Ir a contenido

EN GIRONA

Muere otro prematuro por la bacteria 'klebsiella' en el Hospital Doctor Trueta

Salut desvincula este fallecimiento de los dos anteriores en Vall d'Hebron al tratarse de una cepa "diferente"

Este germen está en la flora intestinal de las personas, pero puede ser mortal en casos de extrema fragilidad

Beatriz Pérez

Hospital Josep Trueta de Girona.

Hospital Josep Trueta de Girona. / MARINA LÓPEZ (ACN)

Un bebé prematuro extremo nacido a las 24 semanas de gestación (unos 600 gramos de peso) que estaba ingresado en la unidad de neonatología del Hospital Doctor Josep Trueta de Girona falleció el pasado domingo afectado por la bacteria 'klebsiella pneumoniae'. Se trata del mismo tipo de microorganismo que causó la muerte de dos bebés en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona en abril. Sin embargo, los casos no están vinculados entre sí, ya que la cepa de la bacteria del centro gerundense es diferente a la del centro barcelonés.

Según la Agència de Salut Pública de Catalunya (Aspcat), en el Doctor Trueta ha habido en los últimos días un brote de 'klebsiella' que ha afectado a nueve bebés: siete están 'colonizados' por la bacteria pero "no enfermos"; un octavo tiene una infección aunque está "fuera de peligro" y el último caso es el de la muerte que tuvo lugar el domingo. No obstante, las autoridades sanitarias catalanas han lanzado este martes un mensaje de tranquilidad: "No está pasando nada infrecuente", ha asegurado el secretario de la Aspcat, Joan Guix. Entre el 2015 y el 2018, Catalunya ha vivido ocho brotes de 'klebsiella' que han afectado a 94 bebés y han producido un total de siete muertes.

Entre el 2015 y el 2018, Catalunya ha tenido ocho brotes de 'klebsiella' que causaron siete muertes

Tras la detección del brote, la Unidad de Neonatología del Hospital Doctor Trueta asegura que ha extremado las medidas de control y prevención encaminadas a reducir el riesgo de contagio, a detectar precozmente a los portadores de 'klebsiella', a identificar posibles focos del brote y a realizar el seguimiento con profesionales de diferentes ámbitos sanitarios junto a la dirección del centro.

Con respecto a Vall d'Hebron, fuentes del centro han explicado a este diario que los ocho bebés que la semana pasada fueron aislados porque también tenían esta bacteria continúan su aislamiento, sin presentar ninguno de los síntomas de la infección. La investigación sobre las dos muertes en el centro hecha pública la semana pasada concluyó que la bacteria multirresistente que agravó el estado de salud de los neonatos se propagó por transmisión cruzada (desde el paciente al personal y a otros pacientes). Esta es la principal vía de transmisión de gérmenes habitualmente atribuida a una contaminación accidental.

En la flora intestinal

La bacteria 'klebsiella' está presente en la flora intestinal de las personas, aunque se encuentra en cualquier lugar del medioambiente y también en el intestino de muchos seres vivos. Entre los factores de riesgo para contraerla figura la prematuridad. "Hasta hace cuatro o cinco años, los prematuros de menos de un kilo de peso [los llamados prematuros graves], eran niños 'inviables'. Ahora se ha aumentado en un 70% la supervivencia de los estos bebés. Pese a todo, siguen teniendo un sistema inmunológico muy bajo, son extremadamente frágiles", ha explicado Guix.

Según el responsable de la Aspcat, que hayan "coincidido" los casos de Vall d'Hebron y ahora el Doctor Trueta no es nada "extraordinario", ya que hay "muchos tipos de 'klebsiella'" y las de ambos hospitales responden a cepas "completamente diferentes". "No tienen ninguna relación entre sí", ha insistido Guix, quien ha destacado que los prematuros son un "terreno extremadamente frágil" para las bacterias. "Entre un 16% y un 17% de los prematuros graves se infectan de alguna bacteria, no solo de 'klebsiella'". Por tanto, son pequeños que fallecen por un cúmulo de factores, no solo por culpa de la infección.

El contagio de esta bacteria se produce, también, en espacios que están limpios; nada es 100 por 100 eficaz

Guix también ha señalado que el contagio de esta bacteria se produce también en espacios "limpios", ya que ello no implica que estén "estériles". "Tú no puedes esterilizar una habitación ni las manos de las personas. Sí puedes esterilizar los instrumentos o la ropa, pero lo demás puedes simplemente limpiarlo y desinfectarlo".

Una bacteria "frecuente"

El doctor Joaquín López-Contreras, director del Progama de Control de Infección Nosocomial y Política Antibiótica del Hospital de Sant Pau de Barcelona, recuerda a EL PERIÓDICO que los niños de "muy bajo peso" tienen una "mortalidad altísima". "Cualquier cosa los puede matar. Muchos mueren con la bacteria, y no por la bacteria". La 'klebsiella', recuerda, produce infecciones en el organismo con "relativa frecuencia": la típica cistitis (infección de orina) está causada por la 'klebsiella'. "No es más grave que otro tipo de bacterias, pero si la coge un niño de 400 gramos puede ser catastrófico", asegura este epidemiólogo.

El mismo especialista recuerda que la 'klebsiella' es una bacteria que puede estar en "cualquier lado" y por eso los médicos deben estar "continuamente" limpiando y lavándose las manos. "Los neonatólogos son los que más cumplen los protocolos y, aun así, hay infecciones. Nada ni nadie es 100% eficaz y estos niños son muy frágiles, pues tienen todavía un sistema inmunitario por desarrollar". López-Contreras recalca así que lo vivido en Vall d'Hebron y el Doctor Trueta no es una "alarma sanitaria", sino que se trata de un "problema" con el que los hospitales trabajan.

Carcedo destaca los avances en neonatología

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha destacado este martes los avances "importantísimos" en España en el campo de la neonatología y ha señalado que los bebés prematuros "son extremadamente frágiles. Bacterias que en otras personas no producen efectos o enfermedades graves en estos niños pueden ser mortales".

Carcedo ha hecho estas declaraciones preguntada por la muerte del tercer prematuro en Catalunya, antes de visitar las unidades de atención temprana y las nuevas habitaciones individuales de maternidad que se están implantando en el Hospital Infantil de Zaragoza.

La ministra ha descartado hacer "ninguna valoración médica ni técnica sobre el asunto" por desconocer datos sobre el caso hecho público este martes, pero ha destacado los esfuerzos de los profesionales y los servicios de neonatología, que están "sacando adelante prematuros que hasta hace poco tiempo sería impensable que sobrevivieran, con hasta 24 o 25 semanas de gestación".

En este sentido ha aprovechado para felicitar al conjunto de los profesionales por lograr "sacar adelante una prematuridad tan límite".