Podemos pide a Marlaska y a Robles que investiguen el espionaje de Pegasus y "rueden cabezas"

El socio del PSOE en la coalición considera que hay que abrir investigaciones internas aparte de dar explicaciones

1
Se lee en minutos
Ángel Alonso Giménez
Ángel Alonso Giménez

Periodista

ver +

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha tildado de "inaceptable" en democracia el espionaje a dirigentes independentistas catalanes y vascos a través del software israelí 'Pegasus', y por esta razón, ha pedido a los ministros de Defensa y de Interior, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska, respectivamente, que abran sendas investigaciones internas y "rueden cabezas".

Los partidos afectados, así como sus grupos parlamentarios en el Congreso, han reaccionado con contundencia a la información que trascendió este lunes, según la cual más de 60 mandatarios de ideario independentista, tanto en Cataluny como en Euskadi, habrían sido espiados mediante intervenciones en sus teléfonos móviles. El Govern ha reaccionado con contundencia y su presidente, Pere Aragonès, uno de los afectados, se pronunciará, al igual que otros altos cargos. El Gobierno ha explicado que ninguno de sus organismos usan dicho software.

Noticias relacionadas

Pero los casos de espionaje que se han conocido se habrían producido incluso en 2020, ya gobernando PSOE y Unidas Podemos en coalición. Ello ha propiciado que Echenique se pronunciara en el Congreso, en rueda de prensa, y haya dicho que se trata de "algo gravísimo": se habrían intervenido conversaciones privadas sin, aparentemente, orden judicial, lo que es delito en España. Por esto, ha exigido a Defensa, responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y a Interior, responsable de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que investiguen internamente y se depuren las responsabilidades pertinentes.

Para el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, quien sobre el apoyo o rechazo a las iniciativas que al respecto registren otros grupos se ha mostrado prudente, no es aceptable que después de tramas como la Kitchen, investigada en el Parlamento, en la que habría quedado probado que el PP usó el Ministerio de Interior para espiar su extesorero Luis Bárcenas, su formación no puede permitir sospechas sobre una práctica similar en un Gobierno del que forman parte.