19 sep 2020

Ir a contenido

La piel de la cabeza

Cómo prevenir patologías en el cuero cabelludo

Picor, rojez o excesiva grasa de la piel de la cabeza pueden alertar de patologías o ciertas alopecias

Carme Escales

El dermatólogo Víctor Cabezas revisa el cuero cabelludo a una paciente, en el Hospital del Vall d’Hebrón.

El dermatólogo Víctor Cabezas revisa el cuero cabelludo a una paciente, en el Hospital del Vall d’Hebrón. / JOAN CORTADELLAS

Aunque la mayoría de personas la llevemos cubierta de cabello, que es el protector natural frente a los rayos solares, picores excesivos en la cabeza pueden ser origen o causa de alguna patología en el cuero cabelludo.

Si el picor persiste, "se debe hacer una buena historia clínica y exploración dermatológica para orientar las posibles causas y dirigir el tratamiento", declara el doctor Víctor Cabezas, del Servicio de Dermatología i Venereología del Hospital del Vall d'Hebron. "El picor puede ser síntoma de una infección por hongos, infestación por piojos, una dermatitis de contacto [tintes, champús...], psoriasis, o incluso del inicio de ciertas alopecias, entre otras causas", añade.

La dermatitis seborreica –descamación típica de cabellos grasos-, por ejemplo, la sufren entre el 1% y el 3% de adultos. El calor, pero también factores emocionales como la ansiedad o el estrés, pueden causar el aumento de la producción de grasa por parte de las glándulas sebáceas. Estas se encuentran principalmente en el cuero cabelludo, en la cara, el tórax y en la parte alta de la espalda. "En el caso de cabellos grasos, conviene lavarlos a diario. Si la causa del picor es la irritación o alergia puntual por el contacto con algún componente químico, de tintes o champús, se debe evitar el producto, descubrir el componente que causa la alergia y buscar un sustituto", precisa el especialista.

En pieles más secas, productos como el cloro de las piscinas pueden contribuir a empeorar la sequedad y producir picores temporales que, si persisten, es recomendable consultar al médico para descartar enfermedades de la piel. Además, el "rascado frecuente del cuero cabelludo puede originar heridas que son puerta de entrada de posibles microorganismos, y producir sobreinfecciones", puntualiza el doctor Cabezas

Gorra y crema solar

Los pacientes con alopecia deben extremar las medidas de protección solar. "En nuestra población –informa el experto-, donde la incidencia de cáncer de piel ha aumentado en los últimos años, se calcula que cada año, por cada 100.000 personas se detectarán unos 110 carcinomas basocelulares, unos 40 carcinomas epidermoides cutáneos y aproximadamente 10 melanomas. Y, entre los dos primeros, más del 60% se producirán en la región de cabeza y cuello, bajando este porcentaje al 20% en el caso de los melanomas".

"En la consulta, observamos con lupas y luz polarizada cabellos y piel y, en caso de duda, podríamos hacer una biopsia para analizar cualquier lesión sospechosa de malignidad", dice el dermatólogo. Extremar la protección de los rayos ultravioleta, cuando ya no se cuenta con la protección del cabello, o si es escaso, usando gorra y aplicándose crema solar, es la principal recomendación, más en verano, pero también durante todo el año. "La piel de la cabeza debe estar tan protegida como la de la cara, con crema de 50+, especialmente en personas con piel clara", indica el doctor.

Temas +Salud