La industria del automóvil se adapta a marchas forzadas. El salto a la movilidad eléctrica, ya es más presente que futuro, ha pillado a la mayoría de los fabricantes con el paso cambiado: la mayoría siguen indefectiblemente ligados a los motores de combustión, esto es, a la gasolina y al diésel, dos conceptos cada vez más anatemizados. 

De modo que cada marca está siguiendo su propio camino para empezar a implantar motores eléctricos en sus coches. La mayoría, comenzaron hace unos años con modelos pequeños y urbanos (por la corta autonomía). En el caso de Ford, han preferido hacerlo por la puerta grande, dando un puñetazo en la mesa: han elegido a su modelo más icónico, el deportivo más deseado de todos los tiempos según numerosas encuestas. Por primera vez en 55 años, Ford llevando a su famoso pony-car a la era eléctrica con el Mustang Mach-E, una mezcla de deportivo y SUV totalmente eléctrico concebido con los mismos ideales de libertad que inspiraron el deportivo más vendido del mundo. 

 

¿Qué queda del original?

Mustang, desde su nacimiento, representa libertad, progreso, potencia, velocidad y un toque de rebeldía. Ahora, Mustang está listo para reimaginar estas ideas: "En el primer Salón del Automóvil de Detroit, Henry Ford dijo que estaba trabajando en algo que caería como un rayo", ha asegurado Bill Ford, presidente ejecutivo actual de la compañía. "Se trataba del Ford T. Hoy, nos enorgullecemos de presentar un coche que vuelve a caer como un rayo: el nuevo Mustang Mach-E totalmente eléctrico. Es rápido. Es divertido. Es libertad. Para una nueva generación de usuarios de Mustang". 

El resultado es un SUV elegante y afilado que ofrece una conducción enérgica, con una tecnología de vehículo siempre conectado a internet de última generación, que hace que el Mustang Mach-E mejore con el paso del tiempo. 

Cuando llegue a finales de 2020, el Mustang Mach-E estará disponible con opciones de baterías estándar y de autonomía extendida, ya sea con tracción trasera o tracción total. Ford también ofrecerá una versión especialmente deportivo: el Mustang Mach-E GT tiene como objetivo una aceleración de cero a 100 km/h en menos de 5 segundos2, así como una potencia estimada de 465 CV y 830 Nm de par.

"Es uno de los vehículos más emocionantes que hemos presentado jamás", ha asegurado Stuart Rowley, presidente de Ford Europa. "Aunque es eléctrico, sigue siendo, inconfundiblemente, un Mustang”. Y eso es una buena noticia, si cumplen su promesa Porque si es así, Steve McQueen no dudaría en volver a ponerse al volante de este mito.