Pulso en el partido

Erra invita a Madaula a dimitir después de que Junts active el protocolo por su denuncia por acoso

La comisión de garantías da 10 días a la diputada para aclarar a quién acusa y de qué

La sectorial de feminismo de Junts también denuncia a Madaula por "usar políticamente" la acusación

Erra cita a Madaula para debatir si continúa en la Mesa del Parlament

Madaula acusa de "acoso parlamentarios" a "compañeros de partido" durante el pleno feminista

El PSOE cede dos comisiones del Congreso a ERC y otra a Junts

La secretària segona i diputada de Junts, Aurora Madaula, a la sala de premsa del Parlament

La secretària segona i diputada de Junts, Aurora Madaula, a la sala de premsa del Parlament / Sílvia Jardí / ACN

Sara González
Carlota Camps
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La comisión de garantías de Junts tiene hasta tres denuncias encima de la mesa sobre el caso de la diputada y secretaria segunda de la Mesa del Parlament, Aurora Madaula: la que ella misma ha presentado tras señalar públicamente la "violencia silenciosa" y "acoso parlamentario" que ha sufrido a nivel político dentro del partido, el escrito que han presentado una veintena de diputados del grupo que rebaten que se trate de un caso de violencia machista y esgrimen que lo que se ha producido son discrepancias políticas y el que ha presentado la sectorial de feminismo e igualdad de JxCat, en el que advierten de que Madaula está haciendo un "uso político" de la acusación. Así lo confirman fuentes de la formación posconvergente a EL PERIÓDICO, que detallan que la dirigente, próxima a Laura Borràs y Francesc de Dalmases, tiene 10 días para aclarar a quién acusa y de qué hechos.

La comisión de garantías, que se reunió el miércoles, ha activado el protocolo contra la violencia machista del que se dotó el partido y los mecanismos legales. Se abrirá un expediente que recogerá las explicaciones de Madaula, así como de las personas implicadas, y cuya instrucción recaerá sobre la abogada y miembro de la comisión de garantías Mercè Alegre. En este caso, la presidenta del organismo, Magda Oranich, se ha apartado voluntariamente alegando motivos personales, y otros dos, Joaquim Jubert y Maria Antonia Batlle, han hecho lo propio porque son diputados y firman el escrito contra Madaula.

Erra la invita a dimitir

En paralelo, la presidenta del Parlament, Anna Erra, se ha reunido este jueves a primera hora con Madaula para abordar su continuidad en la Mesa. En el encuentro, que ha tenido lugar en la Cámara catalana y ha durado cerca de 40 minutos, Erra le ha invitado a "reflexionar" sobre si debe mantener el cargo de secretaria segunda, tras la "perdida de confianza mutua" que considera que ha evidenciado el caso, que se origina con una declaración de la junta de portavoces sobre el aborto en Andorra que Madaula habría pactado con otros grupos sin el conocimiento de la dirección de su formación. Así lo apuntan fuentes próximas a la presidenta del Parlament, que aseguran que Erra ha tomado cartas en el asunto a petición de la permanente del partido e insisten en dejar claro que no es un conflicto entre las dos dirigentes, sino de gran parte de la mayoría del grupo.

Sin embargo, también reconocen la incomodidad de la presidenta al no tener una relación fluida con quien aseguran que debería ser su "mano derecha" en el órgano parlamentario, más allá del caso andorrano. Madaula fue elegida como secretaria segunda del órgano parlamentario junto a la anterior presidenta, Laura Borràs, que también la situó como vicepresidenta de Junts dado que es de su entorno. Cabe recordar que el camino del partido para revocarla de su cargo en la Mesa no es nada fácil. Tiene que ser ella quien presente la dimisión y después, a instancias de Junts, la Cámara debería votar su sustituto. De momento, Erra solo le ha pedido una "reflexión", sin plazos ni ninguna otra reunión prevista en el calendario.

La chispa que destapó las tensiones fueron las palabras de Madaula el pasado viernes en el 'Parlament de les Dones', donde denunció "acoso parlamentario" y señaló muy directamente a sus "compañeros de partido". "Violencia machista es que modifiquen tu propuesta sin tu opinión", aseveró desde el atril, un día después de que Junts se retirara de una declaración de la junta de portavoces sobre el aborto en Andorra. Sus palabras provocaron malestar a una parte importante del grupo parlamentario, que consideró injustas las acusaciones. Argumentan que Madaula había suscrito el texto -pactado con ERC, la CUP y los Comuns- sin haberlo consensuado internamente y niegan que detrás del caso haya actitudes machistas, sino "discrepancias políticas". Hasta 22 de los 32 diputados que tiene el grupo firmaron una carta contra Madaula y pidieron celebrar una reunión para dirimir el caso, que se acabó celebrando el pasado martes y que evidenció la fractura interna de la formación.

Según fuentes presentes en el encuentro, en la que participaron de forma excepcional tanto Laura Borràs como Jordi Turull, la discusión no solo versó sobre el asunto andorrano, sino que acabó siendo un ajuste de cuentas entre las distintas familias del grupo. Las mismas fuentes también aseguran que varios de los asistentes -del sector próximo a Turull- pidieron la dimisión de Madaula, que no asistió al encuentro.