Relaciones entre socios de Govern

Los ataques de Rufián a Puigdemont incomodan a la dirección de ERC

  • El líder republicano en Madrid rompe por tercera vez la consigna interna de no espolear con invectivas la reacción de Puigdemont y los suyos

Gabriel Rufián.

Gabriel Rufián. / José Luis Roca

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

La cara de Pere Aragonès, mientras el juntero Albert Batet desglosaba lo que Gabriel Rufián había dicho a TV-3 sobre Carles Puigdemont, era seria, circunspecta. Mirada al techo. El líder de ERC en Madrid, al hilo del premio Diputado 2.0, en referencia a su presencia en las Twitter, otorgado por la Asociación de Periodistas Parlamentarios de Madrid, aseveró que "decir que no la has cagado alguna vez en las redes sociales es mentir. Ahora bien, decir que por un tuit mío se proclamó la independencia de Catalunya es de tarado. Tarado es quien la proclamó, no quien publicó un tuit". Aragonès, en su turno, se desmarcó y anunció rectificaciones. Minutos después, Rufián se disculpó.

Si hay una consigna que se sigue a rajatabla en ERC es la de no espolear a Junts con invectivas y, especialmente, a Puigdemont, un líder con fuerte predicamento incluso entre las bases republicanas del 'rere-país', pero que, lentamente, opinan los republicanos, va cayendo en un letargo mediático. La cautela es extrema, por ejemplo, al hilo de la ley del catalán en las aulas, los republicanos han evitado filtrar detalle alguno temerosos de que fuera causa y motivo suficiente para los posconvergentes para retirarse, por segunda vez, del consenso.

Y justo el día en que el consenso se visualiza, tanto en las votaciones como en la foto que se hicieron los grupos, tras aprobar la ley, Rufián sacudió el 'avispero' con el palo. Los primeros incrédulos, los que se llevaron las manos a la cabeza, y soltaron algún exabrupto, fueron los suyos. "Es incomprensible, cuando aquí hemos forjado un consenso por el catalán tras meses de trabajo, él va y lo revienta"

"Es la tercera vez que menta a Puigdemont para enfurecer a Junts", recuerda otra voz que recuerda sus intervenciones sobre los contactos del propio 'expresident' y su entorno con Rusia, en 2017, así como la frase lanzada al podemita Jaume Asens, "deja de ir tanto a Waterloo'. E, incluso, se atreve con un vaticinio: "Se está cavando su propia tumba".

Sin embargo la opinión sobre Rufián no es unánime en su contra. Sin quitar hierro al "error" que supuso relacionar las palabras 'Puigdemont' y 'tarado', voces relevantes del partido apuestan por "cuidarlo y ayudarlo porque responde a los ataques permanentes y constantes de los convergentes". Son las mismas voces que recuerdan que con Rufián, ERC ha ganado dos veces consecutivas unas elecciones generales, en el 2019, doblegando al PSC, y penetrando en áreas hasta ahora ignotas electoralmente para los republicanos.

Noticias relacionadas

"Y ha vencido dos veces a Laura Borràs", apunta la misma voz, convencida de que ahí es donde les duele a Junts. Y por esa razón, la de la penetración, es decir, el 'ensanchamiento de la base' que tanto ha pregonado al dúo director de ERC, Oriol Junqueras, es la que motivó el ofrecimiento de ambos a Rufián de que encabece la lista electoral para las municipales en Santa Coloma.

¿Ponen estas polémicas sobre Puigdemont en peligro ese ofrecimiento? "Por supuesto que no", asevera un buen conocedor de los entresijos del partido, "porque nuestro proyecto es engrandecer el movimiento, hacerlo más diverso. No queremos un movimiento puro y los posconvergentes atacan a Rufián por eso, por no ser puro"