Primera parada de su gira por la región

Sánchez llama a Serbia a "acelerar las reformas" para entrar en la UE y la apoya con Kosovo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al presidente de la República de Serbia, Aleksandar Vučić, a su llegada al palacio presidencial de Belgrado, este 29 de julio de 2022.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al presidente de la República de Serbia, Aleksandar Vučić, a su llegada al palacio presidencial de Belgrado, este 29 de julio de 2022. / EFE / EPA / ANDREJ CUKIC

4
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Pedro Sánchez ya está en los Balcanes Occidentales. Tras acabar su rueda de prensa de balance de curso político en la Moncloa, puso rumbo hasta Belgrado, a la que aterrizó en el Airbus de la Fuerza Aérea Española poco antes de las seis de la tarde. La capital serbia era la primera parada de la gira del presidente del Gobierno en la región, que le lleva por cinco países y que concluye el lunes en Tirana. El hilo conductor del viaje es el mismo: refuerzo de las relaciones bilaterales y económicas con Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Macedonia del Norte y Albania y, sobre todo, apoyo a su proceso de adhesión a la Unión Europea.

El líder socialista fue recibido en el palacio presidencial de Serbia por el presidente del país, Aleksandar Vučić, con quien mantuvo una reunión de trabajo previa a un encuentro entre las dos delegaciones. Después, ambos comparecieron ante los medios, sin preguntas. "Hay que seguir apoyando el proceso de adhesión a la UE. Sois parte de Europa. Sois parte de nuestra comunidad. Siempre vais a encontrar un aliado para la integración en la UE. Creo que ahora es el momento, que es la hora de acelerar las reformas y de comprometerse definitivamente con la Unión Europea y con lo que ello representa", subrayó Sánchez, en un mensaje que escucharán el resto de líderes de la región, según había previsto la Moncloa. Serbia y Montenegro eran hasta ahora quienes iban más adelantados en el proceso de entrada en el club comunitario, mientras que Bosnia y Herzegovina ni siquiera goza ya del estatus de candidato.

Para Sánchez, es un "paso muy esperanzador" que hayan arrancado las negociaciones con Macedonia del Norte y Albania tras levantarse el veto de Bulgaria

Sánchez celebró que hace poco más de una semana, y después de que Bulgaria levantara su veto, arrancaron las negociaciones entre Bruselas y Albania y Macedonia del Norte, un "paso muy esperanzador". El presidente insistió ante Vučić en que "si los países balcánicos, como está haciendo Serbia, candidato desde 2012, siguen haciendo con determinación sus reformas, no dudéis de que España va a estar siempre a vuestro lado". Y confía en que su proceso de adhesión culmine "lo antes posible" y se conviertan "por méritos propios" en miembros "de pleno derecho de la UE". El Ejecutivo espera que la presidencia española de la UE, en el segundo semestre de la UE, sirva como impulso para el ingreso de los países balcánicos en el bloque.

Tanto Sánchez como Vučić se elogiaron mutuamente. "Serbia ve a España como un amigo sincero", "el mayor amigo en el mundo", cumplimentó el presidente serbio, quien agradeció una y otra vez la visita del líder socialista, en devolución del viaje que él hizo a Madrid el pasado 23 de febrero, un día antes de que estallara la guerra en Ucrania. Nunca un presidente español había pisado Serbia, Montenegro, Macedonia y Albania en visita oficial, de ahí la relevancia de esta gira. Para Belgrado, además, es clave que España sea uno de los cinco países de la UE (junto a Grecia, Eslovaquia, Rumanía y Chipre) que no reconoce Kosovo, que se independizó de manera unilateral de Serbia en 2008.

La guerra de Ucrania

"Nos une el convencimiento de la necesidad de garantizar el Derecho internacional y la integridad soberana de los Estados. Apoyamos a Serbia en todo lo que tiene que ver con Kosovo", subrayó el jefe del Ejecutivo. El Gobierno respalda el diálogo Belgrado-Prístina, pero sin que suponga un cambio en la posición histórica de Madrid en este conflicto. Madrid y Belgrado sí mantienen diferencias respecto a la guerra en Ucrania. Serbia, aunque sí condenó la invasión en la ONU, no apoya las sanciones a Rusia, aunque los dos mandatarios sí creen que lo mejor sería que la contienda acabara cuanto antes.

Los dos países, con "excelentes" relaciones, quieren intensificar sus lazos comerciales, y pronto se celebrará una cumbre empresarial en Belgrado

Noticias relacionadas

Los dos países mantienen, pues, unas "excelentes" relaciones políticas, y ahora desean intensificar los lazos comerciales. Vučić recordó que Serbia acaba de comprar a España dos aviones militares de transporte C-295, y el siguiente paso es la celebración de una cumbre empresarial en la capital del país balcánico y trabajar para firmar un acuerdo que desarrolle la "potencialidad" de las relaciones. El presidente serbio apuntó que hay diferentes proyectos, en infraestructuras o en energía, en los que están interesadas las compañías españolas. Vučić también pidió a Sánchez que traslade a Felipe VI su invitación para visitar su país, que ya conoció en 2004 cuando aún era Príncipe y viajó para inaugurar la sede del Cervantes.

Los dos mandatarios cenaron después juntos. Sánchez continúa este sábado su agenda en Serbia, pero a media mañana se desplazará a Bosnia y Herzegovina para detenerse en Sarajevo y Mostar.