Fenómeno en aumento

Tras el temporal Ciarán: ¿por qué unas playas ganan arena y otras desaparecen?

Ciarán reabre el debate sobre el futuro de las playas ante la crisis climática

Barcelona lleva ya ocho años pidiendo sin éxito arena para sus playas

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El caso de Badalona es el ejemplo perfecto. Las playas del norte de la ciudad, tras la última borrasca, han aumentado. En cambio, las del sur, más cercanas al puerto, han retrocedido. ¿Por qué, con el fuerte oleaje, unas pierden arena y otras reciben grandes cantidades? ¿Cómo se puede saber qué tramos del frente marítimo tienen más riesgo de sufrir las consecuencias de un temporal? Las respuestas, como es habitual, son múltiples. El experto del Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC), Jorge Guillén, las pormenoriza.

¿Sufren las playas más erosión?

"Las playas, hoy, son más sensibles que 25 años atrás", afirma Guillén. ¿Por qué? "Básicamente porque disponen de menos arena. Cada vez han ido perdiendo más playa y el temporal que antes erosionaba un poco la costa ahora es más grave", explica. Detalla también que, con 50 metros de playa, las olas no tienen el mismo impacto que si solo hay 10 metros de zona arenosa y, por tanto, menos protección.

¿Demasiado cemento?

"Hay poca playa y muy antropizada. Un 25% de las playas están ocupadas por cemento (paseos marítimos y otras estructuras). Esto equivale a menos protección", advierte el científico. Asegura que, cuando esto ocurre, estas playas urbanas no tienen capacidad de adaptación y el sistema natural de movimientos de arena no funciona porque no hay suficiente arena, lo que también complica la recuperación tras un temporal.

¿Las rieras ya no desembocan en el mar?

Las playas se forman, en parte, gracias a los sedimentos que recibe el mar procedentes de ríos y rieras. "El problema es que la arena ya no llega como antes, porque muchos de estos caudales de agua ya no tienen una salida directa y natural al mar", avisa Guillén.

¿Qué impacto tienen los puertos?

Los puertos y los espigones perpendiculares a la costa tienen sus efectos: "Muchas veces, en la parte de playa que está justo al norte del puerto se acumula arena. Y en la otra parte no. O sea, que estas infraestructuras modifican los movimientos de la arena. Los espigones perpendiculares cambian claramente la distribución".

¿Es útil construir dunas?

Una playa sin intervención humana no tiene nada que ver con lo que a menudo entendemos por la palabra 'playa'. "Cuando en el litoral hay un sistema dunar naturalizado y potente, el efecto de los temporales es menor, porque las dunas suavizan las olas. La dificultad es que esto no se puede conseguir en todas partes de forma rápida y asequible", concreta Guillén. Este tipo de medidas, a medio plazo, son más útiles que extraer arena del fondo marino para salvar las playas, considera el experto, aunque admite que es poco realista aplicarlo en toda la línea costera.

Lo que tiene claro el investigador es que las imágenes de afectaciones por temporales se irán repitiendo cada vez de forma más habitual. "El primer temporal de otoño suele tener más consecuencias que los siguientes, siempre y cuando no tengan la potencia de lo que fue el Gloria, por ejemplo", zanja.