Cita con las urnas el 28-M

MAPA | Aquí se la juega el PP en las elecciones municipales de Catalunya

DIRECTO | Las elecciones municipales en Barcelon y resto de Catalunya, última hora

La fragmentación lastra las expectativas de las derechas en Barcelona

¿Quién ganará las elecciones? Estas son las predicciones más allá de las encuestas

pp mapa

pp mapa

Carlota Camps

Carlota Camps

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El inicio de la recuperación. Esto es lo que significan las elecciones municipales de mayo para el Partido Popular, después de la debacle de 2019, cuando pasaron de 214 concejales a solo 67 en toda Catalunya. Además, el partido estuvo al borde de quedar sin representación en la ciudad de Barcelona, donde rozó el limite del 5% de los votos. Cuatro años después, las perspectivas son otras y, sin duda, mucho mejores para las siglas que lidera Alberto Núñez Feijóo. El contexto ha cambiado. En mayo de 2019, los casos de corrupción del PP aún estaban muy presentes y Ciutadans no había empezado el declive.

"Estas elecciones son muy importantes, nos tienen que permitir recuperar implantación territorial, que quedó muy tocada en las últimas elecciones", reconocen fuentes de la dirección de los populares en Catalunya. Es el principal objetivo: obtener "presencia" en los municipios donde la perdieron y también "influencia", si la aritmética lo permite, dentro de los gobiernos locales. Geográficamente hay cinco puntos clave: Barcelona -por la importancia de la capital-, Badalona y Castelldefels -donde pueden recuperar la alcaldía- y también los pequeños municipios de Gimenells y Pontons -que aspiran retener-.

En Barcelona, la candidatura de Daniel Sirera intentará erigirse como el voto útil y convencer a los votantes de Ciutadans, Vox y Valents de unir esfuerzos en su candidatura, que las encuestas sitúan como la única que tiene asegurada la entrada al consistorio dentro del espacio del constitucionalismo de derechas. Si lo consigue, su objetivo es aunar en 2027 el espacio que hoy es una sopa de siglas.

A corto plazo son los planes en Badalona, cuarta ciudad de Catalunya con 217.741 habitantes, y Castelldefels, con una población de 66.375 vecinos. Los alcaldables Xavier García Albiol y Manu Reyes aspiran a conseguir -esta vez sí- una mayoría absoluta que les blinde gobernar y consiga evitar los gobiernos a la contra que sufrieron en 2015 y 2019. Según los populares, en las dos poblaciones están "extraordinariamente cerca" de conseguirlo. En Castelldefels, calculan que les faltan unos 300 votos.

Gimenells y Pontons, a pesar de ser municipios pequeños, son alcaldías preciadas que esperan retener. Como pasa en Badalona y Castelldefels, el PP tiene un apoyo en las municipales que no tiene ni por asomo en otro tipo de comicios. En las últimas elecciones al Parlament, solo en Gimenells ganaron los populares porque en Castelldefels y Badalona se llevó la victoria el PSC y, en Pontons, Junts per Catalunya.

Recuperar el Área Metropolitana

De los 36 municipios del área metropolitana, actualmente los populares solo tienen representación en seis. A parte de Barcelona, Badalona y Castelldefels, tienen un concejal en Hospitalet, otro en Gavà y uno más en Esplugues de Llobregat. Una situación muy diferente de la de 2015, cuando sacaron representantes en hasta 27 de los municipios del Área Metropolitana. Los populares vieron lastrado su poder en estas ciudades -y también en Barcelona-, básicamente, por la fuerza de Ciutadans. Justamente en algunos de estos municipios, como Molins de Rei o Pallejà, el candidato de Cs en las últimas elecciones se presenta ahora con los populares.

Las municipales de 2019 tampoco les fueron nada bien en Girona, donde quedaron fuera del consistorio logrando solo un 3% de los votos. Ahora aspiran, con el histórico Jaume Veray al frente, volver a entrar "con una cierta fuerza, con dos o tres concejales". En Lleida sí accedieron al consistorio con dos concejales y han optado por una línea de "continuidad", manteniendo a Xavi Palau como candidato. "Ha hecho un trabajo constante y insistente de día a día y esperamos que tenga resultados", apuntan las mismas fuentes. Finalmente, en Tarragona, el partido ha repescado a Maria Mercè Martorell, que se dio de baja del partido por discrepancias, para recuperar un enclave donde consideran que han "arraigo". El objetivo es "relanzar el partido", aseguran. Desde la dirección también ponen esperanzas en poblaciones como Vic, Reus, Blanes o Tremp, donde confían en recuperar presencia en los ayuntamientos.