En el Congreso

¿Pago por adelantado? Los mecanismos del Congreso para que el PSOE canalice las demandas de ERC y Junts

Díaz y Puigdemont normalizan relaciones y se comprometen a buscar "todas las soluciones democráticas"

ERC y Junts pugnan por liderar la amnistía en su batalla por ser el referente independentista del PSOE

Sánchez se compromete a "pasar página" en Catalunya para superar la "fractura" del 'procés'

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez / David Castro

Miguel Ángel Rodríguez

Miguel Ángel Rodríguez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una imagen vale más que mil palabras, recoge el refranero español. Un dicho que Carles Puigdemont ha decidido reinterpretar para afrontar su negociación con Pedro Sánchez. Para el 'expresident', "un hecho comprobable" vale más que las "promesas formuladas por quien siempre las incumple". Con este aforismo, Puigdemont reclama que el PSOE empiece a moverse si quiere que Junts vote 'sí' en la investidura del líder socialista. Esos gestos pueden ser muy variados y se pueden hacer desde el Congreso de los Diputados antes incluso de que Sánchez sea reelegido presidente del Gobierno.

Las Cortes Generales -Congreso y Senado-, aunque muy ligadas a las dinámicas del Ejecutivo nacional, tienen vida propia e independiente. No es necesario que haya un Gobierno a pleno rendimiento para que la maquinaria legislativa eche a andar. Así, desde que la pasada semana se constituyeron los grupos parlamentarios, cada formación puede registrar las proposiciones de ley que considere convenientes. Por lo tanto, el PSOE podría demostrar su compromiso a cumplir lo pactado registrando en cualquier momento aquellas normas que acuerde con los independentistas.

Siguiendo el trámite parlamentario, la Mesa del Congreso debe permitir que cualquier iniciativa comienzo su trámite en la Cámara. Este mismo martes, este órgano, con mayoría progresista, empezará a analizar las primeras iniciativas presentadas, cinco del PNV. En este primer control, los socialistas pueden volver a probar sus intenciones. Por ejemplo, en 2021 el PSOE impidió en la Mesa del Congreso que se debatiera una ley de amnistía registrada por ERC, Junts y la CUP. Ahora, podría mostrarse favorables a su tramitación como gesto inicial.

Los siguientes pasos

El reglamento del Congreso establece que cualquier proposición de ley debe ser remitida al Gobierno para que "manifieste su criterio respecto a la toma en consideración", lo que supone el siguiente mecanismo en el que Ejecutivo podría demostrar "hechos concretos". De normal, el Gobierno no suele pronunciarse, por lo que pasados 30 días de silencio se considera que la norma puede ser debatida en el pleno.

Aunque resulta muy complicado que una ley sea aprobada en el Congreso antes de finales de noviembre, cuando finalizará el plazo de dos meses desde la más que probable fallida investidura de Alberto Núñez Feijóo y se convoque la repetición electoral, sí es factible que se celebre algún pleno en el que se acepten a trámite las primeras proposiciones de ley. Aquí el PSOE podría manifestar de manera contundente sus intenciones si da el visto bueno a que un texto pactado comience su tramitación.

Después, la norma debe pasar por comisión, volver al pleno del Congreso para ser aprobada y después remitida al Senado. Lo más probable es que en la Cámara alta, el PP tumbe la proposición de ley con su mayoría absoluta. Entonces, la iniciativa deberá regresar al Congreso, donde podrá recibir el 'sí' definitivo por una mayoría absoluta (176 diputados o más) o por una mayoría simple tras dos meses.

Los otros compromisos

Otra de las vías del PSOE para demostrar su firme compromiso a cumplir con los acuerdos alcanzados es impulsar los pactos que permitieron obtener una mayoría progresista en la Mesa del Congreso. Los socialistas aceptaron el uso de las lenguas cooficiales en la Cámara baja, algo para lo que ya han pactado con ERC un texto que reformará el reglamento de las Cortes. Por otro lado, los republicanos catalanes y los posconvergentes exigieron la creación de dos comisiones de investigación: una sobre el espionaje a líderes independentistas con el software 'Pegasus' y otra sobre los atentaros del 17-A en Barcelona y Cambrils.

Los socialistas votaron en los últimos años en contra de iniciativas similares. Sin embargo, ahora podría respaldar ambas comisiones en los primeros plenos que se celebren, antes de una investidura. Para ello, es necesario que la Mesa del Congreso establezca un calendario de sesiones, algo que no está previsto que ocurra en la reunión de este martes.