Ir a contenido

El 20% de los catalanes todavía no acceden al test de detección del cáncer de colon

Salut se comprometió en el 2015 a alcanzar una cobertura poblacional del 100% en enero del 2017

ÀNGELS GALLARDO / BARCELONA

Utensilios que distribuyen las farmacias catalanas para realizar el test de detección del cáncer de colon. 

Utensilios que distribuyen las farmacias catalanas para realizar el test de detección del cáncer de colon.  / ELISENDA PONS

Las cifras que reflejan la extensión del cáncer de colon en Catalunya, y en el resto de España, no dejan de aumentar y ya suponen el 15% del total de tumores malignos diagnosticados. Detectarlo en sus inicios, o captar las lesiones del tubo digestivo que pueden degenerar en malignidad son los únicos recursos de que disponen los oncólogos y los servicios sanitarios para afrontar el avance de la forma de cáncer más habitual entre hombres y mujeres si se suman los datos de ambos. En Catalunya, este tumor se diagnostica a unas 5.000 personas cada año, y causa la muerte a unas 2.100. El método de prevención más eficaz, incruento y barato que existe para frenar el cáncer de colon es el test de captación de sangre en heces, un recurso que, en Catalunya, se ha extendido hasta ahora de forma deficiente.

La Generalitat se comprometió en el 2013 en el Consejo Interterritorial de Salud (que agrupa a todas las comuniaddes españolas) a extender la prueba, cuyo coste es de 2 euros por persona, al 100% de la población indicada: hombres y mujeres de 50 a 69 años. Esta promesa sigue incumplida. El pasado febrero, informa la Conselleria de Salut, la difusión del test alcanzó al 79% de los seleccionados, con desigual reparto territorial. En el 2015, cuando el test llegaba al 25% de la población considerada de máximo riesgo, el anterior responsable de Salut, Boi Ruiz, prometió que en enero del 2017 se habría alcanzado la cobertura total del método de prevención oncológica. Hace apenas seis meses, el recurso se ofrecía al 38% de los candidatos al mismo. 

SOLO CUATRO COMUNIDADES CUMPLEN

En el resto de España, este recurso preventivo sigue siendo significativamente desigual y escaso. Solo cuatro comunidades autónomas -País Vasco, La Rioja, Navarra y la Comunidad Valenciana- lo ofrecen al 100% de la población indicada. “En el resto de España, muy pocas comunidades llegan al 50% de la cobertura poblacional prevista”, asegura la doctora Marta Blanco, miembro de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), uno de los organismos más activos en la difusión de la importancia de participar en la prevención de estos tumores.

“Un 6% de los tests dan positivo, es decir, captan trazas sanguíneas en las heces analizadas, y esto significa que existe un pólipo, un adenoma o una lesión cancerígena ya desarrollada que está produciendo alguna rozadura intestinal -afirma Blanco-. Esas personas pueden eliminar gracias a esta prueba la progresión de un tumor maligno y, en muchos casos, salvarán la vida”. Cuando el test de heces da positivo, lo indicado es citar a esa persona para que acceda a una colonoscopia, una endoscopia de colon en la que, si existen pólipos, serán eliminados en la misma intervención. El tejido extraído se analiza y cuando existen células malignas -un 80% de los pólipos intestinales no son malignos, aunque todos deben ser extirpados- el paciente entra en un protocolo oncológico que, sin duda, será mucho menos agresivo e intenso que si el cáncer se hubiera diagnosticado en estadios más avanzados. Cuando un cáncer de colon emite signos externos, su extensión suele ser importante y mucho más difícil de frenar o eliminar.

“Algunas comunidades no extienden el test de detección de sangre en heces porque así evitan el coste del incremento en la cifra de colonoscopias que habrán de asumir -asegura Blanco-. Es un inmenso error. Una colonoscopia cuesta 250 euros y el tratamiento de un enfermo de cáncer en cualquier hospital español tiene un coste superior a los 27.000 euros el primer año. Es una cuestión de voluntad política. Con el cáncer no sirve el argumento de la crisis económica”.

El cribado poblacional del cáncer de colon se inició en Catalunya en el 2004, pero, a diferencia del único control oncológico equivalente que existe -la prevención del cáncer de mama-, nunca ha recibido el impulso y la financiación adecuados, coinciden los oncólogos. Incluso se llegó a dudar de su eficacia. “Cuando te detectan sangre en las heces, llega la colonoscopia y te dicen que tienes un cáncer que hay que operar, como me ocurrió a mí en el Hospital del Mar, de Barcelona, no tienes ninguna duda de que el test de las heces es supereficaz”, afirma Ramon C., de 53 años. Su tumor, explica, era tan incipiente que, una vez le fue eliminado el tramo intestinal en que se alojaba, no ha precisado ni quimioterapia ni radioterapia. “Me controlan periódicamente, y punto”, dice Ramon.

UN TUBITO EN LA FARMACIA

El test de sangre en heces se realiza en Catalunya a través de las farmacias. El Sevei Català de la Salut (CatSalut) envía una carta al domicilio de los ciudadanos seleccionados por su edad, indicándoles la farmacia en la que pueden recoger el material para hacerse la prueba. Se trata de un tubito con un diminuto soporte interior, relleno de líquido conservante. Unas sencillas instrucciones son suficientes para recoger la muestra que, al día siguiente, se devuelve a la farmacia, que la deriva al CatSalut. Si no hay ningún problema, ahí acaba la intervención del ciudadano. En caso contrario, se le cita en su hospital de referencia.

El cáncer de colon es diagnosticado cada año a unas 41.000 personas en toda España. Es el más estrechamente vinculado al estilo de vida y la alimentación. Las dietas excesivamente grasas y con pocos vegetales están desaconsejadas por esta razón.