Foo Fighters

Cuando el 13 de diciembre de 2011 Foo Fighters tocaron en Nueva Zelanda, su concierto fue grabado en el sismógrafo GeoNet durante una duración de dos horas y media. No es la primera vez, además, que los de Dave Grohl han tocado a volúmenes extremos, pues su actuación en Tenants Vital 2012 en Irlanda del Norte provocó quejas de ruido a 15 millas a la redonda.

 

Merzbow

El japonés Masami Akita es un terrorista sonoro con todas las de la ley. Aquí lo hemos podido ver en sitios como Sónar y la descarga eléctrica de sus conciertos ha sido de tomo y lomo. Su sonido se caracteriza por usar distorsión, feedback, y ruido hecho a partir de sintetizadores y demás maquinaria. Aunque su música es intensamente dura, a veces hace sus incursiones al ambient y utiliza la voz, aunque no en un sentido lírico. 

 

Mogwai

Es una de las bandas de post-rock con pátina indie que más ruido generan en sus conciertos, aunque lo cierto es que en el pasado lo hacían más que últimamente. De hecho, se ganaron la reputación de ser la banda más ruidosa del mundo, un dato que es discutible, pero que sin duda deja claro qué tipos de conciertos se presencia al ver a los escoceses. Su arsenal de guitarras está ajustado para causar el mayor impacto al aparato auditivo aunque Stuart Braithwaite asegure que en los últimos años es algo en lo que se han concentrado menos. 

 

Motörhead

Ya lo pone en una de sus camisetas más famosas: “todo suena más alto que los demás”. Con esa desafiante afirmación está todo dicho. Sus conciertos se han ganado una buena fama de ser ruidosos, especialmente el legendario bajo de Lemmy, que tiende a ahogar al resto de elementos sonoros. En 1986 en un artículo de Spin se les bautizó como la banda más ruidosa de la Tierra, pues causaron desperfectos en el Variety Theater de Cleveland donde llegaron a 130 decibelios, superando así el récord de The Who.

 

Manowar

Manowar es una de las candidatas al título de grupo más ruidoso del mundo, citando un registro de 129.5 decibelios en 1994. Con todo, el Libro de Los Records Guinness se lo otorga por una actuación de 1984. La publicación no contempla ese nuevo record porque ya no incluye dicha categoría para no animar a que la gente se dañe los oídos. Durante el Magic Circle Fest de 2008, la banda de heavy metal consiguió en la prueba de sonido 139 decibelios de nivel de presión sonora. 

 

My Bloody Valentine

En los círculos indies a My Bloody Valentine siempre se les ha considerado una de las bandas más ruidosas del mundo. Razón no les falta. Las actuaciones de los norirlandeses se han ganado la fama de ser unos auténticos destrozatímpanos, especialmente en la Sección Holocausto de noise de You Made Me Realise. Aún nos pitan los oídos diez años después de su concierto en el Auditori del Primavera Sound. 

 

Sunn O)))

La banda de Seattle es una de las más excéntricas con las que te puedes topar en el universo musical. Su música está basada en buena medida en el oscurantismo, por ello en sus conciertos van vestidos con túnicas y un humo blanco inunda todo el escenario. No son sus actuaciones para todos los públicos, pues experimentan con los graves y las frecuencias de sonido. Hasta han llegado a tocar en iglesias y otros lugares atípicos. Y, por supuesto, a un volumen atronador.

 

Spinal Tap

Aunque la banda no exista la incluimos por la sátira que hizo de este concepto de que cuanto más ruidoso suene algo mejor es. En el documental This Is Spinal Tap, el grupo es presentado por el cineasta ficticio Marty di Bergi como uno de los más ruidosos de Inglaterra. Uno de los gags más famosos de la cinta es cuando Nigel Tufnel enseña los amplificadores de Spinal Tap que están calibrados hasta el 11 en lugar de 10, permitiéndoles ir “uno más alto”. Como consecuencia de esto, muchas bandas reales han pedido que sus equipos lleguen hasta el 11 o más alto.