacunar a los sanitarios y a los ancianos de los centros residenciales, a donde la enfermería (también, como cada año) se desplazará. El siguiente cupo irá dirigido a la atención domiciliaria, esto es, a aquellas personas que no pueden salir de casa. "La novedad de este año será la incorporación de los 'casals'. Allí irán los mayores de 65 a ponerse la vacuna, u otras personas con patologías previas. Quienes vayan a recibir la dosis tendrán la garantía no solo de la vacunación, sino también de las normas higiénicas adecuadas, del mantenimiento de la distancia de seguridad y de la buena higiene de manos", cuenta esta enfermera.

Una de las finalidades de la campaña de la gripe de este año es, además, llegar al máximo de gente posible para evitar que la población enferme y llegue el tan temido colapso del sistema sanitario. Existe, entre las autoridades sanitarias, preocupación sobre cómo afectaría a la sanidad la presión de dos epidemias.

Los sanitarios verán cómo se sobrecargará, aún más, su jornada laboral. En Catalunya faltan entre 18.000 y 23.000 enfermeras

"Buscamos un abordaje no solo individual, sino también comunitario, para que las máximas personas se vacunen y así no colapsar el sistema sanitario", cuenta la enfermera Alba Brugués, presidenta de la Associació d'Infermeria Familiar i Comunitària (AIFiCC). Brugués explica que también se está hablando de instalar carpas para realizar la vacunación, aunque el personal de enfermería (el encargado de dispensar las vacunas) prefiere "edificios".

Este otoño, los sanitarios verán también cómo se sobrecargará, todavía más, su jornada laboral. El plan de fortalecimiento de la atención primaria que Salut anunció para este otoño y hasta el 2022 contempla la contratación de 220 enfermeras más. Pero, según cálculos del sindicato Infermeres de Catalunya, la comunidad necesita entre 18.000 y 23.000 contando los CAP y los hospitales. "Nos ajustaremos a los 'tempos' que marquen las circunstancias. A veces haremos doble jornada. Será una sobrecarga grande, pero no hay enfermeras, aunque sí fórmulas", se resigna Brugués. Salut prevé que este año los virus de invierno aumenten en un 25% la actividad de los CAP.