La fotografía en blanco y negro tiene algo eterno, atemporal, una elegancia que congela el instante en un limbo inalcanzable. David Bailey (Londres, 1938) lo sabe muy bien, de ahí su uso y abuso del blanco y negro en sus incontables retratos de personajes célebres. Y de ahí la perfecta coherencia de su estilo, pese a que las fechas de los retratos de su colección oscilan entre 1950 y 2019.

Entre los retratados, celebridades de ayer, hoy y siempre, tanto del cine como de la política, las bellas artes, la moda o la música pop. ¿Ejemplos? John Lennon, Paul McCartney, Mick Jagger, Kate Moss, Salvador Dalí, Bill Gates, Yves Saint Lauren, la reina Isabel de Inglaterra, Andy Warhol, Jack Nicholson, David Bowie o Brigitte Bardot. Un quién-es-quién de figuras que representan el éxito y la fama en el siglo XX y parte del XXI, capturados por Bailey en todo su carismático esplendor.

Para homenajear la brillante carrera de este retratista entre retratistas, la editorial Taschen ha lanzado un libro de gran tamaño que se titula, precisamente, David Bailey y reúne 300 retratos seleccionados por el propio fotógrafo, tras años de buceo y exploración en sus archivos analógicos y digitales.

David Bailey

El volumen permite repasar la larga carrera de Bailey, desde que despegó en los años 60, cuando era fotógrafo de moda del Vogue británico, hasta nuestros días, ya convertido en leyenda viva del retrato, pasando por su etapa Swinging London, cuando revolucionó el mundo de la imagen con Box Of Pin-Up, libro que rompió esquemas y empujó a Antonioni a rodar Blow Up (Deseo de una mañana de verano).

 

El rey del blanco y negro

Mujeriego empedernido, Bailey fue novio de la supermodelo Jean Shrimpton y se casó con Catherine Deneuve, cosa que no impidió que ambas pasaran también ante el objetivo de su cámara. Como a todos los demás, Bailey las retrató con fondo blanco y las imprimió con nitidez. El secreto de que algo tan simple le salga siempre tan bien no lo sabe ni él: "No sé cómo lo hago. Sólo sé que cuando otra gente trata de usar fondos blancos, les sale algo que parece una foto de carnet".

David Bailey

Para disfrutar de estos impactantes y sólidos retratos de los grandes mitos de nuestro tiempo, nada mejor que el susodicho libro de Taschen, en formato XL y tres ediciones con distintos precios. La Edición de Arte, de 12.000 euros y 75 ejemplares de tirada, ya está agotada; una pena, pues incluía el retrato firmado de Mick Jagger, uno de los mejores amigos de Bailey.

De la edición de 10.000 euros todavía queda algún ejemplar. En efecto, es cara, pero incluye la lámina con el retrato de Andy Warhol, firmada por el fotógrafo, además de un atril diseñado por Marc Newson y un set de cuatro sobrecubiertas con imágenes de Lennon y McCartney, Jean Shrimpton, Mick Jagger y Andy Warhol.

David Bailey

En cuanto a la edición SUMO, vale 2.500 euros y tiene una tirada de 2.700 ejemplares, así que no hay tanta prisa.

El volumen mide 50 x 70 centímetros y tiene 440 páginas. Más que un libro, una joya bibliográfica para fanáticos y coleccionistas. Y es que, como bien dice Damien Hirst en el prólogo, "Bailey es el gran maestro en su arte y ha creado un lenguaje visual alucinante". Contemplémoslo como se merece.