Dinero público

Estas son las 25 mayores contratistas del covid de la Generalitat de Catalunya

  • 6 de cada 10 euros adjudicados se destinaron a la compra de productos farmacológicos y material sanitario

  • Una modesta empresa de L'Hospitalet de Llobregat multiplicó por 40 su facturación con la administración catalana

Las 25 mayores contratistas de la Generalitat

Las 25 mayores contratistas de la Generalitat / El Periódico

5
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +
Francisco José Moya
Francisco José Moya

Infografía

ver +

Si bien la irrupción de la pandemia fue un golpe económico sin precedentes para gran parte del tejido empresarial, algunas empresas vieron en esta crisis una lucrativa oportunidad de negocio e incluso propulsaron sus balances de modestas facturaciones a medirse como contratistas con destacadas multinacionales. EL PERIÓDICO ha podido saber, a través de una petición al portal de transparencia, las 25 empresas que más fondos han recibido de la Generalitat desde que irrumpió el covid-19 y hasta mayo de 2022.

Entre todas las compañías fiscalizadas firmaron un total de 11.142 contratos por un importe de 1.783,4 millones de euros. El 43,5% de los fondos se han dedicado a la adquisición de fármacos, un 16,5% a la adaptación al teletrabajo -con especial protagonismo de Telefónica- y otro 16% a la compra de material sanitario. El resto está vinculado a limpieza y desinfección, alquiler de vehículos, provisión de energía -con Nexus y Naturgy a la cabeza- y el servicio de Correos.

La clasificación de contratistas está encabezada por la farmacéutica Janssen (141,6 millones de euros), seguida de cerca por Telefónica (126,2 millones de euros) y con la compañía de productos farmacéuticos Gilead Sciences en el tercer puesto (110,8 millones de euros). Y es que 10 de las 25 empresas tienen que ver con este sector, que fue el encargado de ofrecer antirretrovirales e inmunosupresores -entre otros tipos de medicamentos- para atender a los pacientes más graves. A modo de ejemplo, una enfermera consultada por este diario que trabajó en la uci del Hospital de Bellvitge asegura que si bien al principio inyectaban cloroquina y hidroxicloroquina a los enfermos –usados para ciertos tipo de malaria- a medida que avanzaba la pandemia comenzaron a dispensar otros como tocilizumab y remdesivir. Todos ellos figuran en las comandas consultadas.

Una oportunidad de negocio

Compañías que en los años previos al estallido del covid habían sido modestos contratistas de la Generalitat escalaron rápidamente a partir de 2020 a los puestos más altos en lo que adjudicaciones se refiere. Barna Import Medica es el perfecto ejemplo de compañía cuyas cuentas se han visto beneficiadas por el coronavirus. Esta empresa familiar de L'Hospitalet de Llobregat dirigida por Joan Parés Lucini y sus dos hijos lleva operando desde hace 37 años dedicándose a la venta de material sanitario con facturaciones modestas.

Pero, desde la llegada de la pandemia, esta familia ha sumado varios ceros a sus balan

ces y ha escalado hasta el cuarto puesto de mayores contratistas con la Generalitat de Catalunya, sentándose en la misma mesa que Clece de Florentino Pérez o la multinacional farmacéutica Novartis al multiplicar por 40 sus ingresos por parte de la administración catalana. Si en los últimos cuatro años había facturado 2,3 millones a esta administración, después de estos dos años acumula 94,8 millones de euros.  

Fraikin Assets es la filial de la francesa del mismo nombre, dedicada al alquiler de automóviles. Desde 2020 se ha adjudicado un total de 48 contratos para el arrendamiento de furgonetas para la DGAIA, camiones logísticos, turismos y demás vehículos de transporte. En los cuatro años precedentes al covid ingresó 1,8 millones de euros de la Generalitat; tras dos años de estallar la pandemia acumula 47,5 millones de euros. Otra filial francesa que ha encontrado recientemente en la administración catalana un lucrativo cliente es Sanofi-Aventis. Con la venta de fármacos se ha adjudicado un total de 1.368 contratos entre 2020 y 2022, por valor de 46,9 millones de euros. Respecto al periodo pre pandemia ha multiplicado por 3,6 su facturación para con la Generalitat. 

4 de cada 10 euros se van a fármacos

El principal bastión del Estado del Bienestar reside en el derecho a una sanidad pública universal y ese derecho tiene un coste y consume una parte importante de los recursos de las arcas públicas. Ya de antes de la pandemia la Conselleria de Salut se ‘comía’ un cuarto del presupuesto de la Generalitat. Y tras la llegada del coronavirus el gasto sanitario se ha elevado. Cuatro de cada 10 euros adjudicados por la administración catalana a sus principales contratistas fueron destinados a la compra de fármacos. Entre las 25 empresas que más dinero vendieron vía servicios y productos a la Generalitat, un total de 776,2 millones de euros fueron a fármacos. No en vano, el órgano de la administración que más contratos suscribió fue el Institut Català de la Salut (ICS), registrando el 19,9% del total.

Gigantes del sector como Janssen o Pfizer, que han sido recientemente conocidos por el ciudadano de a pie por producir vacunas contra el covid, ya se contaban antes de la pandemia como dos de multimillonarios contratistas de la Generalitat. Como muestra, Janssen acumuló 66 millones en contratos entre 2016 y 2019 proveyendo de medicamentos diversos a hospitales como el Clínic de Barcelona, el Plató o enfermerías como la de la prisión de Can Brians, entre muchos otros servicios. No obstante, tras la llegada del coronavirus, su facturación con el erario público se ha disparado.

Noticias relacionadas

Otros laboratorios de referencia a nivel mundial que también figuran en el 'top 25' de empresas que más dinero han ingresado de la Generalitat son la francosuiza Roche y las británicas Glaxosmithkline o Viiv Healthcare. Otra es Novartis, cotizada suiza que antes del covid estaba en fase de repliegue en Catalunya traspasando sus plantas de Barberà del Vallès y El Masnou y que en los dos últimos años ha ingresado 94,1 millones de euros.

Epis, mascarillas, batas contra riesgos biológicos… La pandemia ha exigido revestimientos especiales y las empresas han hecho negocio con ello. Entre las 25 principales contratistas de los dos últimos años, la Generalitat ha destinado 287 millones de euros específicamente a la compra de material sanitario. Donde han intervenido actores ya conocidos y dominantes del sector, como Medtronic, Siemens Healthcare o Philips, así como valores al alza y locales, como la ya mencionada Barna Import, o I-Tech Holding, una empresa de capital riesgo, que nunca antes había licitado antes con la Generalitat y que apenas 15 días después de decretarse el primer estado de alarma firmó cuatro contratos por valor de 50,9 millones de euros para traer de China seis millones de mascarillas, dos millones de batas médicas y medio millón de trajes de protección contra riesgos biológicos.