Espionaje al independentismo

El Parlament pide a la Eurocámara la prohibición de Pegasus con el rechazo del PSC y la derecha

ERC, JxCat, CUP y 'comuns' logran sacar adelante una resolución que pide cambios legislativos y más control para evitar el ciberespionaje

El portavoz socialista cuestiona la investigación de Citizen Lab y reclama pasar página

La comisión de investigación de Pegasus, presidida por Meritxell Serret

La comisión de investigación de Pegasus, presidida por Meritxell Serret / Parlament

2
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

El independentismo y los 'comuns' sí se han puesto de acuerdo esta vez a la hora de aprobar en el pleno del Parlament una petición formal a la Eurocámara para que se impulse la prohibición del ciberespionaje con programas como Pegasus y para que una delegación de la Cámara catalana intervenga en Bruselas o Estrasburgo para abordar el caso. En la resolución conjunta, aprobada con 79 votos y rechazada por los 51 diputados del PSC, PP, Ciutadans y Vox, se reclama comparecer en la comisión de peticiones y en la comisión de investigación comunitaria y además que el europarlamento legisle y adopte mecanismos de control para evitar nuevos casos de espionaje. El PSC no solo se ha blindado en la defensa de la democracia española, sino que ha cuestionado la veracidad de las revelaciones del informe de Citizen Lab.

El texto aprobado denuncia el espionaje contra independentistas y reclama una legislación comunitaria que deje claro que debe haber una autorización judicial y un uso "proporcional". En nombre de ERC, Jordi Orobitg, ha subrayado la magnitud del espionaje, que incluyó a letrados de dirigentes independentistas e invadió la privacidad de los afectados. "Echamos de menos más adhesiones porque esto debería interpelar a todos los demócratas", ha afirmado. Con todo, ha pronosticado que será difícil que la comisión de peticiones del europarlamento, presidida por la diputada popular Dolors Montserrat, atienda la petición de la mayoría del Parlament.

Josep Rius, portavoz de Junts, ha acusado al Estado de "suspenso en transparencia" en este caso y "matrícula de honor en nostalgia" y ha recordado el informe preliminar de una comisión de la UE que apunta directamente al Gobierno como responsable. "No hay manera de justificar este espionaje por la posición ideológica" del independentismo, ha compartido la parlamentaria de los 'comuns' Susana Segovia, que ha insistido en la necesidad de evitar este tipo de prácticas contra cualquier tipo de "disidencia política". "Quizás nos sorprenderíamos sobre cuánta gente está sometida al espionaje" en el Parlament, ha añadido, sin más detalles.

El PSC cuestiona el espionaje masivo

Noticias relacionadas

En nombre del PSC, Óscar Aparicio ha blindado totalmente la posición del Estado y se ha negado a todas las peticiones al Parlament europeo. Aparicio ha defendido la calidad democrática de España y ha asegurado que de las 65 imputaciones del informe de la UE, las 18 reconocidas por el CNI han sido avaladas por el Tribunal Supremo. "A los grupos de la resolución no les interesa la verdad, sólo desgastar al Estado con teorías conspirativas que no aguantan ninguna revisión crítica", ha replicado. Y se ha dedicado a desprestigiar al grupo Citizen Lab que hizo público el informe inicial, afirmando que puede haber contado con falsos casos positivos. "Nos sorprende el interés de continuar con este tema, ¿qué prueba tenemos de que ha habido espionaje más allá de los reconocidos por el CNI? Dejen al Parlamento europeo hacer su trabajo", ha zanjado.

Ciutadans, PP y Vox han rechazado también la propuesta, alegando que se trata de una campaña de propaganda sin rigor. Pero al mismo tiempo, Vox y Ciutadans ha justificado el espionaje. El PP ha aprovechado para defender al exministro franquista y fundador del partido, Manuel Fraga.