Durante mucho tiempo, Joaquin Phoenix tuvo que cargar con la losa de ser el hermano menor (en todos los sentidos) del tristemente fallecido River. Pero en el presente, con Joker en la cartelera de cine y una más que posible nominación al Oscar a Mejor Actor, el actor de San Juan se ha consagrado como una estrella de culto silencioso, de talento infravalorado. Probablemente la Academia haga finalmente justicia con él el próximo febrero, pero nosotros siempre fuimos de su equipo. 


1 En realidad, nunca estuviste aquí, Lynne Ramsay (2017)

Todo el mundo se olvidó de su tour de force interpretativo menos el Festival de Cannes. Una tremenda injusticia que probablemente se deba al temple y el estoicismo del atormentado personaje de Phoenix, un ex marine y antiguo veterano de guerra que dedica su tiempo a intentar rescatar y redimir a mujeres sexualmente explotadas. Su vida se complica especialmente cuando recibe la llamada de un político cuya hija menor de edad ha sido secuestrada por una de estas redes de trata de blancas. Lo que sigue es un descenso a los infiernos en clave Taxi Driver, una espiral de violencia cruda y descocada que es difícil de borrar de la memoria. 

 

2 No te preocupes, no llegará lejos a pie, Gus Van Sant (2018)

Gus Van Sant recuperó parte del crédito perdido con El bosque de los sueños en este biopic sobre el viñetista contracultural John Callahan. Los logros de la película no recaen tanto en el director, que esquiva la incorrección política del protagonista para plantear una película de buenas intenciones lejana a su espíritu rebelde, sino en el gran reparto. Además de unos Jack Black y Jonah Hill hilarantes, Joaquin Phoenix interpreta con gravedad y gracia a este artista cuyo alcoholismo acaba dejándole tetrapléjico tras un accidente de coche. Sobre el papel, pinta depresiva, pero es todo lo contrario.  

 

3 Two Lovers, James Gray (2010)

Antes de surcar los espacios o sumergirse en lo más profundo de las selvas amazónicas en aventuras de corte clásico, James Gray demostró ser un romántico empedernido en su tercera película consecutiva con Joaquin Phoenix como protagonista. Aquí el actor interpreta a un joven psicológicamente inestable que se recupera de su última crisis mientras aparecen en su vida dos mujeres, la hija del nuevo socio de su padre y una misteriosa vecina que no encaja en un barrio tan aburrido, interpretada esta última por una Gwyneth Paltrow deslumbrante. Gray da aquí una sacudida a las convenciones del melodrama con una hondura y hermosura expresada gracias a las interpretaciones de altura del dúo protagonista. 

 

4 I’m Still Here, Casey Affleck (2010)

Si tuviésemos que buscar el germen del mito Phoenix, probablemente lo encontraríamos en este falso documental, que llegó justo después del éxito de Two Lovers. Todo empezó con una desconcertante entrevista en el late night de David Letterman en el que aparecía con un aspecto desaliñado, barba frondosa, espesor en el habla y gafas de sol. El actor aseguraba estar cansado de Hollywood, insistía en que necesitaba un cambio de aires y que quería probar suerte como cantante de hip hop. Todo formó parte de una gran farsa que capturó su cuñado y gran amigo, Casey Affleck. Así lo describió el protagonista: "Affleck y yo queríamos hacer un film que explorara la libertad, la relación entre los medios de comunicación, sus consumidores, y las propias celebridades". El resultado es tan desconcertante como magistral.