Entrevista con la presidenta de la Diputación de Barcelona

Lluïsa Moret: "La voluntad de buscar soluciones para Catalunya une a PSC y Junts"

Siga aquí la última hora de las elecciones generales del 23-J

Junts mantiene sus escaños en Girona y Tarragona tras el voto del extranjero

Sánchez da por hecho que logrará su investidura: "La democracia encontrará la fórmula"

Entrevista a la presidenta de la Diputación de Barcelona, Lluïsa Moret.

Àlex Rebollo
Sara González
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En su nuevo despacho como presidenta de la Diputación de Barcelona, Lluïsa Moret (Barbastro, 1965) tiene expuesto el libro 'Aurea dicta' de Miquel Barceló abierto por la página -la 84- titulada en mayúsculas con la palabra 'Constancia'. No es baladí, tras hojearlo se paró ante el concepto que, asegura, forma parte de su filosofía política. Alcaldesa de Sant Boi con mayoría absoluta y viceprimera secretaria de organización del PSC, después de dirigir las dos últimas campañas electorales acaba de asumir el mando de la tercera institución de Catalunya con un gobierno del que forman parte los Comuns, díscolos de Junts y también ERC. Un acuerdo plural que está convencida de que cristalizará también en las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez.

Su gobierno en la Diputación incluye hasta cuatro partidos políticos distintos. ¿Prevé que sea más complejo de gestionar que el anterior?

Las distintas fuerzas políticas que configuran el gobierno nos lo hemos tomado como un gran reto. Un gobierno amplio da más estabilidad para afrontar los retos que tenemos como institución, pero eso significa más cocina dentro, más trabajo de coordinación entre áreas y entre partidos.

El último partido que se ha incorporado al gobierno ha sido ERC. ¿El acuerdo estaba cerrado antes de las elecciones generales? 

No, aunque sí que es verdad que desde el primer momento hemos hablado con todos, menos con Vox. También con ERC. Hemos ido identificando sensibilidades y recogiendo las propuestas y lógicas de todos. Pero el acuerdo definitivo se produce después.

El plan 'a' del PSC era reeditar la alianza con Junts. ¿Lamenta que no haya sido posible?

Siempre hemos hecho una valoración positiva del gobierno del anterior mandato. La voluntad era explorar su reedición, pero no ha sido posible por la decisión que tomó Junts y la respetamos.

Un gobierno amplio da más estabilidad, pero eso significa más cocina dentro, más trabajo de coordinación

¿Aún se podría incorporar Junts a su gobierno?

Ahora sería bastante complicado. Hemos tenido la mano tendida siempre en el proceso de negociación, pero en estos momentos ya tenemos un gobierno cerrado con el que compartimos estrategia y líneas maestras.

Después de haber negociado un gobierno que presume que es "amplio y diverso" en la Diputación, ¿qué recomendaría al PSOE para negociar la investidura de Pedro Sánchez con ERC y Junts?

Lo que nosotros hemos hecho siempre: trabajar desde la base del diálogo, la voluntad explícita de negociar y llegar a pactos y poner por delante en la negociación aquello que nos une para facilitar los acuerdos en lugar de fijar máximas difíciles de conseguir.

La presidenta de la Diputación de Barcelona, Lluïsa Moret, durante la entrevista con EL PERIÓDICO

La presidenta de la Diputación de Barcelona, Lluïsa Moret, durante la entrevista con EL PERIÓDICO / MANU MITRU

¿Qué une a los socialistas y a Junts?

Nos une el respeto por la diversidad, el respeto por la convivencia, el respeto por buscar soluciones para Catalunya y, por tanto, para España. Catalunya ha apostado claramente por refrendar la política de Sánchez en Catalunya, basada en fomentar la convivencia, el diálogo, buscar acuerdos y pactos, ir desencallando uno uno los posibles obstáculos que podrían distorsionar la convivencia. En esta línea debemos trabajar. 

El 'president' Pere Aragonès ha reclamado "coraje" a los socialistas para abordar el conflicto con Catalunya. ¿El PSOE hará una propuesta durante la negociación?

El PSOE está abierto a dialogar, a configurar pactos y acuerdos. Ya ha puesto sobre la mesa muchos instrumentos para mejorar el contexto en Catalunya.

Han quedado diferentes cosas de la mesa de diálogo que aún tienen recorrido

¿Carles Puigdemont es un interlocutor válido en estos momentos?

En estos momentos podemos hablar de quiénes son nuestros interlocutores válidos, que corresponde al PSOE decidir. No somos nosotros quienes tenemos que decir a quién le corresponde negociar desde la otra parte.

¿Hasta dónde puede llegar el PSOE en la negociación con los independentistas? Reclaman autodeterminación y amnistía.

Hasta lo que seamos capaces de poner encima de la mesa entre todos y negociar dentro del respeto institucional y de la Constitución. Estas líneas rojas las hemos dicho. Los límites los pone el propio marco normativo. A partir de aquí, las negociaciones, como todo en la vida, son poner propuestas encima de la mesa. Es muy importante la actitud y la voluntad. Estoy convencida de que esta voluntad y actitud existe por las dos partes y de que llegaremos a un acuerdo.

Cuando se pactó la mesa de diálogo con ERC se fijó que el acuerdo resultante fuera votado por los catalanes. ¿Esto está aún vigente?

