Ayuntamiento Madrid

Luis Medina Abascal y Alberto Luceño: las claves de la investigación del 'pelotazo' de las mascarillas en Madrid

La Fiscalía estima que el hijo de Naty Abascal y su amigo Luceño se llevaron seis millones de comisiones por los contratos del material sanitario | Almeida admite que su primo llamó a la coordinadora del Ayuntamiento para pedir un 'e-mail', pero niega que él lo supiera: "No tenía ni idea"

Luis Medina Abascal y Alberto Luceño: las claves de la investigación del 'pelotazo' de las mascarillas en Madrid
5
Se lee en minutos
Roberto Bécares / Cristina Gallardo

El juez de Madrid Adolfo Carretero ha citado a declarar como investigados el 25 de abril a los comisionistas Alberto Luceño y Luis Medina, a quienes, además, les ha embargado preventivamente los bienes que, presuntamente, adquirieron pagando con las comisiones millonarias obtenidas de los contratos para mascarillas, test y guantes de la funeraria municipal del Ayuntamiento de Madrid. Entre estos bienes se incluyen un yate a nombre de los hermanos Medina, y una docena de vehículos de alta gama, un piso y tres relojes Rolex de Luceño.

Estas son las principales claves del millonario pelotazo madrileño:

¿Qué denuncia la Fiscalía Anticorrupción?

La Fiscalía ha presentado una querella, que ha sido admitida a trámite por el juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, contra los empresarios Luis Medina, hermano del actual duque de Feria e hijo de Naty Abascal, y un amigo suyo, Alberto Luceño. La Fiscalía estima que dieron un 'pelotazo' de casi seis millones de euros en comisiones en tres contratos de material sanitario (mascarillas, test y guantes) para el Ayuntamiento de Madrid, en concreto para la Funeraria municipal. 

¿De qué delitos se les acusa?

El Ministerio Público les atribuye la supuesta comisión de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por irregularidades en la operación de compra-venta de material sanitario. Ambos ejercían de intermediarios de la empresa Leno de Malasia, que suministró al Ayuntamiento mascarillas, test y guantes de fabricación china en lo peor de la primera ola de la pandemia, a finales de marzo de 2020.

¿Qué importes tenían los contratos?

Los contratos contemplaron la compra de 1 millón de mascarillas -por un precio total 6.689.300 dólares (5,9 millones de euros)-; 2.500.000 guantes de nitrilo por 5.000.000 dólares (4,5 millones de euros) y 250.000 test rápidos Covid-19, por un precio total de 4.250.000 dólares (3,8 millones de euros). En muchos casos, el material estaba defectuoso o era de mala calidad. 

¿Quién estableció esos precios?

Los precios, según señala la Fiscalía en su querella, los fijó Luceño y los impuso al Ayuntamiento de Madrid, amparándose en su falsa posición de fabricante y agente de la compañía vendedora. Al hacerlo, ocultó que un elevado porcentaje del precio ofertado (aproximadamente el 60 % en el caso de las mascarillas, el 81 % en el caso de los guantes y casi el 71 % en el caso de los test) correspondía a comisiones que los querellados iban a percibir.

¿El pedido cumplió con las expectativas?

En el caso de los guantes de nitrilo, Alberto Luceño había asegurado que serían 40 mm de longitud, de gran calidad y que cubrían la mayor parte del brazo. Sin embargo, los que se recibieron eran de ínfima calidad y solo llegaban hasta la muñeca. Además, el Ayuntamiento de Madrid había pagado 2 dólares por unidad cuando en tiendas de Madrid se ofrecían al público por poco más de 0,08 euros, por lo que se terminaron devolviendo al Ayuntamiento 4.025.000 dólares. De los 250.000 test para detectar covid recibidos, solo 75.000 tenían un nivel de sensibilidad aceptable.

¿Cuánto percibieron de comisión Medina y Luceño?

