28 sep 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

El covid-19 cambia la atención médica: las visitas virtuales suben un 70%

El CatSalut impulsa las videoconsultas entre médico y paciente, lo cual permite "afinar" los diagnósticos

El nuevo modelo ha llegado para quedarse, teniendo en cuenta que la población convivirá tiempo con el virus

Beatriz Pérez

Una de las videoconsultas entre médico y una paciente, Marta Espinal, impulsadas por el CatSalut.

Una de las videoconsultas entre médico y una paciente, Marta Espinal, impulsadas por el CatSalut. / CATSALUT

La pandemia de coronavirus ha cambiado, de manera radical, el modelo de atención al paciente. Los centros se están adaptando para atender más telemáticamente. En Catalunya, aproximadamente el 70% de las visitas que antes se hacían de manera presencial se están realizando virtualmente durante esta crisis. Acudir al centro de salud o al hospital, algo que no siempre es necesario, supone en estos momentos un riesgo de contagio. Y, teniendo en cuenta que el virus seguirá entre nosotros durante un tiempo todavía incierto, es muy posible que este nuevo modelo haya llegado para quedarse.

El Servei Català de la Salut (CatSalut) acaba de implantar una nueva herramienta de videoconsulta en todos los centros de atención primaria (CAP) del territorio, lo que permite a médico y paciente hablar. Y, lo que es más importante, verse en directo. Se trata de un sistema muy similar al Skype, pues funciona mediante 'webcams'. Se verán beneficiadas, principalmente, aquellas personas con problemas crónicos que necesitan un seguimiento médico pero que, no obstante, deben evitar los desplazamientos.

Las cifras reflejan el gran cambio de modelo: si antes de esta crisis sanitaria, los CAP atendían diariamente unas 135.000 visitas presenciales, 14.500 telefónicas y unas mil e-consultas diarias, ahora, en tiempos de covid-19, las visitas presenciales son unas 18.000 diarias; las telefónicas, unas 86.000 y las e-consultas, unas 17.000. Estas novedosas videoconsultas comenzaron como prueba piloto hace una semana: desde entonces se han realizado ya unas 1.300. Solo esta mañana, se han producido un total de 395. De momento, no todos los CAP tienen 'webcams'. Entre esta semana y la siguiente, este sistema se acabará de desplegar en todos los centros de salud catalanes.

"Hace cuatro años que teníamos implantado un modelo de atención no presencial mediante consultas telefónicas y herramientas como la e-consulta y La Meva Salut", explica Óscar Solans, médico de cabecera y responsable de la estrategia TIC del CatSalut. "Ahora, con las videoconsultas, hemos dado un paso más, pero todo sigue integrado en misma la estación de trabajo del profesional", añade.

Afinar en los diagnósticos

Este sistema permite a los sanitarios ver a los pacientes confinados o que viven lejos, así como "afinar" un poco más en los diagnósticos. "En los CAP priorizamos la atención a pacientes con patologías respiratorias o crónicas. A los crónicos los seguimos de forma virtual, con videoconsulta y e-consultas", cuenta Solans. El médico selecciona, a través de su agenda, a aquellos pacientes a los que necesita ver a través del ordenador.

Filippo Cecchini, de 44 años y vecino de Barcelona, es uno de los pacientes que ya han estrenado estas videoconsultas. "Hubo un problema con mi mano porque tenía una vena hinchada. Hace un mes contacté con mi médico, pero no pude ir al CAP por el covid-19", relata. Para él, era difícil explicarle al doctor qué le ocurría: el especialista necesitaba verlo. No era bastante solo con la explicación.

"La videoconsulta me ha dado muchísima tranquilidad. Necesitaba que el médico me viera: no sabía si podía ser una trombosis"

Filippo Cecchini

Paciente con flebitis

"Pocas semanas después seguía teniendo dolor, no se iba. No sabía qué hacer. Probé a contactar con el médico, pero seguía sin tener la capacidad de entender el problema", añade. A los pocos días, el mismo lo llamó para explicarle que se estaba probando la posibilidad de realizar una videoconferencia.

"Me envió un 'link'. Fue muy simple, me llevó poco tiempo", cuenta Cecchini. A través de la 'webcam' el doctor pudo ver su mano. Y entonces llegó el diagnóstico: "Tengo una flebitis [una inflamación de las venas] en la mano izquierda. Duele un poco, no es grave, pero tengo que seguir el tratamiento". Cecchini califica de "muy buena" la videoconsulta y dice ser consciente de que "ir al CAP en estos momentos no es la mejor opción".

Asegura, además, que esta nueva herramienta le ha dado "mucha tranquilidad", después de estar semanas "sin saber qué hacer". "Estuve preocupado, no sabía si podía ser una trombosis. Esto me ha tranquilizado muchísimo", concluye.

¿Cómo funcionan las videoconsultas?

Se necesita solo un teléfono móvil con correo electrónico o un ordenador con acceso a Internet que tengan un navegador Chrome, Firefox o Motzila.

El sanitario enviará un correo electrónico con un enlace al paciente, notificando día y hora de la videoconsulta. Para acceder, hay que clicar directamente en el enlace unos minutos antes de la hora propuesta mediante un dispositivo con cámara, altavoz y micrófono.

El paciente deberá autentificarse con el CIP de su tarjeta sanitaria y con un PIN que recibirá por mensaje de texto. Una vez hecho todo esto, ya podrá iniciar una videoconsulta con su médico y/o enfermera.