Ir a contenido

    CRÓNICA

    The Walkmen, triunfo merecido

    La banda neoyorquina sedujo con su pasión rock en Arc de Triomf

    JUAN MANUEL FREIRE
    BARCELONA

    The Walkmen tienen melodías por las que matarían The Strokes y visten tan elegantemente como The National, pero esta banda de rock romántico todavía está por alcanzar la popularidad merecida. Con cada nuevo disco, sus admiradores y la crítica se pregunta: ¿el triunfo llegará ahora?

    Y nunca acaba de llegar del todo. ¿Llegará con el nuevo Heaven (2012)? No lo sabemos, pero lo que está claro es que Hamilton Leithauser y sus socios hicieron ayer, en el Arc de Triomf, en los conciertos gratuitos de inauguración del Primavera Sound, un puñado de nuevos fans. El núcleo duro de seguidores se concentraba en unas pocas filas en el centro; era fácil reconocerles por cómo celebraban cada pequeño clásico con solo que sonaran dos compases. Pero lo bueno es que, al acabar, todo el público aplaudía rabiosamente por igual.

    No era para menos: del arranque con la pieza titular del nuevo disco al final con The love you love, The Walkmen no cesó de dar seductoras embestidas eléctricas a caballo entre el rock'n'roll primigenio y la fogosidad alternativa. Pura, vibrante emoción. La nueva Heartbreaker sonó como lo que es, un clásico instantáneo, mientras que The rat dejó bocas abiertas con sus cambios de intensidad y apasionamiento vocal («¿No puedes oírme cuando grito tu nombre?»). Era imposible apartar la mirada de Leithauser, un cantante alérgico a la dejadez y con movimientos y poses que eran puro carisma.

    Hoy, en alguna de las pocas tiendas de discos que quedan en Barcelona, alguien ha comprado algo de The Walkmen. No cabe ninguna duda.

    0 Comentarios
    cargando