Están vigentes muchas cosas. Se dijo que habría la mesa de diálogo entre gobiernos, la bilateral y una mesa de diálogo entre catalanes que no se ha cumplido por parte del Govern. Han quedado diferentes cosas que aún tienen recorrido. El instrumento de la mesa de diálogo ha funcionado, se han conseguido avances importantes y la idea es ir trabajando en esta línea.

¿El traspaso de Rodalies debe poder ser negociable?

Todo debe ponerse encima de la mesa en estos momentos. Hay puntos de partida que son todas las inversiones que se han hecho y las previstas en el ámbito de Rodalies desde el ministerio de Transportes. Creo que se debe ir explorando.

Todo debe ponerse encima de la mesa en estos momentos

El PSC ha completado un triplete ganando las catalanas, las municipales y ahora las generales, pero no reclama elecciones anticipadas en Catalunya. ¿Por qué?

No tenemos prisa. Cada cosa a su momento. Lo que queremos es lo mejor para Catalunya, no lo mejor para el PSC. Y lo mejor para Catalunya es tener un contexto político i institucional estable que genere tranquilidad.

¿Cree que debería exportarse el modelo de gobierno de la Diputación y que Aragonès debería buscar la estabilidad de la mano de PSC y Comuns?

Está claro que estos escenarios son convenientes, los escenarios que suman, que consolidan, que son sólidos para gobernar instituciones tan potentes como la Diputación de Barcelona. Una gran institución necesita gobiernos estables con mayorías fuertes porque hay que encarar muchos retos y políticas. Nos parece un buen modelo y una buena manera de hacer.

En su discurso de investidura como presidenta subrayó la necesidad de defender los derechos. ¿Están ahora más en riesgo que antes?

Estamos en un contexto social y político en que hay posicionamientos populistas de derecha y extrema derecha que cuestionan derechos y que ponen en riesgo consecuciones históricas. Por lo tanto, desde las posiciones más progresistas y las instituciones en las que gobernamos debemos hacer gala de que defenderemos a ultranza los derechos y libertades.

Lluïsa Moret, presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de Sant Boi

Lluïsa Moret, presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de Sant Boi / MANU MITRU

Una de las novedades de este mandato es que se ha incorporado al pleno un diputado de Vox que está imputado por asaltar un centro de menores. ¿El partido debería apartarlo?

No soy quien tiene que decir qué deben hacer los partidos, pero no es la mejor carta de presentación de un representante institucional tener estos antecedentes.

¿Qué relación tendrá con ese representante de la extrema derecha?

No contemplo tener ninguna más allá del respeto institucional.

La Diputación de Barcelona no solo distribuye recursos entre los ayuntamientos, hacemos acción directa

¿Puede hacer la Diputación política más allá de la distribución de recursos?

La Diputación de Barcelona no solo distribuye recursos entre los ayuntamientos, sino que hacemos acción directa. Por ejemplo, el servicio de teleasistencia, que da cobertura a más de 100.000 ciudadanos de la provincia de Barcelona, es un proyecto diseñado e implementado por la Diputación.

¿Tiene previsto llevar a la Diputación alguna de las políticas que han caracterizado su gestión municipal?

El centro de nuestras políticas siempre son las personas. Y especialmente las más vulnerables. Y en este último mandato ya hemos invertido fondos extraordinarios y muchos recursos en trabajar, por ejemplo, en el bienestar emocional de los adolescentes impactados por el covid-19. Nos preocupa la salud mental y la idea es seguir trabajando en esta línea.

¿Han olvidado las instituciones hacer política pasada el área metropolitana?

Es una de las reivindicaciones históricas. Hay grandes diversidades en la provincia que tenemos que tener presentes. Y a esto es a lo que me comprometí, a pisar mucho territorio. Tengo la voluntad de pisar los 311 municipios de la provincia y poder conocer directamente cuáles son sus necesidades y sus realidades.

¿Qué aspira a hacer desde la Diputación para combatir la emergencia climática que cada año sufren más las personas vulnerables?

La lucha contra la crisis climática debe impregnar el global de las políticas. Se han creado dos áreas: Acción Climática y Transición Energética, por un lado, y Espacios Naturales e Infraestructura Verde. La Diputación puede tener un papel muy importante, ya lo tuvo en el anterior mandato, en el que dedicamos muchos millones en impulsar las renovables y abordar la crisis energética. Por otro lado, es muy importante la preservación de los espacios naturales.

Hay grandes diversidades en la provincia que tenemos que tener presentes.Tengo la voluntad de pisar los 311 municipios

¿Hace falta más coordinación entre administraciones? Con las medidas contra la sequía se vio un choque entre los municipios y la Generalitat.

Las miradas son integrales y necesitan de esta coordinación y esta complicidad. Tenemos la obligación de trabajar con los municipios, pero también con otras administraciones como es el Govern de la Generalitat o las otras diputaciones, así como con el Gobierno del Estado.

¿Qué debe hacer el ámbito supramunicipal para que los ciudadanos no se vean obligados a irse de sus barrios y municipios por el precio de la vivienda?

La ley de vivienda marca el camino. Tenemos que ver cómo se despliega y cómo llega a los municipios. La Diputación lo que hará es remar en esta dirección. La idea es apostar por un banco de vivienda pública desde diferentes perspectivas. Además de las nuevas promociones, es muy importante recuperar infravivienda y vivienda vacía.