Entre los reproches que se le hacen a la serie Juego de tronos, están sus problemas de falta sw coherencia histórica, algo lógico, puesto que, aunque echa mano de la historia para trazar muchas de sus líneas argumentales, se trata de una obra de ficción.

Y es, precisamente, para los más exigentes en materia histórica para quienes está orientado el penúltimo lanzamiento de la editorial Taschen, titulado Freydal: Medieval Games, en honor al seudónimo literario del emperador Maximiliano I. Haciendo gala de un oportunismo con fundamento, la propia editorial define el volumen como “el Juego de Tronos original”.

Cabe recordar que Maximiliano I de Habsburgo fue archiduque de Austria (1483-1519), rey de Romanos (1483-1519) y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (1508-1519). Gracias a su pericia diplomática y a su dominio de las redes de influencia, supo configurar lo que sería el mapa político europeo hasta bien entrado el siglo XX. Pero, además, pasó a la historia por ser un destacado luchador de torneos, en cuyas reglas era un verdadero experto.

Pero, sin duda, la faceta más llamativa de Maximiliano I fue la literaria, pues impulsó y supervisó la singular obra Freydal (1512-1515), un inmenso manuscrito con ilustraciones y detalles exquisitos de sus 64 torneos: nada menos que 255 miniaturas de oro y plata de las peleas, incluidas aquellas en las que participó el propio emperador. Y ese es el material que ahora rescata Taschen, en una edición histórica, lujosa y, como siempre, de excelso gusto editorial.

Sacadas de contexto, las miniaturas de Freydal configuran una brillante colección de escenas de justas en la corte de los Habsburgo, de combates multitudinarios o ceremonias de clausura. Pero ordenadas y contempladas de forma global, constituyen una fascinante epopeya alegórica que narra la historia del intrépido caballero Freydal, alter ego del propio Maximiliano, que participa en torneos para demostrar su amor por una dama de la nobleza, María de Borgoña… y no para hasta que, en 1477, logra casarse con ella.

 

Una joya bibliográfica

Declarado parte del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO, Freydal es un valiosísimo documento sobre la caballería de la Baja Edad Media, amén del libro de torneos más extenso de su época. El volumen nos da a conocer de forma gráfica y realista los apasionantes relatos de las batallas de Maximiliano I, y también alguna que otra fantasía, como el espectacular torneo en el que los escudos son catapultados al cielo, donde se transmutan en fragmentos de metal.

Al tratarse de una obra demasiado frágil y valiosa como para exhibirla de forma permanente, en la actualidad Freydal se conserva en las cámaras acorazadas del Museo de Historia del Arte de Viena. Ha sido la editorial Taschen la que, por primera vez y con motivo del quinto centenario de la muerte de Maximiliano I, ha puesto esta maravilla al alcance de todos los públicos, a un precio de 150 euros el ejemplar. 

El libro, de 448 páginas y 36 x 36 centímetros en tapa dura, alberga el conjunto completo de 255 miniaturas en reproducciones fotográficas a todo color, en una edición presentada, supervisada y prologada por Stefan Krause, director de la Armería Imperial del Museo de Historia del Arte de Viena. No sería descabellado que, algún día, HBO produjera una serie sobre este libro: a buen seguro, reflejaría de forma más certera esa época de juegos y de tronos que fue la Baja Edad Media.