Pedro Sánchez en Puertollano.

Pedro Sánchez en Puertollano. / Eusebio García del Castillo / EP

4
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

Pedro Sánchez quiere que las reuniones del Consejo de Ministros durante la precampaña y la campaña de las elecciones del 28 de mayo estén protagonizados por los avances sociales. Frente al “ruido” del PP, el presidente del Gobierno busca que el eje de los comicios sea la gestión concreta. Este lunes, desde Vitoria, tras revolverse contra los ataques de los conservadores por las candidaturas de Bildu con presencia extearras, el líder socialista no hizo uno, sino dos anuncios que el Ejecutivo hará realidad de modo inmediato. 

El primero y más importante tiene que ver con la jubilación anticipada de los discapacitados. En la actualidad, aquellas personas con una discapacidad igual o superior al 45% tienen que tener cotizados al menos 15 años para cobrar esta prestación. A partir de ahora, bastará con cinco años. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ya había anticipado que el Gobierno iba a dar ese paso. “Esperamos dar luz verde a esta modificación en muy pocas semanas, ya que el trámite está muy avanzado”, dijo a finales de marzo. Sánchez le ha puesto fecha: será en el Consejo de Ministros de este martes, el penúltimo antes de los comicios autonómicos y municipales. 

La segunda iniciativa, continuó el presidente, tiene que ver con la que él mismo avanzó el pasado sábado en Sevilla, para que quienes hayan sufrido cáncer dejen de ser “discriminados” cuando contraten créditos, seguros o hipotecas. En el mismo sentido, el Gobierno aprobará mañana una orden ministerial para que los pacientes o expacientes oncológicos no tengan que renovar el carnet de conducir cada tres años, como se les exige en estos momentos, sino cada 10, como el resto de conductores. 

El presidente del Gobierno acusa a Feijóo de recurrir a ETA porque "da por perdidas" las elecciones

Las listas de Bildu

Pero el mitin de este lunes en Vitoria, más allá de las medidas concretas, también tuvo un importante contenido político. Sánchez se vio forzado a referirse a la principal polémica en este primer tramo de la campaña: las listas electorales de EH Bildu, que incluyen a 44 aspirantes condenados por pertenencia o colaboración con la disuelta ETA, algo que el PP aprovecha en cada intervención para reprochar al lider del PSOE sus alianzas parlamentarias con la izquierda aberzale. 

Sánchez, que ve cómo este asunto trastoca en parte el discurso de los socialistas centrado en la gestión, ya se había detenido en las candidaturas de Bildu el pasado viernes, desde Washington, tras reunirse con el presidente estadounidense, Joe Biden. Pero allí, a preguntas de los periodistas, ejercía de presidente del Gobierno, así que se limitó a reprochar al independentismo vasco una decisión que siendo “legal”, no era “decente”. Esta vez, en un acto de partido, Sánchez pasó al ataque, acusando al PP de recurrir a ETA porque “da por perdidas las elecciones” y “no soporta” que la banda terrorista fuese “derrotada” con un Gobierno socialista. 

Noticias relacionadas

“Hoy la Comisión Europea ha revisado al alza las previsiones de crecimiento. España va a liderar el crecimiento entre las principales economías de la zona euro por tercer año consecutivo. ¿Cuál es la respuesta del PP? ETA -dijo Sánchez, poniendo en pie al auditorio, unas 1.300 personas según la organización-. ¿Qué tiene que decir la derecha sobre la reforma laboral que ha traído consigo mejor empleo y más dignidad? ETA. ¿Qué tiene que decir cuando hemos reconstruido el Pacto de Toledo y revalorizado las pensiones conforme al IPC? ETA. Cada vez que la derecha no ha tenido nada que ofrecer a España, cada vez que da por perdidas las elecciones, como ocurrirá el próximo 28 de mayo, siempre utiliza el mismo argumento: el de ETA. No falla. Pero desde el País Vasco tengo una pésima noticia que darle a la derecha. La democracia española derrotó a ETA hace 12 años, con un Gobierno socialista. Y eso es lo que la derecha no puede soportar”. 

Horas antes, también desde Euskadi, Alberto Núñez Feijóo había dado muestras de que no piensa dejar a un lado a Bildu en estas elecciones. El líder del PP reclamó a Sánchez que rompa de “forma solemne y pública” con la formación aberzale y defendió un cambio en la ley de partidos para impedir la presencia de “asesinos” en las listas. Los exetarras de las candidaturas de Bildu ya han cumplido sus penas de inhabilitación, por lo que en principio nada impide que concurran a las elecciones. En cualquier caso, Feijóo evitó llegar tan lejos como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que directamente abogó por la “ilegalización” de los independentistas vascos.