29 sep 2020

Ir a contenido

ORDENANZAS FISCALES 2019

Rubí aprueba de manera inicial las ordenanzas fiscales para 2019, que prevén una rebaja del IBI del 2%

La oposición ha reprochado al equipo de gobierno la falta de información y de tiempo para valorar correctamente la propuesta

La ordenanza cuenta con el apoyo de C's y los concejales no adscritos; VR ha votado en contra y el resto de grupos se ha abstenido

Sesión extraordinaria celebrada el pasado jueves en la sala de plenos del Ayuntamiento de Rubí

Sesión extraordinaria celebrada el pasado jueves en la sala de plenos del Ayuntamiento de Rubí / Ayto. Rubí

El Pleno del Ayuntamiento de Rubí ha aprobado de manera provisional la propuesta de ordenanzas fiscales y los precios públicos para el ejercicio 2019, que incluye una reducción del Impuesto de bienes inmuebles (IBI) del 2%, la congelación del resto de tasas y precios públicos y el mantenimiento de las bonificaciones existentes.

La propuesta del equipo de gobierno –PSC y el concejal no adscrito Sergi García- ha contado con el apoyo de C’s y los concejales no adscritos José Manuel Mateo, María Dolores Martín, Jonatan Cobo y Noelia Borque, mientras que ERC, Alternativa d'Unitat Popular (AUP) e ICV se han abstenido y Veïns per Rubí (VR) ha votado en contra.

La propuesta incluye una rebaja del IBI del 2% que situaría el tipo impositivo general en el 0,684% para los bienes urbanos y rústicos, siendo ésta la segunda reducción consecutiva del impuesto y colocando la cifra en “la más reducida de los últimos 29 años”, según declaró en el Pleno el concejal del Área de Servicios Centrales, Moisés Rodríguez.

Esta aprobación provisional supone además el mantenimiento de los precios y tasas municipales de este año para el próximo ejercicio e introduce un incremente de la bonificación del 75% al 95% en el impuesto de construcción si se incorporan sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de energía solar, cuya normativa ya no afectará sólo a las viviendas de más de 10 años.

Una reducción "insuficiente"

La propuesta no ha convencido a Veïns por Rubí, que ha votado en contra de esta nueva ordenanza que considera "continuista" y que incluye una reducción reducción “insuficiente” si se tienen en cuenta "las liquidaciones presupuestarias con superávits de más de 10 millones de euros que se llevan produciendo desde el año 2012".

Su portavoz, Antoni García, explicó en el Pleno del pasado jueves que esta reducción situaría a Rubí “un 13,5% por encima de la media de los municipios de la comarca” en cuanto al valor del IBI, algo que evidencia que Rubí es “un municipio caro, con una presión fiscal elevada respecto a su entorno”.

Algo que, según el portavoz municipal, no se refleja en "la calidad de los servicios, ni en el mantenimiento del espacio público, ni en limpieza, ni en equipamientos, ni en inversiones ordinarias planificadas adecuadamente”. En relación a la afirmación de Rodríguez, el portavoz de VR aseguraba que, aunque es cierto que el impuesto se sitúa en el nivel más bajo de las últimas dos décadas, no lo es si se tiene en cuenta la evolución de la renta per cápita.

García defendió además algunas de las medidas planteadas por la formación relativas a las ordenanzas municipales, como la subida de la cuota de basuras a las viviendas sin residentes, en aras de luchar contra los pisos vacíos, o el establecimiento de "bonificaciones ambiciosas" a quienes utilicen parcelas o naves industriales de la ciudad actualmente en desuso y que generen así más puestos de trabajo en el municipio.

Falta de tiempo e información

Por su parte, la concejala de ICV, Annia García, defendió la abstención de su grupo asegurando que “nunca habíamos tenido tan poco tiempo para acceder a la información básica” relativa a “un tema tan importante como son las ordenanzas fiscales”, motivo por el cual se han visto obligados a votar “a ciegas” y a no poder hacer un voto “responsable y razonable”.

Además, la formación criticó también la falta de propuestas en materia fiscal relativas a la vivienda y a otras cuestiones como los equipamientos deportivos o la publicidad incluida en la radio municipal.

Algo que apoyaron desde la AUP, cuyo portavoz, Jordi Muntan, también resaltó la falta de información sobre los presupuestos para poder valorar adecuadamente las ordenanzas fiscales y criticó la poca relación entre la modificación de dicha ordenanza y la calidad de los servicios públicos de la ciudad.

El portavoz de ERC, Xavier Corbera, justificó la abstención de su grupo asegurando que, aunque no rechazan la reabaja del IBI por parte del gobierno, este tiene el “defecto” de que “está desvinculado a la capacidad económica” de las familias, por lo que una bajada universal no les favorece si no se redistribuye la renda bajo la premisa de que “quien más tiene, más paga”.

En esta línea, el concejal aseguró que “es un buen titular decir que se bajan impuestos”, pero que su formación preferiría dar “un titular que diga que hay una mejora sustanciar de los servicios”. El partido reiteraba además a través de Twitter que “la negociación ha sido nula”, del mismo modo en que lo ha sido “la voluntad de entendimiento por parte del Gobierno con la oposición”.

A espera de los presupuestos

C’s, que sí ha aprobado las nuevas ordenanzas fiscales propuestas por el PSC, aseguraba hacerlo desde un punto de vista de “oposición constructiva” debido a que éstas no representaban un incremento de la presión fiscal ni sobre la ciudadanía ni sobre las empresas, aunque su portavoz, José Abadías, aseguraba que seguirían trabajando para mejorarlas.

La oposición reprochó de manera generalizada al equipo de gobierno que la propuesta de ordenanzas fiscales no fuera acompañada del presupuesto municipal para el ejercicio de 2019, algo que, como apuntaron, les impedía valorarla de manera adecuada, ante lo que el concejal Moisés Rodríguez alegó que el presupuesto se daría a conocer en los próximos días. 

Más noticias de Rubí en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA