Truco, trato o libro. Estamos llegando ya a la noche más terrorífica del año, y nada mejor para disfrutarla a conciencia que sumergirse en las tenebrosas historias que ofrecen estos diez libros, seleccionados entre los mejores títulos de horror de todos los tiempos. Diez relatos que ponen los pelos de punta.

La imaginación es la mejor aliada del miedo. En la penumbra de una habitación, solo interrumpida por la luz que ilumina las páginas de un libro, las sombras acechan al incauto lector. Las palabras encadenadas crean dudas sobre la realidad y los hechos verdaderos. Poco a poco se va generando una sensación de vacío y el vértigo ante lo desconocido inunda la tranquilidad del salón y aparece el pánico. Todo es obra de alguien que escribió una historia que nos adentra en los territorios del terror.

 

1 Cuentos completos de terror, locura y muerte, de Guy de Maupassant

Al escritor francés Guy de Maupassant (Dieppe, 1850 – 1893) se le considera, junto a Edgar Allan Poe, uno los grandes maestros del género y sus cuentos, en esta antología publicada por Valdemar se reúnen 303, llevan al lector a un mundo de locura (La mano disecada), muerte (El ahogado, La muerta), asesinato (El diablo), suicidio (La noche), miedo (La loca) y negra imaginación. Con una escritura ágil, sencilla y directa, el autor sitúa la acción en un ámbito cotidiano, como una distendida reunión de amigos, y a partir del ahí se va transformando en un relato espeluznante. Su relato más famoso (y perturbador) es El Horla, donde relata su paulatina demencia, a la que le condujo tanto la sífilis que padecía como su propia personalidad. Tras varios intentos de suicidio, el autor terminó recluido en una clínica en la que falleció unos meses más tarde.

 

2 IT, de Stephen King

El reconocido, premiado y cinematográfico escritor Stephen King (Portland, 1947) es autor de algunas de las novelas de suspense, ciencia ficción, fantasía y terror más conocidas. Muchas de ellas han sido llevadas con enorme éxito a la gran pantalla, como El resplandor, Christine, Carrie, La milla verde… It, cuyo título traducido al español fue Eso, se publicó en 1986 y cuenta la historia de un grupo de chavales de siete años en la población de Derry, en Maine, y que viven aterrorizados por un malvado monstruo que cambia de forma, entre ellas la de un siniestro payaso, y que se alimenta del miedo que provoca a sus víctimas. Los niños le llaman `Eso´. El maestro King nos lleva entre el terror y la intriga página a página.

 

3 El monje, de Matthew Lewis

La obra más conocida de este escritor, dramaturgo y político británico (Londres, 1775) es El Monje, una de las cumbres de la novela gótica, publicada en 1796. Su prosa hipnótica y una amoralidad venenosa le valieon el título de libro impío, ateo, corrupto y libertino. La acción se sitúa en Madrid y su protagonista es el prior de un monasterio de los capuchinos llamado Ambrosio, el cual es tentado por el mismísimo diablo transformado en una bella doncella. Misterio, intriga, un ambiente macabro y recargado.

 

4 El retrato de Dorian Gray, Oscar Wilde

Es una de las novelas más conocidas del género de terror. Todo un clásico publicado en 1890 y escrita por el irlandés Oscar Wilde (Dublín, 1854), uno de los dramaturgos más destacados de Londres de finales de la época victoriana. Un personaje muy destacado en su día que hoy es recordado por esta obra en la que, siguiendo los pasos de la obra Fausto de Goethe, el protagonista mantiene la eterna juventud (y belleza) del retrato que le pinta un artista llamado Basil Hallward. Mientras que Dorian sigue igual a pesar del paso del tiempo, su figura en el cuadro va envejeciendo día a día y recogiendo y soportando sus pecados y sus lujuriosos actos. Una obra detallista y decadente en la que se muestran todas las pasiones humanas, como el odio, la vanidad, el amor y el terror. Su lectura crea una permanente sensación de inquietud en el lector.

 

5 Drácula, de Bram Stoker

Probablemente el ser más terrorífico de todos sea esta creación literaria conocida como Conde Drácula. El tema de los vampiros y toda su parafernalia, tan oscura, gótica, sangrienta y despiadada, da para mucho de sí y también provoca mucho miedo, o al menos ese gusanillo que recorre las tripas, inquieto, voraz, inexplicable. Bram Stoker (Irlanda, 1847 – 1912) escribió Drácula cuando tenía 50 años. Se trata de una historia ficticia basada en un personaje real, el príncipe de Valaquia Vlad III, en Transilvania. Narrada a través de cartas y diarios escritos por los protagonistas, no deja de ser una lucha entre el bien y el mar, el amor, la sexualidad vampiresca, el terror, el trágico destino. El estilo formal y muy de la época crea una onerosa carga sobre el lector que poco a poco se adentra en las tinieblas. Un libro con muchos méritos pero ninguno tan evidente como la creación del personaje de Drácula, al que tanto han recurrido en otros libros, películas, series, cómics, cuentos…

MPTV.net

 

6  El castillo de Otranto, de Horace Walpole 

Considerada como la obra que dio origen a la llamada "novela gótica", El castillo de Otranto dio pie a multitud de escritos que tenían como escenario un misterioso castillo, frío, húmedo y oscuro, con sus desasosegantes mazmorras, sus pasadizos secretos, sus leyendas aterradoras y su pasado turbulento. Horace Walpole (Londres, 1717 – 1797) no solo ofrece en esta novela una puerta de entrada a la literatura romántica y su fascinación por las construcciones medievales y, sobre todo, sus ruinas. Supo crear el decorado perfecto para que el clima de tensión, misterio y miedo se desarrollasen con plenitud.

 

7 La semilla del Diablo,  de Ira Levin

Solo por su título en castellano ya se sabe casi toda la trama, aunque el inglés, Rosemary´s Baby, dejaba alguna puerta abierta al misterio. El novelista y dramaturgo estadounidense Ira Levin (Nueva York, 1929 – 2007) fue su autor y es una de las historias más agobiantes y terroríficas jamás escritas. En 1968 el director de cine Roman Polanski la llevó a las pantallas con una angelical Mia Farrow como protagonista y esposa de John Cassavetes. Rodada en el famoso edificio Dakota, el mismo a cuyas puertas asesinaron a John Lennon, cuenta la historia de un joven matrimonio que se muda a una nueva casa y ella se queda embarazada. A partir de ahí todos los que la rodean, gente muy normal y corriente pero que despierta bastante recelo, se muestran muy amables. Demasiado. Sectas satánicas, rituales con el diablo, misterio, amenazas veladas… una atmósfera cada vez más opresora se apodera del lector.

 

8 El caso de Charles Dexter Ward, de H.P. Lovecraft

A Howard Phillips Lovecraft, más conocido como H.P. Lovecraft (Providence, 1890 – 1937, se le considera como uno de los grandes innovadores en la temática del terror. Sus historias, novelas y relatos se alejaban de los prototipos clásicos, como fantasmas, monstruos y diablos, para centrarse en la ciencia ficción, en los alienígenas, los extraterrestres, los viajes en el tiempo, la existencia de otras dimensiones… Toda una revolución que le han convertido en uno de los autores más importantes del género de terror. Además muy productivo. El caso de Charles Dexter Ward es una de sus grandes novelas, junto a los Mitos de Cthulhu y El horror de Dunwich. Una historia situada en su ciudad natal en la que un rico heredero halla unos manuscritos de un antepasado sobre ciertos rituales gracias a los cuales era capaz de resucitar a los muertos. Obsesionado por esta idea, el protagonista entra en una espiral de locura a la que arrastra al lector.

 

9 Exorcista, de William Peter Blatty

Lo ideal sería leer este libro mientras que en el equipo de música suena en bucle Tubular Bells de Mike Olfied. Esta fue la música de la banda sonora de la película que llevó a la pantalla esta novela del escritor estadounidense Willam Peter Blatty (Nueva York, 1928 – 2017). Él fue también el encargado de escribir el guion del film dirigido por Willaim Friedkin y que le valió un Oscar al mejor guion adaptado. El libro ya de por si resulta bastante terrorífico pero aún más si se sabe que está basado en un hecho real. Un exorcismo que fue realizado en Maryland y en Misuri, en 1949, y del que el escritor tuvo conocimiento mientras estudiaba en la universidad de Georgetown, centro dirigido por sacerdotes jesuitas. Blatty, que cambió algunos detalles, como por ejemplo que se trataba de un niño y no de una niña, inició con esta novela, y película, la saga de las posesiones diabólicas.

 

10 Los crímenes del lago, Gemma Herrero Virto

Puede que sea una pequeña licencia, pero este libro de la escritora vasca Gemma Herrero Virto (Vizcaya, 1974) es una de las mejores historias de terror que se han escrito últimamente. Una novela bastante reciente, 2017, en la que su protagonista, Eric, relata en primera persona una serie de acontecimientos ocurridos en el verano de 2001. En Vermont, en el lago Champlain, tres niños aparecen muertos, una de ellos es Anne Austen, de la que Eric está enamorado. Desde entonces, los fantasmas de las víctimas se le aparecen en sueños. Aterrado, casi al borde de la locura, la familia se traslada para que el chaval pueda olvidar. Quince años después, encuentra un libro escrito por una tal Anne Austen que narra al detalle lo ocurrido ese verano. Las pesadillas vuelven a acosar a un Eric ya adulto, que empieza a investigar y a descubrir, poco a poco, una realidad mucho más siniestra de lo que se pensaba. Una gran e inquietante obra.