Nuevo plazo

El Constitucional quiere resolver los recursos del 'procés' pendientes antes de Semana Santa

  • La intención es que el próximo pleno dicte sentencia sobre las impugnaciones de Junqueras, Bassa y Forn

  • La composición del tribunal ha cambiado por lo que se prevé que quede patente una mayor división del TC

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid.

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid. / REUTERS / SERGIO PÉREZ

2
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +
Cristina Gallardo
Cristina Gallardo

Periodista

ver +

Primero fue antes del verano, después antes de las navidades y ahora antes de Semana Santa. El Tribunal Constitucional quiere haber resuelto antes del próximo parón vacacional los tres recursos de amparo contra la sentencia del 'procés' que aún están pendientes: el que presentaron juntos Oriol Junqueras y Raül Romeva, el de Joaquim Forn y el de Dolors Bassa. Por eso en su próximo pleno deliberará las correspondientes propuestas de aval de las condenas por sedición y malversación que les impuso el Supremo.

Fuentes del tribunal de garantías justifican la urgencia del pronunciamiento sobre estas tres impugnaciones en la necesidad de evitar un mayor retraso para que puedan acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, como han ido haciendo sus compañeros de banquillo a medida que el TC resolvía sus respectivas impugnaciones. La primera fue la de Meritxell Borràs, porque el TC decidió empezar por los recursos que se presumían más sencillos y acabar con el del presidente de ERC.

Distinta mayoría

Entre esa primera sentencia a las que se prevé que se dicten entre los próximos días 22 y 24 es muy factible que cambie la mayoría que soporta la decisión. Ello es debido a la distinta composición del tribunal y a las circunstancias que le han afectado desde entonces, como la baja por enfermedad del magistrado Alfredo Montoya, desde el pasado verano, que ha retrasado la resolución de los recursos de Forn y Bassa, de los que era ponente, responsabilidad que ahora han asumido Ricardo Enríquez y Santiago Martínez-Vares, respectivamente. Según el plan inicial, ambos debían haberse resuelto antes del de Junqueras y Romeva, cuya ponencia correspondió al presidente del Constitucional, Pedro González-Trevijano.

Noticias relacionadas

Además, los dos de los magistrados más expertos en penal, Cándido Conde-Pumpido y Antonio Narváez, se abstuvieron al ser recusados por los condenados y huidos del 'procés'. Ni ellos ni Montoya participarán en las deliberaciones, lo que significa tres votos menos a favor de confirmar las condenas del 'procés'. En cambio, los que se pronunciaron en contra por falta de proporcionalidad de las penas a través de los correspondientes votos particulares, Juan Antonio Xiol y María Luisa Balaguer, mantendrán el mismo criterio. Previsiblemente también contarán con el apoyo de al menos uno de los magistrados que se ha incorporado últimamente al tribunal, Ramón Sáez Valcárcel, que la semana pasada ya discrepó de la mayoría al entender que el expresidente catalán Quim Torra debía ser amparado.

Las fuentes consultadas han lamentado que si los recursos se hubieran resuelto con anterioridad este cambio en la proporción de fuerzas del alto tribunal no se habría producido. No obstante, restaron importancia a la pérdida de unanimidad en el tribunal, porque la consideran común a otras instituciones y añaden que, en ocasiones, no refleja la sintonía que se vive dentro de la institución y sobredimensiona una discrepancia puntual solo en aspectos concretos de una resolución.