Crisis energética

Alemania aboga por la interconectividad gasística de Europa Central con Portugal y España

El canciller insta a la Unión Europea a financiar un gasoducto abandonado años atrás

Olaf Scholz

Olaf Scholz / REUTERS/Lisi Niesner

3
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

Tras años de profundización de la dependencia de Alemania respecto a las importaciones fósiles de Rusia, Berlín busca ahora a marchar forzadas alternativas energéticas. La rueda de prensa de verano ofrecida este jueves por el canciller federal, Olaf Scholz, refuerza esa realidad. El jefe de Gobierno alemán ha apostado públicamente por la finalización de un gasoducto que conecte la Península Ibérica con Europa Central como alternativa al Nord Stream 1 –todavía en funcionamiento pero con un suministro de Gazprom cada vez menor– y al Nord Stream 2 –conexión directa entre Alemania y Rusia finalizada tras una inversión millonaria, pero paralizada sine die tras el inicio de la invasión rusa de Ucrania–.

La construcción de un gran gasoducto que conectase a Portugal y España con Alemania y otros países centroeuropeos a través de Francia sería "una enorme aportación para la relajación dela actual situación de abastecimiento", cree el canciller. Scholz asegura además haber hablado al respecto con los gobiernos español, portugués y francés, y también con la presidenta de la Comisión Europea, la también alemana Ursula von der Leyen, para poner en marcha el proyecto.

España cuenta con la mayoría de centrales transformadoras de gas licuado de la Unión Europea además de un gasoducto que la conecta con Argelia, su principal proveedor de gas. El proyecto MidCat para establecer un gasoducto que conecte Europa Central con España a través del sur de Francia fue paralizado hace unos años por considerarlo demasiado costoso y cuando el gas ruso seguía siendo una fuente fiable y barata.

Fuentes del Gobierno español han asegurado que la integración de las políticas energéticas europeas tiene grandes ventajas para todos y requiere una mayor y mejor coordinación de las infraestructuras. "España ha mostrado siempre su disponibilidad y ha reivindicado una mayor interconexión. Esta crisis muestra las ventajas de una mayor integración europea. Valoramos positivamente el mensaje del Canciller. Es capital que las interconexiones no queden como un asunto bilateral y una mayor implicación de la Comisión y el Consejo ayudarán a agilizar las inversiones y cumplir con los objetivos de interconexión a 2020 (10%) y 2030 (15%)", han asegurado, informa Juanma Romero.

Emisiones CO2

Preguntado sobre si la construcción de esas infraestructuras no retrasa el abandono de las fuentes de energía fósiles y la transición hacia un modelo con menos emisiones de CO2, el canciller considera que esa crítica es un "error". Scholz cree que las terminales de transformación de gas licuado y los gasoductos podrán usarse en el futuro para el transporte de hidrógeno líquido.

La tradicional rueda de prensa que ofrece la cancillería cada verano también tuvo espacio para otros temas. El paquete de alivio fiscal y las ayudas directas a la ciudadanía para hacer frente a la inflación desatada por la guerra en Ucrania fue uno de ellos. Scholz ha anunciado un nuevo paquete de recorte de impuestos para que los ciudadanos puedan tener más ingresos netos a final de mes para hacer frente al aumento de los precios –Alemania cerró el pasado julio con una inflación en el 7,7% -.

Scholz ha apoyado explícitamente la propuesta de su ministro de Finanzas, el liberal Christian Lindner, de introducir recortes fiscales por valor de 10.000 millones de euros en 2023 y 2024. El proyecto de ley de Lindner, que todavía no ha sido aprobado en el gabinete liderado por Scholz, ha recibido críticas de las fila socialdemócratas y verdes, los otros dos partidos integrantes del tripartito que gobierna Alemania. Los críticos consideran que los planes del ministro de Finanzas benefician sobre todo a hogares de rentas altas.

Noticias relacionadas

El canciller socialdemócrata insistió en que el paquete de recortes fiscales es sólo una parte de los planes de su Gobierno. El aumento de las ayudas directas por hijos, para hogares vulnerables o desempleados de larga duración complementarán ese alivio impositivo, asegura.

El actual avance de los precios, sumado a la crisis energética generada por la reducción del gas ruso, hace temer que Alemania se enfrente a una oleada de protestas a partir del próximo otoño, cuando aumente el gasto en los hogares por la bajada de las temperaturas y la necesidad de calentar viviendas con un sistema de calefacción que, en buena parte, funciona con gas. Scholz descarta que su país esté a las puertas de un fenómeno similar al de los chalecos amarillos franceses: "Los ciudadanos son inteligentes. Estoy seguro de que permaneceremos unidos".