En total, según estima la Fiscalía, se llevaron 6,1 millones de euros de comisión. Luis Medina compró un yate con la mordida que obtuvo, un millón de euros, como ha admitido él mismo a El Confidencial. Mientras, su socio, Alberto Javier Luceño, ganó 5,1 millones de euros con su gestión. Con el dinero compró una vivienda en Pozuelo de Alarcón (Madrid), además de tres relojes Rolex y más de una decena de vehículos de alta gama entre los que incluyó Ferrari, un Lamborghini, un Aston Martin y varios Mercedes por más de dos millones de euros.

¿Por qué el Ayuntamiento está bajo sospecha?

El Ayuntamiento de Madrid está bajo sospecha, aunque ningún trabajador ni cargo político está siendo investigado por ahora, porque un familiar del alcalde fue el que hizo de enlace entre los comisionistas y el Ayuntamiento. Según adelantó en exclusiva EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, diario que pertenece al mismo grupo que este medio, este allegado, que no ha sido investigado, es Carlos Martínez Almeida, primo del primer edil de la capital, y abogado de reconocido prestigio. 

¿Qué papel jugó el primo?

Según explicaron desde el Consistorio en un primer momento, el primo de Almeida se limitó a facilitar un correo electrónico del Ayuntamiento a Medina, a través de una tercera persona que conocía a ambos. Fuentes municipales insisten en que Carlos Martínez-Almeida no conocía a Medina ni era amigo suyo. Ese e-mail era "el mismo" que se daba a todos los proveedores interesados en facilitar material sanitario al Consistorio en un momento muy complicado.  

¿El primo contactó con alguien del Ayuntamiento?

Almeida ha admitido hoy que su primo sí se puso en contacto con la Coordinadora General de Presupuestos y Recursos Humanos del Área de Gobierno de Hacienda y Personal del Ayuntamiento de Madrid, para preguntar por la manera en que una empresa podía ofrecer sus servicios. "Se le dijo que lo mejor era ponerse en contacto por correo, algo que Medina hizo los días 18 y 19 de marzo", asegura el alcalde, que niega, sin embargo, ningún trato de favor. 

¿Conocía el alcalde la intermediación?

Almeida se ha desvinculado totalmente de lo ocurrido. "No tenía ni idea de que mi primo intervino de alguna manera. No fui yo la persona con la que contactó", ha asegurado.  

¿Va a tomar el Ayuntamiento alguna medida?

Sí, el Consistorio de la capital se personará "inmediatamente" como perjudicado en la investigación contra Medina con el objetivo de ejercer todas las acciones que correspondan para que "en caso de que hubiera habido una estafa, el Ayuntamiento de Madrid pueda recuperar el dinero", según el alcalde. 

¿Cuál ha sido la reacción de Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid?

La portavoz de Cs, socio de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Madrid, está muy enojada porque se ha enterado de todo este escándalo por la prensa. Como primera reacción, Villacís exigirá una auditoría externa sobre los contratos de emergencia. "Han fallado los controles, y eso nos tiene que llevar a una reflexión muy directa. Pedimos y exigimos una auditoría externa sobre los contratos de emergencia. Para que sea un tercero el que los audite, puesto que hemos pagado más", ha dicho Villacís. 

¿Y la de los partidos de la oposición?

Noticias relacionadas

Por el momento, Más Madrid ha anunciado su intención de personarse como acusación popular en la causa, según han señalado fuentes del partido, algo que deberá ser aprobado por el juez de instrucción. Desde esta posición, podrán solicitar la práctica de pruebas tales como la declaración de testigos etc.

¿Quién denunció el caso a Anticorrupción? 

La denuncia llegó a la Fiscalía Anticorrupción desde el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos, tras la alerta realizada por las entidades bancarias en las que se ingresaron las suculentas comisiones procedentes de Malasia, según ha adelantado la Cadena Ser y ha confirmado este diario. La investigación comenzó en noviembre de 2020.